Jamás aceptará el PRI segunda vuelta; millón y medio por asesinos de periodistas; House of Cards región -4

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) jamás aceptará una segunda vuelta.

Menos en estos tiempos.

¿Para qué, si gana elecciones con el 30 por ciento en promedio aiga sido como aiga sido?

Ricardo Anaya Cortés, líder del Partido Acción Nacional (PAN), revivió ayer el tema.

Argumenta, y no le falta razón, que actualmente el triunfador de las elecciones lo hace con 70 por ciento de los votantes en contra y con un voto de diferencia, lo que le da una débil legitimidad.

Y sucede con todos.

Cualquiera que hubiese ganado en Coahuila, no lo hizo con la mitad más uno.

O en el Estado de México.

-De 1994 a la fecha ningún candidato presidencial ha contado con el apoyo mayoritario del electorado; es decir, con el respaldo de más de la mitad de la población, dice Anaya Cortés, y lo propone para la el relevo presidencial 2018.

Y ahora el ganador podría hacerlo con menos del 30 por ciento, porque participarán hasta independientes.

Afirma que evitaría campañas de estiércol -eso lo digo yo- por el miedo de los candidatos y partidos a ser rechazados en caso de pasar a la siguiente ronda.

En Coahuila, Miguel Angel Riquelme, del PRI, obtuvo 38.9 por ciento de los sufragios, seguido por Guillermo Anaya, del PAN, con 36.4 por ciento; Armando Guadiana, 11.9 por ciento; y Javier Guerrero, con 8.31 por ciento.

En el PRI reaccionaron de inmediato.

Dicen que no hay tiempo, pero la neta es que no quieren ni quedrán jamás mover las cosas.

¿Cómo pa’ qué?

-Ya no hay tiempo, porque una reforma se debe promulgar treinta días antes del inicio del proceso y arranca en septiembre, dijo Enrique Burgos, senador del tricolor.

Arturo Zamora, líder de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) priísta, lo calificó de puntada, por sus derrotas.

Imagine este cuadro, en el Estado de México:

Con los resultados -Alfredo del Mazo, del PRI-PVEM-PES y PNA, 33.69 por ciento; Delfina Gómez, de Morena, 30.91; Juan Zepeda, de PRD, 17.89; Josefina Vázquez, del PAN, 11.28 por ciento; y Oscar González, del PT, con .69 por ciento- Del Mazo y Gómez tendrían que ir a una segunda vuelta, porque ninguno obtuvo el 50 por ciento + 1.

Esto abriría la posibilidad de que en un segundo round, los votantes del PRD o del PAN se fueran con cualquiera de los dos.

Así -todo es supuesto, obvio- los votos del PRD se irían con Morena y los del PAN se dividirían entre PRI y Morena.

¿Lo ve?

El PRI jamás aceptará una segunda vuelta.

Se lo firmo.

¡Ay!, me resbalé.

 

Recompensas… qué mal chiste

Ante la ineptitud de las fiscalías y procuradurías estatales, así como de la Procuraduría General de la República (PGR), ayer se anunció una recompensa de 1.5 millones de pesos por el o los asesinos de cada uno de los seis periodistas ejecutados en este año.

Cecilio Pineda Birto, Ignacio Miranda Muñoz, Maximino Rodríguez Palacios, Miroslava Breach Velducea, Javier Valdez Cárdenas y Sonia Córdoba Oceguera, por tentativa de homicidio y lesiones, están en la lista.

Un millón y medio de devaluados pesos por cada periodista atacado.

No es mucho varo, seguro dicen los criminales y quienes dieron la orden.

Eso vale la vida de un ser humano, de un periodista.

O de un médico o de un obrero.

Y Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, aseguró ayer que ninguno de los 303 periodistas protegidos por el gobierno ha muerto.

Sólo los escoltas de dos.

¡Ah, bueno!

 

Destaca face al Infonavit

Facebook colocó al Infonavit como un caso de éxito en el sector financiero a nivel Latinoamérica.

Le dio Me Gusta, pues.

Esto, tras su campaña #VuelveAImaginar con Mejoravit, que impactó a 22 millones de personas.

Un estudio realizado por la red del güero Mark Zuckerberg concluyó que el mensaje para este producto crediticio es recordado por 8 de cada 10 cibernautas. Contundente impacto.

La estrategia de mercadotecnia que utilizó el Infonavit es parte de la renovación que ha tenido bajo el mando de David Penchyna Grub.

 

Vámonos:

House of Cards región -4. El ex alcalde de San Damián Texoloc, Tlaxcala, Miguel Covarrubias Cervantes, se fusiló un discurso de Frank Underwood, el presidente de EU en la serie de Netflix, interpretado por Kevin Spacey.

Y que le contesta Doug Stamper, interpretado por Michael Kelly:

-A la gente de México: esto no es una competencia. Les sorprendería de dónde viene la inspiración de algunas personas. Estén pendientes.

No miente. Los políticos mexicanos sueñan con ser Frank, pero son Pancho.

albermontmex@yahoo.es              @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *