EL MILAGRO DEL GOBERNADOR QUE SE BAJÓ DEL AVIÓN PRIVADO

CAMPECHE RESURGE DE SUS CENIZAS
En Campeche, dónde se celebró este fin de semana la Expropiación Petrolera, el petróleo se llevó 22 mil empleos, tan sólo en Ciudad del Carmen.

¿Cómo puede el menos poblado, el más pequeño de los Estados de la República sobrevivir a una hecatombe así? ¿Cómo pueden sus autoridades evitar que el desempleo dé entrada a la criminalidad, a la violencia?

Porque Campeche lleva varios meses, diría que casi todo el gobierno de Alejandro Moreno, calificado como la entidad federativa más segura del país.

Esto es lo que ha comenzado a llamarse “el milagro campechano”.

Millones de pesos de la federación llegan a Campeche. Después de que “Alito” Moreno le ha jalado de la manga a todos los funcionarios. Dinero para combatir el Hambre, dinero para crear empleos de emergencia, dinero para obra pública, dinero para cambiar las pocas cámaras de vigilancia hasta sumar más de 800.

Esto cuando eran 51… la mayoría descompuestas.
Más de dos mil millones de pesos de dinero federal.

Alejandro Moreno es un hombre joven, muy joven, que parece un anciano político mexicano porque lleva años en la grilla, desde que estudiaba y era líder, desde mucho antes que varios secretarios del Gabinete de Peña Nieto supieran, siquiera supieran, que iban a ser funcionarios públicos.

Se las sabe todas. Pero, y en esto radica la excepcionalidad, lo que sabe lo pone en práctica. Con sentido humano, coloquial incluso.

Y supervisa, personalmente supervisa. Tal vez este sea el mejor de sus secretos, salir por la noche sin escolta a caminar, a subirse a un taxi, a confrontarse con la realidad. No le pueden contar sus colaboradores.

Suele decir que Campeche “arranca” … justamente porque parecía estancado, porque parecía un sitio donde sucedía todo como “sin remedio”. A la modorra tropical “Alito” le pone ritmo, una prisa inmensa. Y por eso hay resultados.

Esta “prisa”, que no es común en otros gobernadores, ha conseguido que sean entregados más de 300 tractores a los campesinos, que las comunidades indígenas de Campeche tengan pronto luz, que todos estén en paz. Y que se construya un nuevo puente que los campechanos habían pedido por muchos años. Igual que un nuevo Museo.

Todo es nuevo, todo está en proceso de construcción, todo se está moviendo. En paz.
Esto es lo más importante, porque su vecino Tabasco vive una situación de emergencia, con su población en un autoimpuesto “toque de queda” por los secuestros. Y es que “Alito” le dedica buenas horas cada día para coordinar a las autoridades de todos los niveles, para trabajar juntos y para, juntos, echar fuera a cualquier criminal.

Esto ha permitido que el Turismo crezca, trayendo más dinero.

Cuando se anunció el aumento al precio de la gasolina, a principio de año, “Alito” fue el primero en protestar junto a la población, en salir a la calle a quejarse del “gasolinazo” y, también fue el primero en pasar del discurso a los hechos. Así, en cuestión de días puso en venta el jet privado del gobierno del Estado y cada vez que tiene que viajar, lo hace en avión de línea, lo que aprovecha para “acordar” temas que la gente le trata.

¿Por qué hay un milagro campechano? ¿Por qué Campeche es la entidad más segura del país? ¿Es, tal vez, porque solamente son 900 mil habitantes? Diría que, al contrario, porque siendo tan pocos los que viven en Campeche, la crisis económica, el desempleo tendría que afectar a mayor número de personas. Y no es así.

En su primer informe de gobierno, a finales del año pasado, Alejandro Moreno dijo que tenía en claro que la sociedad está harta. Sin embargo, lo que encontró Peña Nieto, los líderes petroleros, todos los que acudieron a recordar la Expropiación Petrolera, fue una sociedad contenta. Muy campechana… A saber, dicen en mi pueblo, a saber cómo le hace este chavo-viejo que comenzó pegando carteles…
En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx Blog: CambioQRR.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *