Dan arresto domiciliario a opositor Leopoldo López

CARACAS.- Leopoldo López, el más emblemático de los opositores presos en Venezuela, salió de prisión el sábado y quedó en arresto domiciliario, medida que llega tras 100 días de protestas contra el presidente Nicolás Maduro.

En su primera reacción, Maduro reclamó a López “un mensaje de rectificación y de paz” en medio de las manifestaciones opositoras, que dejan 91 muertos.

“Apoyo la decisión” del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), señaló Maduro en un acto público en el que aseguró que la excarcelación es resultado de gestiones de una comisión encabezada por la excanciller Delcy Rodríguez.

Sonriente, con una camiseta blanca, López ondeó la bandera nacional y alzó los puños en alto en señal de victoria frente a dos centenares de seguidores eufóricos al asomarse sobre el muro de su casa, en un exclusivo barrio del este de Caracas.

El TSJ -acusado de seguir los dictados del gobierno- otorgó casa por cárcel a López, quien llevaba tres años y cinco meses preso.

El fallo redactado por el presidente de la corte, Maikel Moreno, polémico juez cercano a Maduro, alegó “razones de salud”.

En un mensaje leído por Freddy Guevara, coordinador de Voluntad Popular (partido de López), el excarcelado dirigente ratificó su “firme oposición al régimen” y su compromiso de “luchar hasta conquistar la libertad de Venezuela”.

“No estoy dispuesto a claudicar en mi lucha por la libertad de Venezuela y si ello implica que deba volver a una celda en (la prisión militar de) Ramo Verde, estoy dispuesto a hacerlo”, sentenció, al convocar a los venezolanos a seguir en las calles.

López, de 46 años, fue arrestado en febrero de 2014 y cumplía una condena de casi 14 años, acusado de incitar a la violencia en otra oleada de protestas contra Maduro con saldo de 43 muertos durante cuatro meses ese año.

Su esposa Lilian Tintori, con quien tiene dos hijos y a la que Donald Trump recibió recién instalado en la Casa Blanca, calificó la excarcelación como “un paso más por libertad de Venezuela”.

¿Apertura o debilidad?

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, destacó que la decisión del TSJ fue producto del “diálogo”, las gestiones internacionales y la “voluntad de paz” de Maduro.

El analista Luis Vicente León cree que es un “movimiento estratégico del gobierno para bajar la presión” ante el rechazo “demoledor” a la Asamblea Constituyente convocada por el presidente, que la oposición tilda de “fraude” para instaurar una “dictadura”.

“El gobierno está buscando apaciguar la protesta y mejorar su imagen” de cara a la elección de la Constituyente, el 30 de julio, dijo a AFP el politólogo Luis Salamanca.

A fines de 2016, bajo mediación internacional encabezada por el exgobernante español José Luis Rodríguez Zapatero, gobierno y oposición iniciaron un diálogo auspiciado por el Vaticano, tras lo cual fueron liberados varios presos de bajo perfil. Pero la negociación fracasó en diciembre.

López fue visitado varias veces por Rodríguez Zapatero, la última el pasado 4 de junio.

Tras esa reunión, López rechazó la posibilidad de quedar bajo prisión domiciliaria y negó negociaciones para desactivar las protestas a cambio de su libertad, según su esposa, Lilian Tintori.

Este sábado, uno de sus abogados, el español Javier Cremades, dijo en Madrid que la medida muestra “la “debilidad de un régimen acorralado” debido a divisiones internas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *