LA ANHELADA VICTORIA POR FIN LLEGÓ

Por Francisco Villalobos

 

CLEVELAND, OH.- Cuando Corey Kluber y Kyle Hendricks subieron esta noche de este Miércoles, 2 de Noviembre del 2016; al montículo del Progressive Field y abrir con sus respectivos lanzamientos la primera entrada del último y decisivo Séptimo Juego de la versión 112 de la Serie Mundial; 176 años de historia combinada de Indios y Cachorros, eran sostenidas en sus hombros. En la historia de la Serie Mundial, nunca antes se habían enfrentado dos equipos con tanta historia, y con tantos años sin ganarlo todo.

Los locales Indios de Cleveland, cargando una sequía de campeonatos desde 1948; y sin coronarse en casa desde 1920; llegaban a otro Séptimo Juego de la Serie Mundial. La última vez que estuvieron aquí en el clásico otoño, en 1997; también llegaron al séptimo juego. Y lo perdieron.

Su pitcher abridor, Corey Kluber, buscó esta tibia noche de otoño, en convertirse en el primer lanzador desde Randy Johnson, en el 2001, en pichar y ganar tres juegos en la misma Serie Mundial. Y el décimo cuarto en lograrlo en la historia.

En la esquina azul, los visitantes Cachorros de Chicago. En su primera Serie Mundial desde 1945 y sin probar del cáliz de la gloria desde que se coronaron campeones del béisbol en1908. Intentando convertirse en el primer equipo, desde los Reales de Kansas City del 85, en regresar de un déficit de 3 juegos a 1; y ganar la Serie Mundial. Y de paso, romper una horrorosa racha de cinco apariciones consecutivas en Clásico de otoño, entre 1909 a 1945 en donde se quedan viendo desde el doughout, como celebra el equipo vencedor.

Dos históricos. Dos ciudades con aficiones recalcitrantes y leales a sus equipos que se han caracterizado por no darles campeonatos a su fans.

El mejor Séptimo Juego en la historia de 112 Series Mundiales, por lo menos papel, se elaboró como se crea un buen vino. Nunca antes Indios y Cachorros se habían enfrentado en el máximo marco del béisbol de las Grandes Ligas. Y con el más de siglo y medio combinado de sequía, la expectativa de que hoy, por primera vez en la era de la TV se iba a televisar la coronación de alguno de estos dos añejos equipos, hizo del juego climático de la 2016 World Series en el evento deportivo del milenio.

El Séptimo partido de la Serie Mundial comenzó con un batazo de home run por todo el jardín central de Dexter Fowler poniendo las cosas, ante el mejor pitcher de Cleveland, 1 carrera por 0 ante solo el primer bateador. En cuanto se conectó el batazo, Kluber ni volteó a ver por qué sabía que Doña Blanca terminaría en el center filed.

Y cuando vino al bate Kyle Schwarber, que apenas hace cuatro meses casi se queda sin rodilla derecha, sacó un roletazo por el infield que no pudo detener Kuber y que fildeo demasiado tarde el segunda base de los Indios, para llegar seis en el inicial sin un out.

 

Esa era la incógnita, en papel, así como ayer en el sexto juego cuando Arrieta tenía la superioridad en cuestiones de quien era el mejor pither que iniciaba el partido, lo mismo pasó en este partido, Cleveland tenía al mejor pitcher en el montículo para enfrentar a los Cachorros. No obstante era apenas la alta de la 1ª entrada y todavía a este partido le faltaba mucho beisbol aún.

 

En la parte baja de la 1ª entrada, Carlos Santana, amenazaba con aplicar la misma medicina a Hendricks con batazo hacía el jardín derecho, el cual cayó sin problema alguno en las manos de Jason Heyward. Cuando parecía que caería el tercer out, un roletazo de rutina a Baez, no pudo controlar a Doña Blanca y tras un pésimo tiro a Rizzo, se enbasó Kipnis con 2 outs en esta entrada.

Pero al final no pasó a mayores, ya que Mike Napoli conectó una pelota que reventó su bate hacia las paradas cortas y acabo la primera entrada sin incidentes.

 

En la parte baja de la 2ª entrada, Ramirez se pudo enbasar después de que se le resbaló a Hendricks y no la pudo controlar. Pero cuatro lanzamientos después cacho papando moscas al hombre en primera base y lo ponchó. Todo esto para que Davis conectará roletazo a la tercera y de ahí a segunda y a primera y cayera el doble play, para terminar la segunda entrada, sin que los Indios de Cleveland pudieran producir una carrera.

 

En medio de los más 46,780 aficionados que pintaron el Progressive Field de blanco y escarlata, se encontraba Lebron James, que no podía haber estado ausente del partido de beisbol más importante de la ciudad.

 

La parte alta de la 3ª entrada, comenzó con la sequía de Baez rezagado, conectando un fly ball a jardín izquierdo, Fowler también conectó al jardín derecho, convirtiendo el inning más fácil para Kluber.

Y Kyle Schwaber, se engolosino de una manera inaudita, olvidándose que solo tiene una pierna, conectó un batazo que se fue por la línea de jardín derecho, que parecía que podía convertirse en un doblete, pero fue una misión imposible y cayó en 3 out.

Pero en la parte baja de la 3ª entrada llego Coco Crip llegó a la intermedia y sin out, Roberto Perez con un toquecitode sacrificio, de manera magistral, impulso a Crip que representaba la carrera del empate. Y Santana con batazo impulso a Crip para empatar a 1 por 1.

Para hacer las cosas más difíciles, lo que debió de ser un roletazo de rutina, se convirtió en otra pifia de Baez que no pudo controlar la pelota, cayéndosele de las manos y permitiendo que los Indios tuvieran dos en base con un solo out. El que también anda mal en su bateo, es Mike Napoli, conectó una bala que se detuvo en tercera base, para el tercer out. Demostrando que Hendricks no es inmortal.

 

1 a 1 en el primer tercio del Séptimo juego de la Serie Mundial.

 

La parte alta de la 4ª entrada los problemas para Kluber continuaron, Cris Bryant puso llegar a primera, colocando de la ventaja en primera base y sin outs. Lo que es un hecho es que ha sido el juego más errático del pitcher de Cleveland. Muestra de ello, un pelotazo que puso a Rizzo en las cotillas y que embazo al primera base de los Cachorros y avanzó a Bryant a la intermedia.

No obstante, mostrando la misma mediocridad en el fildeo que los  Cachorros, Mike Napoli, no pudo controlar un roletazo a primera y solo pudo sacar el out en la intermedia. Poniendo a corredores en tercera y primera.

Adison Russell conectó un fly de sacrificio, muy cercano en el jardín central, lo cual lanzó  al ataque a Bryant que en el medio de las piernas de Roberto Perez marcó la carrera de ventaja de los Cachorros.

Así vino el turno para Wilson Contreras que tenía a hombre en intermedia y con 2 outs, buscando ampliar la ventaja sobre un Kluber totalmente distinto al de las veces anteriores. Y Contreras conectó un batazo que rebota en la pared del jardín central permitiendo hacer la tercera carrera para Chicago.

En este sexto y séptimo juego se ha notado que Chicago ha regresado a su disciplina en el bate, ya no persiguen las pelotas altas y bajas, notándose en el marcador de los dos partidos.

 

La parte baja de la 4ª entrada terminó rápidamente con el ponche de los tres primeros bateadores, dejando el partido con una ventaja de 3 carreras a una para Chicago.

 

La 5ª entrada comienza con un jonrón de Javier Baez pone a los Cachorros de Chicago con mayor ventaja. Y con la salida de Kluber del montículo de los Indios, Por primera vez en su carrera, quizás en el partido más importante de la misma, Kubler no pudo producir ni un solo ponche. Entrando a Miller al montículo para tratar de detener al tsunami ofensivo de los Cachorros.

Rizzo conecto batazo de hit, que impulso a Bryant desde primera, que salió como locomotora y anotando la quinta carrera de Chicago.

 

Zobrist conectó batazo al central, que por cinco eternos segundos, pareció como si fuera la guillotina que le cortara las esperanzas de los Indios. Pero acabo todo en un larguísimo flyout que estuvo a diez pies de convertirse en cuadrangular de dos carreras.

Hendricks comandaba las cosas., como en la parte baja de la 5ª, como que mandándole mensaje a Maddon, para que ni pensara sacarlos y pudiera dar dos innings más y entregarle las riendas a Chapman en la octava, sería la situación perfecta para Chicago.

 

Pero su argumento falló, Hendricks camino a Perez y eso trajo a Lester, para continuar la senda, rumbo a la octava, y la llega del especialista cubano, para amarrar las cosas y enfilar a Chicago a la victoria.

 

Jon Lester enfrento a Kipplin con dos outs. Cinco a uno en la parte baja 5ª de la quinta.

 

Y otra pifia de Chicago, extendió el inning, Después de que Kipplin machaco roletazo a tierra de nadie por la línea de la tercera, Ross lanzó  la pelota a las gradas, se embazo, Lindor a la tercera inmediatamente después.

Miller con wild pitch que machuca a Ross, se le escapa. Kippnis aprovecha y se lanza con todo, anotando la tercera carrera de los Indios y la segunda en este inning de infierno para los Cachorros.

Por fin termino las pesadillas, tras ponche seguido por Lester, acabando así la quinta entrada, pero no sin antes haber recibido un par de carreras por parte de los Indios que simplemente no se rendían.

 

Comenzando la alta de la 6ª entrada Miller continuó en el montículo de las responsabilidades y después de despachar a Russell, vino el veterano David Ross; quien hoy culmina su carrera de década y media, y así como Báez, se reivindica con cañonazo al jardín central, que apenas superó la barda y que le regresa un poco de la tranquilidad que los Indios le arrebataron a los Cachorros en el inning anterior. Poniendo las cosas seis por tres carreras.

 

A sus cuarenta y tantos años, Ross se convirtió en el hombre de mayor edad en la historia, de conectar un cuadrangular, en las 112 versiones de la Serie Mundial.  Heyward se ponchó y así terminaba la parte alta de la 6ª.

 

Lester abrió la parte baja de la 6ª,  contra Napoli que era año luz de lo que había sido en sus dos apariciones previas en los clásicos de otoño, ponchándose para el primer out. Ramirez llegó con un hit en dos oportunidades, conecto un roletazo al short y quedo fuera en la inicial por medio paso. Brandon Guyer se embazó con dos out, con batazo de hit izquierdo.

Rajai Davis con Guyer en la inicial, enfrentó a Lester. Mientras que Francona ya preparaba  a su cerrador para que entrara a sellar la ofensiva de los Cachorros.

Davis conectó al short y así terminaba la sexta entrada. A los Cachorros les quedan nueve outs para la gloria.

 

La 7ª entrada terminó rápidamente sin anotación por parte de los dos equipos.

 

Para la 8ª entrada, en su parte baja, los Indios anotan una carrera gracias a Guyer que bateó y Ramirez anotó y Rajai Davis anota jonrón que acerca más a los Indios a la victoria al empatar el partido.

 

En la alta de la 9ª entrada comenzó a llover, amenazando con suspender el juego, pero el tiempo jugo a favor de la afición y cesó al poco rato.  Terminando el inning. E impulsando este partido a extra innings.

 

Y cuando se iba a jugar la parte alta de la 10ª entrada, la madre naturaleza dijo que no, incrementando más el drama que se vivió en el Progressive Field. Reanudándose  a los poco minutos. En esta entrada, los Cachorros anotan dos carreras más poniéndose en ventaja.

Pero en la baja de la 10ª y con dos outs, Cleveland anota una carrera poniéndose a tan solo una del empate y con hombre en segunda.

Pero entra Montgomery y logra el tercer out que le da la victoria a los Cachorros de Chicago 8 carreras a 7.

 

 

Y de esta manera,  terminan 108 años de  espera para una afición que tuvo que pasar cinco generaciones para poder ver una vez más a sus Cachorros coronarse campeones. Terminando así, la sequía de campeonatos más larga en la historia de los deportes. La algarabía y la felicidad le quedan chica a este momento que viven los Cachorros.

 

Chicago así, se convierte en el primer equipo desde que los Reales de Kansas City lo lograran en 1985, de regresar de un déficit de 3 juegos contra uno y ganar el Clásico de Otoño.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *