Duarte declarará contra Morena; sospechosismo; ¿y el nuevo PRI?

La captura de Javier Duarte beneficia al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en automático.

El mensaje que se pretende enviar es el de combate a la corrupción y a la impunidad.

Y eso, en época de vacas flacas, cuando la popularidad del partido y de los políticos afiliados está peor que nunca, es oro molido.

El ex gobernador de Veracruz era un as bajo la manga. Una especie de extintor con la leyenda “Rómpase y úsese en caso de incendio”.

Sin embargo, ni el tricolor ni el gobierno federal creyeron que fuese necesario echar mano de él en la elección 2017 y lo estaban aguantando para 2018.

Ya en 2016 cometieron el error de no utilizarlo y perdieron siete de doce gubernaturas ante el Partido Acción Nacional (PAN).

Entonces, aún gobernador, no quisieron procesarlo por temor al escándalo y apostaron, como ha sido históricamente, a la desmemoria, al olvido, a la ignorancia y a la falta de interés de la gente.

Fracasaron.

Fue una paliza que provocó la salida de Manlio Fabio Beltrones de la dirigencia nacional.

Ante el cerrado panorama en Coahuila, Nayarit y Estado de México, donde se elegirá gobernador el 4 de junio, y en Veracruz, donde se juegan 212 alcaldías, decidieron quemar el cartucho ahora.

De cualquier forma, creen que la onda expansiva alcanzará hasta las presidenciales de 2018.

El objetivo es que, además del positivo que significa la captura de Duarte de Ochoa, sumada a la de Tomás Yarrington Ruvalcaba, ex gobernador de Tamaulipas igualmente priísta, declare en contra de Andrés Manuel López Obrador.

¿Cómo?

Sencillo: que acuse al creador y dueño de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de haber recibido los 2.5 millones de pesos mensuales que el farsante gobernador actual de Veracruz, producto de la aberrante coalición PAN-PRD, Miguel Angel Yunes, asegura.

Y, cierto o no, como dice el tabasqueño, lo que no mancha tizna.

Ya ayer Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN al gobierno del Estado de México, inauguró la ofensiva al pedir, en twitter, que López aclare cómo es que recibía, dijo, los 2.5 millones de pesos mensuales.

Y lo que falta.

Enrique Peña Nieto inauguró ayer el discurso del combate a la impunidad y a la corrupción. Y no lo soltarán en su administración hasta mayo o junio de 2018.

 

¿De qué se ríe Duarte?

El malvado de la película, el villano del momento.

El más odiado.

-¿De qué se ríe?, se preguntaron millones de mexicanos el sábado por la noche, en cuanto se conocieron las fotografías y videos de su captura, en Guatemala.

El malandro del momento, al que hoy, como San Pedro hizo con Jesús, según los pasajes bíblicos, niegan todos una, dos, tres y las veces que sea necesario.

Nadie quiere que se recuerde cómo lo felicitaban cuando asumió como gobernador en Veracruz, gracias a su creador, Fidel Herrera Beltrán; cuando rendía sus informes anuales; cuando formaba parte de El nuevo PRI, cuando era parte de la generación de gobernadores cuasi millennials.

La captura de Javier Duarte, símbolo de la corrupción y cinismo, ha sido todo un espectáculo mediático.

Así lo quería el gobierno federal y así es.

Sin pretender exonerarlo, por supuesto, y sin saber siquiera hasta qué grado es culpable de todo lo que le atribuyen, lo cierto es que el ex mandatario está de moda.

Péguele (literal) al gordo, ex gordo -bajó de peso por dieta y ejercicio, decía antes de huir-, que son puntos.

Enrique Ochoa, Alfredo del Mazo, Andrés Manuel López Obrador, César Camacho, Luis Videgaray, Aurelio Nuño y hasta Enrique Peña Nieto.

Todos, en su momento, estuvieron con él y hoy lo niegan.

Javier Duarte de Ochoa y Edgar Valdez Villarreal La Barbie, narcotraficante del cártel de Los Beltrán, detenido en 2010, tienen algo en común: su sonrisa burlona, irónica.

La Barbie reveló, en su momento, que se reía cuando fue presentado y exhibido como presa de cacería, porque el invento de la PGR y de la Policía Federal sobre su captura le causaba gracia.

Ahora, habrá que esperar para saber de qué se ríe Duarte.

 

Incongruencia

¿Qué estúpido organiza un viaje familiar para dejar pistas por todos lados?

Con los hijos, la suegra, el concuño, el cuñado, el perro y hasta el perico.

Y en la aerolínea de la que es dueño vía un prestanombres. Y con 10 mil euros -unos 200 mil pesos- cash.

Entrega pactada, acaso, a cambio de libertad para Karime Macías, su esposa, merecedora de impunidad, además de abundancia.

La captura de Duarte de Ochoa en plena época electoral llama, cuando menos, al sospechosismo.

Alimenta hipótesis. Desde las lógicas, si es que en política existe la lógica, hasta las absurdas.

¿Alguien le cree a Enrique Ochoa Reza y su discurso de exigencia en la aplicación de la ley y de decomiso de bienes y fortuna malhabidos?

Y nel.

 

Satisfacción

Enrique Peña Nieto tomó protesta ayer a la nueva directiva del Congreso del Trabajo (CT) y se le veía satisfecho.

Y es que los logros en materia de vivienda durante su gestión, a los que ha contribuído la unión y concordancia entre los sectores como el Infonavit que dirige David Penchyna Grub; el de los trabajadores, el empresarial y el gobierno, que se han puesto de acuerdo para beneficio de los derechohabientes, son evidentes.

Basta señalar el reciente incremento en el monto máximo de crédito a un millón 604 mil pesos.

 

Vámonos: ¿La regularización del terreno de la Preparatoria 9, en Insurgentes Norte, incluye el campo de futbol americano que está detrás y en el que jugaban los extintos Vietnamitas?

¿Por qué la UNAM se deshizo de ese equipo, que era una potencia y una opción real de formación para los estudiantes?

 

albermontmex@yahoo.es              @albermontmex

2 Comments

  1. Reply Post By Arthur Simon

    Estimado Licenciado Alberto Montoya: He leído su Editorial presente, pero me causa un verdadero desconcierto; Primero.- Asegura Usted que la captura de Javier Duarte beneficia al PRI, Segundo.- Que esto sucede en la época electoral del 2018, cando esta inicia hasta el mes de octubre de 2017 y Tercero.- Que fue realmente una negociación para dejar fuera a su esposa Karime Macías.
    Pero mucho me agradaría hacerle las preguntas siguientes: 1a.- Qué habría Usted comentado si no lo hubiesen capturado? 2a.- Qué pensaría Usted de los trabajos de la Interpol, Policía Federal de Guatemala y de la Policía Mexicana? 3a.- Para que haría tanto gasto el gobierno federal para la captura de Javier Duarte? No habló por un partido, sino las dudas son razonables por su Editorial.

    1. Reply Post By Alberto Montoya Flores

      En el texto, jamás digo que “sucede en la época electoral del 2018”. Digo que es en la época electoral 2017 y que se proyecta hasta 2018. De la esposa, llama la atención la forma apresurada para exonerarla y despierta sospecha.
      1.- Que el PRI no lo necesitó y por eso lo mantuvo fugado.
      2.- De la Interpol y de la de Guatemala, que lo detuvieron cuando lo ubicaron y que lo ubicaron cuando fue evidente por el famoso viaje de su familia. Pista imperdible. De la policía mexicana, que lo dejaron ir.
      3.- Para ganar una elección y mantener el poder, cualquier cantidad es poca. Es una ley no escrita en el gobierno.
      Saludos y gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *