ACUATICAS

Dio inicio el Campeonato Mundial de Natación en Budapest, Hungría. Este evento que no solo incluye la natación como tal, sino también, los clavados, los clavados de altura, el nado sincronizado, el nado en aguas abiertas y el waterpolo, reviste gran importancia ya que este acontecimiento deportivo originalmente se llevaría a cabo en Guadalajara y no a orillas del Danubio.

Este evento conseguido por México durante el proceso de los Juegos Panamericanos, justamente de Guadalajara en 2011 y cancelado años después por motivos económicos y logísticos es uno de los eventos deportivos mas importantes después de los Juegos Olímpicos.

Dejando de lado lo que se hizo, lo que se debió de hacer y lo que no se hizo para mantener este evento, resultaría mas interesante y provechoso el analizar las mismas acciones para el que hubiera pasado en materia deportiva.

Si bien el hubiera no existe, es muy subjetivo y como se dice coloquialmente a toro pasado, es importante tomar en cuenta cuales van a ser los resultados de nuestro país y lo que se dejo de hacer deportivamente con o sin sede.

Las expectativas de resultados sobresalientes para México se limitan en exclusiva a lo que pueda pasar en los clavados, tanto los tradicionales como los de altura. En esta disciplina no se ha hecho tanto ruido de que se presenta un equipo B; encabezados por los olímpicos Rommel Pacheco y Jahir Ocampo, pero con nuevas caras en el equipo. Hay que recordar que los medallistas olímpicos Ivan García, Germán Sánchez y Paola Espinoza no asisten por diferentes motivos.

El nado sincronizado seguirá con su crecimiento y regreso a los primeros planos y hasta aquí .

El waterpolo ni siquiera esta presente y a la natación tampoco se le puede pedir mas de lo que ha hecho hasta ahora, sin embargo a eso me refiero en lo que se pudo hacer. Las potencias nos llevan no años, décadas de distancia, pero esta pudo haber sido un parteaguas para el desarrollo real de la natación mexicana.

Y todo esto viene a cuento porque precisamente Budapest, la capital de Hungría, lleva a cabo este evento adelantándose 2 años; Budapest era la sede del mundial para 2019. Es decir, años antes estaba lista, no solo en el aspecto organizativo, sino en el aspecto deportivo. Hungría cuenta con un proyecto deportivo a largo plazo que implemento pensando en los Juegos Olímpicos de 2024, de la cual fue candidata, pero echo a andar este proyecto independientemente de si era electa o no sede del magno evento deportivo del 2024.

Hungría es el único país que no ha sido sede de los Juegos Olímpicos en ninguna de sus versiones que esta dentro de los 10 primeros lugares en el medallero histórico olímpico.

Pongamos una meta independiente de si seremos sede o no de unos juegos multideportivos o de un evento internacional a fin de que obtengamos no solo mejores resultados deportivos, sino para que el desarrollo deportivo del país sea mayor. Las medallas olímpicas no son indicadores de la infraestructura deportiva de un país, pero si da muestras de su desarrollo y avance deportivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *