Comienza la fiesta

Uno de los mejores festivales de cine como es Cannes inicia con su 70a edición con seguridad extrema, grandes estrellas y cintas mexicanas luchando por la Palma de Oro

CANNES.- Orgullosa de su historia como un festival prestigioso e icónico, Cannes levanta el telón de la 70a. edición, celebrándose sobre todo a si mismo, con un programa especial de fiestas y homenajes y estrictísimas medidas de seguridad antiterrorismo.

Pero también es consciente de la necesidad de ir más allá de su historia, frente a los retos del nuevo cine representado por la realidad virtual, por las producciones de la web, de las series de televisión de autor. La seguridad y el las precauciones ante la amenaza del terrorismo son un tema central del este vivir contemporáneo en Francia y esta cita que comenzará mañana (para concluir el 29 de mayo) es también el primer festival luego de la tragedia de Niza, una ribera ensangrentada por el terror a pocos kilómetros de Cannes y así malditamente vulnerable similar a la Croisette.

En julio pasado, un hombre de origen tunecino embistió con un camión a la multitud que celebraba el Día de la Bastilla en el paseo marítimo, matando al menos a 80 personas.

Es por eso que se potenciaron todas las medidas de seguridad con detectores de metales en el ingreso del Palais du festival, barreras de contención en las calles, controles realizados el día anterior para asegurar las vidas de miles de personas que acuden a esta fiesta cinematográfica.

Si la apertura con filmes fuera de concurso como “Les fantomes de Ismael”, de Arnaud Desplechin, con Marion Cotillard, junto a Charlotte Gainsbourg, Louis Garrel, Mathieu Amalric y Alba Rohrwacher, parecen pertenecer al cine de tradición -historia sobre el rodaje de un nuevo filme, la vida de un cineasta que se ve arrastrado por el encuentro surrealista con su examante- en la selección del festival son muchos los filmes que testimonian las nuevas realidades de producción.

A esto se suman los colosos Netflix y Amazon, el disfrute del cine (el streaming de las plataformas web), evoluciones tecnológicas como la realidad virtual (dos mini-filmes animados y sobre todo la instalación multimedial del mexicano Alejandro Iñarritu, “Carne y Arena”, agotadas para los primeros días, mientras se espera).

Es lo nuevo que avanza: asistir es una necesidad, incluso si la cuestión Netflix hizo temblar a Cannes e cambió las reglas (desde 2018 el festival aceptará solo filmes con una distribución en sala, una decisión que parece más golpeada por la cola del viejo “sistema” que por convicción). Política francesa a parte, en el festival están en concurso dos películas producidas por el coloso del streaming (“Okja” de Bong Joon-ho y “The Meyerowitz Stories”, de Noah Baumbach), por Amazon (incluido “Wonderstruck” de Todd Haynes, entre los filmes más esperados del concurso) y entre los eventos están dos series dignas del mejor cine: el retorno de “Twin Peaks”, de David Lynch, 25 años después, y “Top of the lake”, de Jane Champion, con Nicole Kidman.

El festival es por definición un laboratorio. Es por eso que además de los motivos sobre los dicho hay por considerar también la elección, apabullante quizás, de transmitir en algunas salas seleccionadas francesas la ceremonia de apertura en directo del 70a. Festival, con la italiana Monica Belucci como madrina: el cine, parece decir el director Thierry Framaux, vuelve a donde debe (mejor sería decir debería) estar.

Por la noche participará como es costumbre, el gran jurado dirigido por Pedro Almodóvar y con Paolo Sorrentino entre ellos (hoy fueron anunciadas las filmaciones del próximo año de “The New Pope”, la segunda serie creada por el premio Oscar ambientada en el Vaticano y que comenzó el casting para el rol del nuevo Papa, después de aquel interpretado por Jude Law”.

Luego llegará el turno del filme en la cena oficial de apertura con jurados, actores, directores. Este año en el salón Royal Galuchat del hotel Martinez, con un menú creado por Christian Sinicropi y a seguir, por una platea más amplia de invitados, una bienvenida en el Agora sobre la playa del Majestic.

Muchos serán los momentos oficiales de la 70 edición como la “cena del festival” que la noche del 20 de mayo reunirá en el Agora 150 directores de los más grandes festivales del mundo o aquel, el 25 de mayo, de la prensa con 250 periodistas y críticos mundiales, mientras el 23 la Noche Aniversario con la presencia de Isabelle Huppert en el Grand Theatre Lumiere con proyecciones, montajes de archivo, extractos de filmes y a seguir con invitados artistas Palma de Oro que hicieron la historia del festival.

 

GRANDES ESTRELLAS

Nicole Kidman es tan sólo una de las estrellas que participarán al Festival de Cannes de este año que comienza el miércoles, cuyo jurado estará presidido por Pedro Almodóvar.

Además de la famosa actriz australiana, también estarán presentes dos italianas: Mónica Bellucci y Claudia Cardinale, elegida como protagonista para el afiche del Festival de este año, que ha llegado a su 70/a edición.

Kidman es en cierta medida la “reina” de este año: cuenta con tres películas, de las cuales dos en concurso: El Engaño de Sofia Coppola y The Killing of a Sacred Deer de Yorgos Lanthimos.

Otra actriz que brillará en Cannes va a ser Kristen Stewart, que hará su debut como directora con el corto Come Swim Desde Estados Unidos van a llegar a Venecia el ahora barbudo Joaquin Phoenix, protagonista de You were never really here del escocés Lynne Ramsay, además de Dustin Hoffman, Ben Stiller, Adam Sandler, Emma Thompson y Candice Bergen.

¿Y cuales serán por otra parte los temas más recurrentes de las películas de este año en el Festival? La respuesta es inmigración, amor, arte, misterio y una pizca de terrorismo.

La emergencia migratoria aparece por ejemplo en dos filmes: HAPPY END de Michael Haneke, con Isabelle Huppert, Mathieu Kassovitz y Jean-Louis Trintignan. Es la historia de una rica familia que vive aislada en un país rodeado de la pobreza de los campos para refugiados en la zona alrededor de Calais.

Jupiter’s Moon, de Kornel Mundruczó, es más alegórico: habla de un joven migrante herido que cruza ilegalmente la frontera y que descubre que es capaz de despegarse de la tierra. De terrorismo se ocupa en cambio Fatih Akin con IN THE FADE: en Hamburgo una comunidad turco-alemana es víctima de una bomba. Una mujer medita vengar a su familia, dañada por el atentado.

Como cada año, el amor no faltará en Cannes, a menudo mezclado con el arte. Este es por ejemplo el caso de Formidabile, de Michel Hazanavicius, con Stacy Martin, Berenice Bejo, Louis Garrel: habla de la gran historia de amor entre Anne Wiazemsky y el maestro Jean-Luc Godard. RODIN, de Jacques Doillon, trata de una atormentada relación de diez años del escultor Auguste Rodine Camille Claudel.

También se destacan L’amant Double de François Ozon, un “thriller” femenino que cuenta la historia entre una joven deprimida y su psicoterapeuta. El arte es en cambio el tema de fondo de THE MEYEROWITZ STORIES, de Noah Baumbach, una comedia llena de estrellas: Ben Stiller, Adam Sandler, Dustin Hoffman, Emma Thompson, Elizabeth Marvel, Candice Bergen, Danny Flaherty, Rebecca Miller. Y lo mismo ocurre con The Square de Ruben Ostlund: aquí también se habla de arte, en ocasión de una performance ideada por el curador de un museo.

De temáticas sociales se ocupa en cambio You Were Never Really Here, de Lynne Ramsay, con Joaquin Phoenix que interpreta a un veterano de la guerra que lucha contra el tráfico sexual.

120 Battements Par Minute realizada por Robin Campillo habla del renacimiento de Act Up, grupo de los años noventa que se ocupó de los efectos del Sida.

The Killing Of A Sacred Deer del griego Yorgos Lanthimos podría llevarse la Palma de Oro de Cannes. Cuenta con la actuación de Nicole Kidman, Alicia Silverstone y Colin Farrell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *