ISSSTE reconstruye rostro de niña tras accidente

Luego de que en septiembre de 2015 sufrió un accidente automovilístico que le desfiguró el lado izquierdo del rostro, el equipo de cirugía plástica del Hospital Regional Adolfo López Mateos del ISSSTE, logró la completa rehabilitación de Meredith Allison, de siete años de edad.
La jefa del Servicio de Cirugía Plástica y Reconstructiva, Elizabeth Rodríguez Rojas, miembro de las Sociedades Mexicana, Latinoamericana, Iberoamericana y Americana de esta especialidad, detalló que Meredith se encuentra rehabilitada funcional y socialmente al cien por ciento. En lo estético los resultados son muy alentadores y continuarán en mejora progresiva.
Durante la conferencia de prensa del Caso Médico Sobresaliente del ISSSTE Meredith: un nuevo rostro, una sonrisa, la especialista destacó que el procedimiento de alta especialidad tuvo un costo de cinco millones de pesos por tratarse de una institución de salud pública, añadió que Meredith estuvo hospitalizada 23 días, 14 de los cuales estuvo en terapia intensiva pediátrica.
Detalló que la menor ingresó el 19 de diciembre de 2015 por el servicio de urgencias pediátricas con lesiones secundarias a accidente por volcadura de auto en carretera, en el que viajaba con su familia.
Sufría trauma cráneo-facial, fractura expuesta hundida frontoparietal izquierda, pérdida de tejidos blandos de la hemicara izquierda, probable pérdida ojo izquierdo y laceración corneal, además de alto riesgo de neuroinfección.
Rodríguez Rojas detalló que la niña fue sometida a cuatro procedimientos quirúrgicos. La primera fue una neurocirugía para lavado quirúrgico y manejo de fractura cráneo facial multifragmentaria.
El 24 de diciembre de ese año se le hizo la microcirugía reconstructiva la cual consistió (previos estudios de tomografía) en tomar un colgajo de piel, músculo y arterias del muslo derecho de la menor, que medía 15 centímetros de largo por 12 de ancho y trasplantarlo a su rostro para cubrir la región dañada completa con piel sana.
“Estas cirugías son complejas porque el procedimiento precisa la unión de arterias y venas. Para hacerla utilizamos suturas microquirúrgicas más delgadas que un cabello, material que fue adquirido de inmediato por la dirección del hospital. Es la primera que se realiza casi de manera inmediata”, relató.
Dijo que la microcirugía duró alrededor de tres horas y media, en ella participaron dos micro-cirujanos, cinco médicos residentes, anestesiólogo y enfermera, encabezados por la doctora Elizabeth Rodríguez, quienes trabajaron en grupos simultáneos con ayuda de un microscopio quirúrgico.
El 4 de abril de 2016 se le sometió a adelgazamiento del colgajo implantado;  el 22 de agosto tuvo lugar otro adelgazamiento y la reconstrucción de contorno de rostro y de los párpados.
A más de un año un mes del accidente, la madre de Méredith, Miriam Lizbeth Cruz García, quien trabaja en el servicio de urgencias del Hospital General José María Morelos y Pavón,  dijo que “mi hija está entera, no le falta nada, su capacidad intelectual no se vio alterada, la apariencia de su rostro ha mejorado muchísimo, ella se desenvuelve muy bien en la escuela y en todas partes, no siente pena por nada, nunca perdió su coquetería y se mira al espejo y sonríe.”
Ante los representantes de los medios de comunicación, Meredith declaró que “me siento feliz y cuando sea grande quiero ser maestra”.
Cruz García enfatizó que “no puedo más que estar agradecida con el ISSSTE y con el Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *