Demanda de drogas en EU genera violencia en México

Reconoce el gobierno de Trump

Coinciden en la necesidad de trabajar de manera conjunta y equilibrada

WASHINGTON, EU.- El gobierno de Donald Trump admitió ayer que la demanda de drogas ilegales en su país alimenta la violencia en México y que debe ser reducida para resolver el problema.

Los secretarios de Estado, Rex Tillerson, y de Seguridad Nacional, John Kelly, coincidieron en que su país tiene gran responsabilidad por el problema.

Durante su reunión con funcionarios mexicanos, señalaron que la demanda estadounidense de opioides y otras drogas es una de las principales responsables de la devastadora cantidad de muertes por sobredosis en Estados Unidos y también de la narcoviolencia en México.

Por ello, ambos países consideraron necesario trabajar de manera conjunta y equilibrada para superar el problema.

Tillerson aseguró que su país y México han identificado nuevas estrategias para atacar el modelo de negocios de los cárteles de las drogas.

Adelantó cambios en la asistencia que Estados Unidos brinda a México a partir del análisis y la evaluación sobre estas organizaciones criminales, si bien el canciller mexicano Luis Videgaray dejó en claro que no hubo acuerdos y las estrategias específicas aún están en desarrollo.

“Hoy identificamos nuevas estrategias para atacar el modelo de negocios de estas organizaciones criminales multimillonarias, con especial énfasis en el flujo de efectivo y el flujo de armas”, indicó Tillerson en la conferencia de prensa conjunta con Videgaray al término del encuentro en el Departamento de Estado.

Adelantó que su gobierno trabajará con México “para reorientar la asistencia sobre la mejor manera de interrumpir el modelo de negocios de los traficantes. Atacaremos sus medios de producción, sus redes de distribución transfronterizas, su flujo de efectivo y su adquisición de armas”.

“Los esfuerzos de la administración Trump para combatir la demanda de estas devastadoras drogas y la actividad criminal y el tráfico de drogas en la frontera mexicana y en otros lugares apenas ha comenzado”, apuntó.

Reconoció que los estadunidenses deben confrontar la realidad de que su país es el mercado de estos productos, y que el insaciable apetito es la razón detrás del constante flujo de drogas provenientes de diversos rincones del mundo.

“Nosotros como estadunidenses, padres y amigos de aquellos que se convierten en adictos o que aspiran a serlo, también debemos adoptar nuevos enfoques. Nosotros, los estadunidenses, debemos poseer este problema. Es nuestro”, precisó.

Tillerson se refirió al asesinato del periodista mexicano Javier Cárdenas y dijo que su muerte es un claro resultado de la violencia generada por la operación de los cárteles de las drogas.

 

TRABAJO CONJUNTO

De su lado, Videgaray dijo que la reunión del jueves fue importante porque si bien no alcanzaron acuerdos ni estrategias específicas, lograron “entender que tenemos que atacar de manera conjunta todos los eslabones de este negocio criminal”.

“Tenemos que superar la asignación mutua de culpas. Si nuestros gobiernos discuten sobre quién es culpable, el único que gana es el crimen organizado, que trae violencia y muertes en ambos lados de la frontera”, indicó.

A su vez, el secretario mexicano de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, indicó que durante el encuentro “expusimos nuestra visión sobre el combate al crimen organizado y ambos coincidimos en la urgencia de un esfuerzo binacional más equilibrado”.

Ambas partes dijeron que la reunión del jueves fue resultado de la visita que Tillerson y Kelly realizaran a Ciudad de México en febrero. (Agencias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *