Desata Chivas la locura

PREVIO AL DUELO CONTRA CRUZ AZUL

Centenares de aficionados rojiblancos corearon a sus héroes tanto en el aeropuerto con en el hotel de concentración

Chivas de Guadalajara desató la locura a su llegada a la ciudad de México con miras al duelo de esta tarde frente a Cruz Azul, donde centenares de aficionados celebraron la reciente conquista de la Copa MX  de Clausura 2017.

Y es que tanto en el aeropuerto internacional Benito Juárez como en el hotel donde se concentró el Rebaño Sagrado los seguidores de los pupilos de Matías Almeyda no sólo tuvieron la oportunidad de acercarse a sus ídolos, tambien tuvieron chance de acariciar la preciada copa ganada apenas el miércoles pasado al imponerse a Monarcas Morelia.

Con cánticos, porras, tocando tambores y trompetas, la algarabía y el júbilo del chiverío hizo retumbar tanto las salas aeroportarias, como las calles aledañas a conocido hotel situado en la colonia Nápoles.

Los gritos, aplausos, saltos llegaron a su climás cuando a la llegada al hotel y al bajar del autobús, Carlos Salcido alzó en todo lo alto la Copa MX.

Los cánticos, brincos y porras ondeando las banderas rojiblancas se intensificaron cuando jugadores como Rodolfo Cota, Alan Pulido, Orbelín Pineda y Carlos Fierro entonaron con su afición las loas al Rebaño Sagrado.

Familias completas, parejas de jóvenes novios, aficionados que llegaron en grupo o sólo, sin distinción alguna pudieron corear a sus héroes, desatando la Chivamanía en la capital mexicana, como hacía mucho no disfrutaban incluso los propios jugadores, dejando por demás impactado al técnico argentino Matías Almeyda, muy a pesar de que ya había celebrado tal conquista en la ciudad de Guadalajara.

 

LES HACEN EL PASILLO

El nuevo campeón de Copa MX arribó a la capital mexicana y en el mismo aeropuerto la afición aprovechó para hacerle el tradicional pasillo al Rebaño Sagrado.

La afición rojiblanca les esperaba con ansias y aunque ya es una tradición cada vez que visitan la Ciudad de México cientos de seguidores se organicen para darles la bienvenida, ayer se multiplicaron, buscando la preciada fotografía o algún autógrafo, aunque pocos fueron los afortunados.

Para festejar su llegada y sobre todo, su logro en Copa, de nueva cuenta los aficionados se organizaron de tal modo que formaron un pasillo para que pasaran los elementos del Rebaño mientras recibían los aplausos y la ovación en general.

Los empujones sí que fueron constantes sobre todo, cuando Alan Pulido apareció y generó una emoción sin igual de los aficionados, quienes deseaban a toda costa una fotografía del delantero.

Después de unos cinco minutos que tardó en salir el equipo por completo, se replegó la gente y algunos corrieron hacia el hotel de concentración para continuar con la fiesta. El anhelo, conseguir el doblete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *