Encabeza ICA a grupo que hará terminal del NAICM

El consorcio integrado por ICA, Operadora Cicsa y cinco empresas más ganó la licitación para construir el Edificio Terminal del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), con una oferta de 84 mil 828 millones 377 mil pesos.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) detalló que el consorcio presentó la oferta más económica, además de que cumplió con los requisitos de la licitación y obtuvo una puntuación de 95 de 100.

El GACM señaló que junto con Operadora Cicsa, del empresario Carlos Slim, e ICA, trabajará con Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex), la peninsular Compañía Constructora (filial del Grupo Hermes), y las españolas Acciona Infraestructura y FCC Industrial y sus filiales.

El consorcio ganador tendrá 30 días para formalizar el contrato y entregar la garantía de cumplimiento, para posteriormente iniciar los trabajos el próximo 13 de febrero con una duración de mil 346 días naturales.

De igual manera participó Mota-Engil en consorcio con Construcciones Aldesem, Gami Ingeniería e Instalaciones, Gami Ingeniería, Calzada Construcciones, Impulsora de Desarrollo Integral, Construcciones Urales y Jaguar Construcciones con una propuesta de 90 mil millones 73 mil 304 pesos, sin IVA, y un puntaje de 90.8.

Durante el acto del fallo se mencionó que también Omega Construcciones Industriales, Construcciones Rubau, Rubao México y Desarrollo y Construcciones Urbanas incumplió con el numeral de capital de trabajo, por lo que su oferta fue desechada.

De acuerdo con el GACM, el Edificio Terminal tendrá 743 mil 911 metros cuadrados, sobre una losa de cimentación de 315 mil 193 metros cuadrados que descansará sobre un total de cinco mil 173 pilotes.

Será un edificio de cuatro niveles, con estructuras de acero, concreto, aluminio y cristal, entre otros materiales; malla y envolvente, y acabados del mismo; tendrá 95 posiciones de contacto y 68 puertas remotas.

En su fase inicial podrá trasladar 68 millones de pasajeros al año (en promedio 186 mil diarios), con un crecimiento previsto para llegar a un total de 125 millones de pasajeros. Tendrá la capacidad de atender hasta 855 mil vuelos al año para llegar hasta un millón en su máxima etapa de desarrollo.

Esta obra será altamente amigable con el medio ambiente, ya que atenderá características específicas en las instalaciones mecánicas, eléctricas e hidrosanitarias y de sustentabilidad, para obtener la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design).

Lo anterior será posible porque, entre otros aspectos, tendrá 21 columnas (foniles) en forma de embudo, el envolvente se conformará de cubiertas de aluminio y vidrios cerámicos para permitir el uso sustentable del agua de lluvia, aire y luz solar, elementos que se captarán por medio de la cubierta y se conducirán por tuberías o sistemas fotosensibles y de aislamiento térmico.

Con esto se reducirá el costo de energía y el uso de agua potable; tendrá los equipos para generar energía fotovoltaica de 30-40 Mw para proporcionar electricidad baja en carbono, además de disminuir los residuos enviados a relleno sanitario.

La terminal contempla salas de llegadas y salidas de vuelos; reclamo de equipaje; los núcleos de servicios que son instalaciones mecánicas, eléctricas, hidrosanitarias, antiincendios y el sistema de equipaje.

Cabe recordar que estas instalaciones están diseñadas en forma de equis, con una estructura ligera que conecte a los pasajeros con la experiencia de volar. Tendrá amplios espacios para facilitar la circulación de las personas con mínimos cambios de niveles, así como áreas de comercio y restaurantes.

La nueva terminal aérea facilitará las operaciones aeronáuticas, de manejo de equipaje, movilidad de personas dentro de las instalaciones con altos grados de seguridad y protección civil, sustentabilidad y tecnología, que harán del aeropuerto mexicano el primero de la siguiente generación en el mundo.

 

En 2020, primera fase

Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México afirmó que no habrá retrasos en la construcción del edificio terminal del nuevo aeropuerto, por lo que será el 20 de octubre de 2020, cuando se inaugure la primera fase de este proyecto.

“Los tiempos dan y están diseñados de esa manera y dentro de la propia licitación se le dio un puntaje a aquel consorcio que pudiera reducir el plazo establecido, el ganador puso una reducción de 20 días, y llegamos perfectamente bien a la fecha indicada”, afirmó el director del grupo aeroportuario, Federico Patiño.

Durante el fallo del concurso, se mencionó que el consorcio ganador tendrán 30 días para formalizar el contrato, así como entregar la garantía de cumplimiento, para posteriormente iniciar los trabajos el 13 de febrero, con una duración de mil 346 días naturales, es decir, poco más de tres años.

La subsecretaría de Transportes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Yuriria Mascott, afirmó que los plazos son límites, sin embargo, al finalizar la administración, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) contará con dos pistas, la estructura externa de la terminal y la torre de control.

“Es un proyecto que ha tenido concursos de los más grandes de nuestro país y hemos sido muy puntuales con los tiempos, que si hay una variación de uno o dos meses (iniciar su construcción) pero lo importante al final, es concluir con lo que tenemos programado en la administración”.

El consorcio conformado por ICA, Operadora Cicsa del empresario Carlos Slim e ICA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex) de Olegario Vázquez Raña, La peninsular Compañía Constructora (filial del Grupo Hermes), y las españolas Acciona Infraestructura y FCC Industrial y sus filiales ganaron dicha licitación.

 

Transparente, el fallo

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) afirmó que el fallo de la licitación del Edificio Terminal del nuevo aeropuerto capitalino se llevó bajo la mayor transparencia y se adjudicó a un consorcio mayoritariamente mexicano.

“Esta licitación se realizó bajo la mayor transparencia: Datos abiertos, testigo social, participación de la OCDE y transmisión del fallo en vivo”, dijo la dependencia federal a través de su cuenta de Twitter.

Reiteró que dicha obra es el proyecto de infraestructura más importante del presente sexenio y será un icono más de la ingeniería mexicana.

El consorcio ganador está integrado por Operadora Cicsa, del empresario Carlos Slim, e ICA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex), de Olegario Vázquez Raña.

Además la peninsular Compañía Constructora, filial del Grupo Hermes, y las españolas Acciona Infraestructura y FCC Industrial y sus filiales, quienes tendrán 30 días para formalizar el contrato y entregar la garantía de cumplimiento, para posteriormente iniciar los trabajos el próximo 13 de febrero con una duración de mil 346 días naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *