Dos varas del INE; Calderón, obsesionado con AMLO; sueños guajiros de Zepeda; farsa: ya viene Duarte

El Instituto Nacional Electoral (INE) es un instrumento del poder.

Desde el momento en que los consejeros son propuestos y nombrados por los partidos políticos y el gobierno en turno –sí, ya sé que lo negarán – sus decisiones están contaminadas.

Como todo lo que hace el club.

El que maneja el destino del país, la polaca, la economía y las alianzas.

Todo se hace y mueve por intereses, por conveniencia.

Como lo reveló Luis Carlos Ugalde, presidente del entonces IFE, cuando en 2006 Felipe Calderón Hinojosa lo presionó la noche de la elección del 0.56 por ciento para que saliera a anunciar su victoria.

Los once consejeros del INE, encabezados por el clasista Lorenzo Córdova Vianello, pospusieron ayer la discusión del informe de los gastos de campaña del PRI y el PAN en la elección del 4 de junio en Veracruz, Nayarit, Estado de México y Coahuila.

Pero multaron al tricolor con 918 mil pesos por sus tarjetas rosas en Coahuila.

Tras siete horas de sesión, apenas se multó al tricolor, pero el análisis del rebase del tope de gastos de campaña se pospuso hasta el lunes.

Sí, sábado y domingo para reflexionar, para madurar su posición – sí, cómo no- y el lunes, ya frescos como una lechuga, analizar, discutir y, en su caso, aprobar.

El INE no tiene facultad para anular, pero sí para señalar las transas e irregularidades de los partidos… a los que sirve.

¿El argumento?

Que no se han revisado 120 páginas de un engrose o agregado a los dictámenes aprobados por su comisión de fiscalización, que señalan rebase del tope de campaña tanto del PRI como del PAN con poco más de 5 millones de pesos, de los 19.2 permitidos.

Y la ley señala que, en caso de que éste sea superior a 5 por ciento, la elección se anulará y se convocará a una extraordinaria… en la que ni el priísta Miguel Angel Riquelme, hasta ahora ganador, ni el panista Guillermo Anaya, perdedor y quejoso, podrían participar.

En el caso del PRI, el exceso de gasto se produjo al contabilizar el dinero que el PRI pagó a sus representantes de casilla y que el dueño de sesenta taxis y líder partidista, Enrique Ochoa Reza, niega.

El dirigente casi se mudó esta semana al instituto, donde cabildeó, explicó, suplicó, presionó y hostigó a los consejeros con el argumento de que no se pasaron, porque no se les dio dinero a los representantes.

Además, dice, el reporte se cerró antes de la elección, el 4 de junio.

¿Y por qué no habría de contabilizarse como gasto de campaña?

¿Acaso no forman parte del proceso, de la elección?

¿De dónde salió ese billete?

Y Ricardo Anaya, líder del PAN, no canta mal las rancheras.

Aunque es en principio el quejoso, el instituto lo acusa de gastar de más también.

El PRI y su coalición gastaron 25.2 millones de pesos, mientras que el PAN y coequiperos 24.3 millones.

Ciro Murayama dijo que apenas habían circulado estos engroses entre los consejeros. Son 120 cuartillas.

Benito Nacif fundamenta la multa en un gasto no partidista, lo de las tarjetas, que, además, se utilizó para ganar adeptos.

Y son dos varas, o más, del INE, porque en el caso del Estado de México, aunque ha señalado algunas irregularidades, el proceso fue más limpio que su conciencia.

 

El sinvergüenza

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa es un sinvergüenza.

Hundido en su obsesión por volver a Los Pinos mediante su esposa, Margarita Zavala Gómez del Campo, y por, aliado con el PRI, evitar un eventual triunfo del creador y dueño de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador en 2018, no deja de tuitear, de insistir, sobre la crisis social y económica en Venezuela.

– @lopezobrador te lo pregunto directamente. ¿Tú qué dices a esto? Son ya más de un ciento los días de represión y sigue tu #silenciocómplice, escribió en la red de los 140 caracteres.

Olvida el cínico sujeto que durante sus seis lúgubres y mediocres años en Los Pinos provocó más de cien mil muertos y 30 mil desaparecidos con su guerra al narcotráfico y que la corrupción, que hoy dice combatir el PAN, su partido, y critica su esposa, caracterizó a su gobierno.

Triquiñuelas en Pemex, en la CFE, en Pronósticos Deportivos, en la Lotería Nacional, moches a WalMart para abrir más tiendas; y la Estela de Luz, entre otros, son ejemplos contundentes.

Sin olvidar, por supuesto, la muerte de 49 bebés en la guardería subrogada ABC, de la que la prima de su esposa, Marcia Matilde Gómez del Campo, era socia.

 

Sueños guajiros

Juan Zepeda Hernández ya se la creyó.

Y gacho.

El ex alcalde de Nezahualcóyotl, producto de la cultura del esfuerzo, según él, dice que quiere y puede ser el candidato presidencial no sólo del Partido de la Revolución Democrática (PRD), sino del Frente Amplio Democrático (FAD) que impulsan su lideresa Alejandra Barrales y la pandilla Nueva Izquierda, o Los Chuchos, junto al PAN.

Bueno, hasta de los demócratas o republicanos, en el gabo, donde fue bracero allá cuando usaba la mata y era punk.

Después de cumplir a la perfección su rol en los comicios del Estado de México, donde sirvió al PRI para quitar votos a Delfina Gómez Alvarez, candidata de Morena a gobernadora, y de recibir aplausos y una estrellita en la frente, ahora sale con la bufonada de que puede ser el mero, mero.

¿Pus de cuál fumó?

Que alguien ubique al ex presidente municipal de Neza, porque México no es su alcaldía ni el cacique Héctor Bautista, su padrino, domina más de tres del oriente mexiquense.

Zepeda Hernández es más falso que su habilidad para tocar la guitarra.

 

¿Qué falló?

¿Qué falló en el rescate de Juan Mena López y Juan Mena Romero, si estuvieron vivos dos horas en el socavón?

El hijo hasta envió un mensaje de texto a un compañero de trabajo.

¿Por qué no usaron un helicóptero, si llevar traxcavos era más tardado?

Además de los presuntos errores en la construcción del Paso Exprés, de la eventual negligencia y de todo lo que venga a su mente, ahora parece que no hubo una reacción rápida ni correcta para sacarlos con vida.

No murieron del golpe, sin asfixiados.

 

Vámonos: El lunes Javier Duarte de Ochoa volverá a México.

Viene bien apalancado. Pura farsa con su proceso.

Ya lo veremos.

albermontmex@yahoo.es                       @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *