A pesar de fundamentales económicos, peso mexicano está subvaluado, acusa Carstens en Washington

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, afirmó que la moneda mexicana se encuentra “bastante subvaluada”, y aunque no previó en cuánto tiempo, confió en que se colocará en un “valor apropiado”, en parte gracias a un acuerdo mutuamente satisfactorio con Estados Unidos.

Indicó que México ha estado haciendo uso de la Línea de Crédito Flexible aprobada por el FMI para economías con buen desempeño económico.

Aseguró que nuestro país ha sido exitoso en estabilizar las expectativas inflacionarias, aunque reconoció que aún existe trabajo pendiente para convencer a los mercados de que la inflación se mantendrá anclada.

“Aún creemos que el peso a este nivel está bastante subvaluado y que esto no refleja los fundamentos de México”, señaló durante un foro organizado por la Institución Brookings, en el marco de los eventos paralelos a la reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, en Washington, Estados Unidos.

Carstens reconoció la existencia de incertidumbre en los mercados por temas como la evolución de la relación bilateral entre México y el Gobierno del presidente Donald Trump.

“Hasta ahora ha evolucionado bastante favorable, espero que continúe siendo el caso. Hemos visto sucesos positivos en la relación con Estados Unidos”, señaló.

“La conducción de política económica que ha sido fortalecida, la política monetaria que ha sido reforzada y los esfuerzos para lograr un acuerdo mutuamente satisfactorio con Estados Unidos, finalmente harán que converjan las expectativas más claramente hacia lo que consideramos es un valor apropiado del peso”, confió.

Al hablar sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), consideró justificable que algunas de las partes busquen su revisión toda vez que han ocurrido muchas cosas desde que entró en vigor, hace 23 años, incluida la entrada de China a la escena global.

Hasta el momento la administración Trump no ha oficializado su notificación al Congreso para la renegociación del TLCAN, aunque el presidente Trump dijo esta semana que buscará “grandes cambios” o de lo contrario Estados Unidos saldría del acuerdo.

Adelantó que habrá tensiones en el proceso de renegociar el TLCAN, “pero si hay un acercamiento constructivo, como lo existe hoy, eso será una situación de ganancia-ganancia para Estados Unidos y México”, insistió Carstens.

En materia inflacionaria, el gobernador del Banco de México sostuvo que su país ha sido exitoso en evitar que el precio del petróleo y de las gasolinas genere problemas en el largo plazo.

Carstens detalló que para ello se requiere una política monetaria y fiscal creíble como las que tiene México y mantener el estímulo a la economía a través de los cambios y reformas estructurales

“El hecho de que México ha seguido adelante con reformas estructurales es un elemento muy importante que debe anclar las expectativas en México. Ese es nuestro reto y eso conducirá a un peso fuerte y estable”, dijo.

De su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) confió en la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos de México para mantener la Línea de Crédito Flexible (LCF), pese a retos internos y el entorno externo que enfrenta.

“En este momento no vemos razón alguna para cuantificar retos y creemos que México satisface los requerimientos de la línea de crédito”, dijo la directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

De esta manera, la titular del FMI pareció desestimar el impacto que ha tenido sobre la economía mexicana los choques externos de los últimos dos años, sumados a la baja en los precios del petróleo y los prospectos de una difícil relación comercial con Estados Unidos.

La LCF fue creada en 2009 como un instrumento para fortalecer la posición de los países en los mercados financieros, reconociendo su fuerte desempeño económico y la solidez de sus fundamentos macroeconómicos.

Los desembolsos de esta línea de crédito no son escalonados ni están condicionados al cumplimiento de metas de política económica, como es el caso de los programas tradicionales respaldados por el FMI.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *