Kerber, nueva reina

La alemana concluye primera

Es campeona en Australia y EU

La alemana Angelique Kerber vivió la mejor temporada de su carrera en 2016, al adjudicarse los títulos en los Abiertos de Australia y Estados Unidos y culminó con la hegemonía de la norteamericana Serena Williams en la Asociación Femenil de Tenis (WTA).

La campaña de 2015 ya pintaba bien para la teutona, pues cerró aquel periodo dentro del top ten de la WTA; sin embargo emprendió el vuelo hacia la cima mundial a partir de enero, cuando venció a Williams en el primer Grand Slam del año.

Con aquel campeonato, Kerber se convirtió en la primera jugadora de su país en obtener un “grande” desde que lo hizo la legendaria Stefanie Graf en 1999, lo cual le sirvió de envión anímico para encarar una temporada prometedora.

Si bien tuvo algunos tropiezos más adelante, como en el Abierto de Cincinnati, la germana no aflojó el ritmo y se mantuvo cerca de la estadunidense escoltándola en el ranking, hasta que por fin la pudo superar en plena competencia estadunidense, en el mes de septiembre.

Kerber aprovechó los altibajos de Williams durante la campaña y, sobre todo, su eliminación en semifinales del torneo norteamericano para proclamarse monarca del último Grand Slam de la temporada, y a la vez de la clasificación mundial.

La germana concluyó 2016 con tres títulos individuales, marca de 63 victorias por 18 derrotas y con nueve mil 80 unidades, con dos mil 30 de ventaja sobre Williams, que después de tres años y medio dejó de ser la número uno del mundo.

Uno de los destellos en la campaña estuvo a cargo de la española Garbiñe Muguruza, quien sorprendió al imponerse con el título del Abierto de Francia y ubicarse como número dos del mundo en junio, aunque después vino a menos al no ganar ningún otro torneo en el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *