Buscan crear conciencia

Alistan la novena edición de Cinema Planeta, Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México, se realizará del 2 al 7 de mayo en Cuernavaca, Morelos, y del 12 al 21 de mayo en la Cineteca Nacional

El cambio climático y sus consecuencias para el planeta serán, junto con la energía renovable, los temas centrales de la novena edición de Cinema Planeta, Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México, que se celebrará del 2 al 7 de mayo en Cuernavaca, Morelos, y del 12 al 21 de mayo en la Cineteca Nacional, con 11 documentales en competencia de Rusia, Países Bajos, Suecia, China, Austria, Bolivia, Bélgica, Ecuador, Estados Unidos y México.

Las aclamadas producciones La era de las consecuencias,  24 horas de nieve, China plástica, Tierra silenciosa y Yasuni Man, son algunos de los filmes citados durante la conferencia de prensa organizada en la Cineteca Nacional para incluirse en la programación; se dio a conocer además que se realizó esta selección entre más de 750 filmes inscritos en la convocatoria.

Gustavo Ballesté, director del festival, acompañado por Eleonora Isunza anunció que el encuentro fílmico será inaugurado el 2 de mayo en el Parque Ecológico de Cuernavaca con la cinta Nahui Olin, Sol de movimiento, una producción realizada por el festival y que habla sobre el cambio climático en siete regiones de México.

Ballesté afirmó que en la sección Tierra del festival se presentarán siete largometrajes exclusivamente mexicanos como El maíz en tiempos de Guerra, de Alberto Cortés; Pies ligeros, de Juan Carlos Núñez, sobre los rarámuris que corren maratones y ganan reconocimiento en el mundo; Si corre o vuela… a la cazuela, de Salomón Morales y Rogelio Calderón, sobre las formas sustentables de alimentación; El tecolote, de Jorge Rogel, y Derecho de Playa, de Jorge Díaz Sánchez.

Teresa Camus, directora del jurado, afirmó que las cintas seleccionadas son filmes completos que no siguen la típica estructura de un documental de Discovery Channel, sino que abundan  en lo visual, en lo humano y abordan todas las vertientes que causan daño al  planeta.

“Tenemos así la destrucción que ha causado un corredor industrial en Juanacatlán, el día a día de un hombre dedicado a la extracción de sal, además de otros temas que son poco conocidos pero que abren un gran panorama sobre lo que está pasando en nuestro planeta”.

Por su parte, Eleonora Isunza anunció que se realizarán cuatro importantes conferencias en el marco del festival que abordarán el tema de las energías desde la perspectiva de académicos, investigadores y pequeños  empresarios.

“Los temas son: El rol de las universidades en la transición  energética, El ejemplo de la aplicación real de México; Misión innovación: Nuevos materiales para generar energías limpias; y Cemie-Sol: Transferencia de conocimientos y modelos de emprendedurismo social y solar. El 28 de abril se realizará una rodada ciclista en Cuautla, Morelos, junto con proyecciones de cine al aire libre”.

Edgar Santoyo, director de innovación de la Secretaría de Energía, dijo que México ha ratificado su posición contra el cambio climático y la carbonización de su desarrollo energético a través del Fondo Sectorial Conacyt que busca enfocarse en el desarrollo de energías renovables y limpias, trazando metas como la reducción en un 25 por ciento de la energía utilizada para producir electricidad después del 2020.

“Cinema Planeta —agregó— es una asociación muy activa y a través de sus actividades crea conciencia sobre el impacto del cambio climático y su estrecha relación con la forma en que nuestra sociedad genera energía”.

En el festival la sección Palomitas se ocupará de los niños, con cortometrajes de animación y la producción Naledi: La historia de una bebé elefante, además de otras producciones con temáticas que profundizarán en el vínculo entre los humanos y la fauna del planeta.

Finalmente los actores Noé Hernández y Sophie Alexander Katz, invitados del festival, coincidieron en que Cinema Planeta toma al cine como una herramienta para crear conciencia en uno de los momentos más críticos que vive el planeta en su historia ecológica a causa de la huella humana.

“Estamos básicamente asesinando a la tierra de la que dependemos.  Mi padre era campesino y me daba un consejo de chamaco: me decía que ‘a la tierra había que amarla como si fuera una novia, para que con el cariño que sintiera nos diera el sustento diario’. Hoy día eso se nos olvida y es el momento, creo, de volver a ese tema fundamental de protegerla”, concluyó Noé  Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *