Aumentan abarroteros su gasto en seguridad

Inversión se ha sextuplicado, afirman

Sobre el tema de seguridad, Iñaki Landáburu Llaguno, presidente de la Asociación Nacional de Mayoristas Abarroteros (ANAM), informó ayer que el gasto en seguridad del canal mayorista del país pasó de 3.0 por ciento, en 2009, a 18 por ciento en 2016.

“A consecuencia de la inseguridad, la inversión que hacemos ha crecido seis veces. Hace ocho años un mayorista le dedicaba un peso por cada 100 pesos vendidos a seguridad y ahora de esos 100 pesos destina seis pesos”, argumentó.

Detalló que el problema mayor que ocasiona la delincuencia para los abarroteros es durante el traslado de mercancía, “lo que significa que 60 por ciento de nuestra mercancía y por ende, de nuestra venta, está en riesgo porque recorremos carreteras y brechas a nivel nacional”.

Indicó que actualmente los estados donde más  actos delictivos se cometen en contra del sector son Tlaxcala, Morelos, Guanajuato y Puebla; este último, donde operan los “huachicoleros” que no sólo roban combustible, sino también mercancía en general.

El presidente de la ANAM indicó que afortunadamente 90 por ciento de los camiones robados se recuperan, gracias a los chips que en algunas ocasiones se colocan en la mercancía, pero en el caso de la mercancía se pierde, en promedio, 40 por ciento.

El presidente y director de la consejería comercial Iscam, Francisco Rascón, aseguró que las medidas adoptadas por el Banco de México (Banxico) en materia de política monetaria permitieron que 2017 “no resultara tan negativo”, como se consideró a finales de 2016.

El directivo de la empresa dedicada a la medición de análisis de mercado mayorista señaló lo anterior en conferencia de prensa conjunta con el presidente de la Asociación Nacional de Mayoristas Abarroteros (ANAM), Iñaki Landáburu, en la que se expuso que el sector abarrotero representa el 1.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y registra ventas por unos 160 mil millones de pesos.

Rascón expuso que el consumo interno se vio afectado por las expectativas económicas internacionales, así como por el tipo de cambio peso-dólar, la caída del monto de remesas en febrero pasado y el alza en las tasas de interés.

Sin embargo, dijo que esa disminución en el mercado doméstico no resultó de la magnitud esperada, ya que influyó de manera positiva las coberturas cambiarias establecidas por el Banxico y la disminución de los efectos derivados de los comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Dijo entonces que el consumo interno actualmente es impulsado por la estabilidad en el tipo de cambio, el flujo de remesas y la inflación que, si bien, se fue al alza, ya estaba considerado por el incremento en el precio de gasolinas y diésel.

Estimó que durante el segundo semestre de este año, el sector abarrotero tendrá un nuevo incremento en sus ventas.

De acuerdo con el estudio sobre el canal del mayoreo abarrotero elaborado por el Información Sistematizada de Canales y Mercados,  en el periodo 2009-2016 se duplicó el número de sus agremiados que invierten en seguridad, al pasar de 33.3 a 60 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *