Iglesia celebra voto de castigo

Luego de que durante la semana que terminó la iglesia católica rechazara en varias ocasiones haber influido en la decisión de los mexicanos con relación al sufragio emitido en los pasados comicios electorales, este domingo se congratuló por lo que denominó un merecido voto de castigo.

En su editorial en el semanario católico Desde la Fe, la vocería de la Arquidiócesis Primada de México aseveró que es de aplaudirse la actitud madura de muchos mexicanos que ejercieron su derecho al voto.

“El voto de castigo fue una muestra del hartazgo de una sociedad que se cansó de ser pasiva y espectadora, ante un gobierno federal, y gobiernos estatales, caracterizados por su ineficiencia, indolencia, desvergüenza, y una indecente corrupción”, señala.

El texto manifiesta que la sociedad ya se dio cuenta que el voto tiene la rara peculiaridad de hacer reaccionar a políticos cínicos, quienes creen que, hagan lo que hagan, seguirán disfrutando del poder y de la impunidad.

“No cabe duda que el hartazgo ante la corrupción, la ineficiencia y la impunidad, así como la imparable violencia y la inseguridad en la que vive secuestrada la ciudadanía, han sido los factores que llevaron a la derrota del partido en el poder”, sentencia.

En este sentido, relaciona los resultados de la jornada electoral con la iniciativa presidencial de matrimonio igualitario.

“No hay duda que la sociedad, inconforme con esta imposición destructiva e inmoral, ha reaccionado, y ha emitido un voto de castigo al Presidente y a su partido político, el mismo que, cabe recordar, propuso en la Ciudad de México la ley criminal del aborto, y que en varios estados, aún contra el sentir de la sociedad, ha aprobado los mal llamados <<matrimonios entre personas del mismo sexo>>”, menciona.

Luego de esta declaración, el texto invita a una serie de reflexiones respecto a quien mal aconsejó al Presidente respecto a tener contento a un grupo minoritario o si ésta serviría para borrar la mala imagen del país en derechos humanos o casos como el de Ayotzinapa.

Además manifiesta que los recién electos funcionarios deben cumplir su promesa de hacer justicia y no permitir que los delitos de sus corruptos antecesores queden una vez más en la impunidad o en el olvido.

Finalmente, hace un llamado al Poder Ejecutivo para que retire la iniciativa que otorga falsos derechos y busque otras alternativas jurídicas para salvaguardar los derechos de la comunidad gay que no sean el matrimonio.

“El gobierno tiene la responsabilidad de atender los problemas que son verdaderamente graves como la inseguridad, la caída incontrolable de la economía, el combate a la corrupción, y a recuperar una verdadera vocación de servicio a la sociedad que gobierna y que ya no está dispuesta a pasar por alto el cinismo, la corrupción y la inmoralidad”, subraya.

 

Oran en catedral por atentado en Orlando

 

Durante la homilía dominical en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera hizo una oración por las víctimas del atentado a un club gay en Orlando, Florida, Estados Unidos, la madrugada de este domingo.

A esta oración, se sumó un comunicado de la Arquidiócesis Primada de México, que él encabeza, en la que califica este trágico suceso como cobarde y brutal.

“La Iglesia Católica rechaza todo crimen de odio y nos recuerda que la vida es un don de Dios que bajo ninguna circunstancia o justificación se debe vulnerar”, expresa.

De igual manera, condenó el cobarde asesinato de once integrantes de una familia en Coxcatlán, Puebla, ocurrida el pasado viernes.

 

Nuestra sociedad es de pecadores: Rivera

 

El Arzobispo Primado de México también acusó que nuestra sociedad está conformada por pecadores ante situaciones que van en contra de la misma naturaleza.

“Aunque hayamos quitado de nuestro diccionario la palabra pecado, la verdad es que nosotros y nuestra sociedad seguimos siendo pecadoras y tal vez más que antes o ¿cómo llamarle a las injusticias, a los secuestros, a las violencias, a las infidelidades, a los robos, a la violación a los derechos humanos, al desprecio a la vida? ¿Qué acaso no son pecado?”, inquirió.

Indicó que el remordimiento de conciencia debe ser el piloto que se enciende cuando existen fallas en el espíritu y aseveró que la sociedad está mal cuando tiene fundida su luz roja, ocasionando que se pierda el sentido de la culpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *