Entre despedidas y sorpresas

Con Maria Conchita Alonso despidiéndose del concepto, la sorpresa de Olga Tañón y el reencuentro de Valeria Lynch con el público mexicano; el concierto de GranDiosas resultó una noche única en el Auditorio Nacional

Con un toque de nostalgia y romanticismo GranDiosas cautivó a su público con su presentación en la que hicieron un repaso de su catálogo de éxitos, que fue el preámbulo para que María Conchita Alonso se despidiera formalmente de su público.

“Este es mi último concierto con GranDiosas, ya han sido siete años de aventura y de tragos amargos que mis compañeros y el público me han ayudado a dejarlos atrás”, dijo Alonso al recalcar su amor por México.

Luego de siete años de estar en el concepto, la venezolana dijo adiós a su público y a sus compañeras durante su actuación en esta velada en el Auditorio Nacional, donde todo dio inicio con el apagón de luces y las notas musicales.

El escenario del Coloso de Reforma no fue suficiente para María Conchita Alonso, Rocio Banquells, Valeria Lynch, Dulce y Manoella Torres, quienes sorprendieron a su público al salir cada uno de cinco puntos diferentes interpretando icónicas canciones.

Así, en medio aplausos y la mirada incrédula, María Conchita Alonso abrió con Enamorada de ti y Loca, mientras que Dulce con Hielo y Heridas; Rocio banquells Ese hombre no se toca y Todo al ganador.

Valeria Lynch con Muñeca rota y Que ganas de no verte nunca más, y Manoella Torres con Fíjate que no seguida de Libre como gaviota.

“Es una noche llena de magia, de emoción, y me siento feliz de compartir el escenario con estas mujeres; este es el quinto Auditorio Nacional, pero estamos celebrando nuestro séptimo año”, dijo La mujer que nació para cantar.

“Disfruten de esta noche que es de nosotros”, dijo Torres, para seguir con la velada donde Rocio Banquells erizo la piel de su público con su excelsa voz y sus temas románticos como Abrázame.

“Es un honor estar aquí y mucha gente me pidió que estuviera aquí y eso es ley para mí, además es una noche especial de reencuentro, perdón y amor”, dijo Banquells, quien invito a Olga Tañón haciendo un duelo voces que el público agradeció.

“Hace 22 años grabe esta canción, pero la tengo que seguir cantándola”, dijo Tañón a su público para entonar a capela Basta ya, al tiempo que recordó a la fallecida Celia Cruz con el Hierberito.

En una segunda actuación la puertorriqueña entonó el emblemático “Aleluya” con el que se despidió.

Déjame volver contigo y Aún lo amo, marcaron la presencia en el escenario de Dulce, quien con su porte y voz se llevó las ovaciones en esta velada en la que se hicieron acompañar por músicos en vivo.

Con el tema Mentira, Valeria Lynch hizo lo propio, para ceder el escenario a la venezolana María Conchita Alonso con Tómame o déjame.

Sin embargo, fue Manoella Torres con Sabor a mí, quien se dio el lujo de cantar a dueto con Regina Orozco, quien puso sello inconfundible a esta interpretación, que como todos los temas gozó de nuevos arreglos.

En otro duelo interpretativo, tocó el turno a Banquells y Lynch con el tema No llores por mí argentina, cuya letra es en homenaje a líder política y actriz Eva Perón.

Así, en una constante alternancia, el quinteto sedujo con sus temas románticos y aplomo en el escenario, pero lo más esperado era ver a estas “GranDiosas” juntas cantando sus éxitos que una vez más les valieron el aplauso en el Auditorio Nacional. (Notimex)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *