Ley de Aviación compensa por retrasos y abusos

Actualiza derechos y obligaciones de los pasajeros

La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley de Aviación Civil, para establecer los derechos y obligaciones de pasajeros, concesionarios y permisionarios del servicio público de transporte aéreo, entre los que figuran compensaciones por retrasos de vuelos.

Entre los derechos de los pasajeros se establece que cuando un vuelo se demore hasta cuatro horas por causas atribuidas a la aerolínea, los consumidores serán compensados con alimentos, bebidas y descuentos para viajes posteriores.

Si la demora excede de cuatro horas, los pasajeros podrán solicitar la indemnización establecida para la cancelación de viaje, que incluye el reintegro del precio del boleto y el ofrecimiento de un vuelo sustituto.

La reforma, que fue remitida al Senado para su análisis, detalla que en caso de producirse la cancelación del vuelo por responsabilidad del concesionario, éste deberá, a elección del pasajero, reintegrarle el precio del boleto, ofrecerle transporte sustituto en el primer vuelo disponible y proporcionarle acceso a llamadas telefónicas y envío de correos electrónicos.

Además, deberá proporcionar alimentos, alojamiento en hotel del aeropuerto o de la ciudad cuando se requiera pernocta y transportarle en la fecha posterior que convenga al mismo pasajero, hacia el destino respecto del cual haya sido cancelado el vuelo, junto con una indemnización al afectado que no sea inferior al 25 por ciento del precio del boleto.

En caso de la denegación de embarque por expedición de boletos en exceso a la capacidad disponible de la aeronave, el concesionario o permisionario deberá solicitar voluntarios que renuncien al embarque a cambio de beneficios que acuerde directamente con el pasajero. Tendrán prioridad para abordar las personas con alguna discapacidad, adultos mayores, los menores no acompañados y las mujeres embarazadas.

También, se indemnizará por destrucción o avería del equipaje de mano, la cual será de hasta 80 Unidades de Medida y Actualización; por la pérdida o avería del equipaje facturado y  la indemnización será equivalente a la suma de 150 Unidades de Medida y Actualización.

Del mismo modo, se precisa que el pasajero podrá solicitar la devolución de su boleto en caso de que decida no efectuar el viaje, siempre y cuando lo comunique en el lapso de 24 horas contadas a partir de la hora de compra del boleto. Pasado este plazo, el concesionario o permisionario determinará las condiciones de la cancelación.

El documento subraya que es obligación de los concesionarios presentar, desde el primer momento, el costo total del boleto, impuestos incluidos. Asimismo, podrán ofrecer servicios adicionales al momento de la compra; sin embargo, no podrá realizar cargos que pretendan condicionar la adquisición del boleto a la contratación obligatoria de servicios adicionales.

Los concesionarios o permisionarios del servicio de transporte aéreo comercial, estarán obligados a entregar mensualmente a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes informes, bitácoras, estadísticas, reportes, índices de reclamaciones y todos aquellos datos que permitan transparentar su funcionamiento. La SCT dará seguimiento a la información presentada y la publicará trimestralmente, conforme a la legislación vigente en materia de transparencia y protección de datos personales.

El presidente de la Comisión de Transportes, Alfredo Javier Rodríguez Dávila, recordó que es la primera reforma que se hace en la Ley de Aviación Civil desde su creación en 1993, y en la cual se definen los derechos de los pasajeros.

Explicó que los cambios permiten a los pasajeros con discapacidad, viajar solos y poder transportar sus artículos, como sillas de ruedas, muletas y otro tipo de accesorios, sin costo adicional. Los niños menores de 2 años podrán viajar gratis sin que les cobren el expedir su boleto o documentar la carriola.

 

APRUEBAN CAMBIOS EN INVERSION

Asimismo, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó que la inversión extranjera pueda participar hasta en un 49 por ciento en el transporte aéreo nacional, transporte en aerotaxi y transporte aéreo especializado.

Durante la discusión, la diputada perredista Lluvia Flores Sonduk dijo que esta reforma representa la culminación de un proyecto económico iniciado en 1988, en obediencia al Consenso de Washington, desde donde se impulsó la privatización de la aviación mexicana, con la promesa de prosperidad, mejora de los servicios y abaratamiento de costos y precios en los vuelos.

Los cambios a la Ley de Inversión Extranjera, dijo el diputado Jorge Enrique Dávila Flores, presidente de la Comisión de Economía, busca eliminar el límite de 25 por ciento y, consecuentemente, aumentar a 49 por ciento la posibilidad de participación del capital extranjero en los servicios de transporte aéreo nacional regular y no regular.

Detalló que entre todas las actividades económicas del país, el transporte aéreo ha sido una de las más restringidas para recibir capital extranjero, ya que está limitado a tan sólo el 25 por ciento del capital social y este régimen no se ha modificado desde hace más de 24 años, cuando la Ley de Inversión Extranjera entró en vigor.

Por Morena, la diputada Concepción Villa González pidió a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) entregar a la Cámara de Diputados, a la brevedad, una opinión amplia y fundada acerca de los efectos que tendrá elevar de 25 a 49 por ciento la participación de la inversión extranjera en aerolíneas nacionales, el impacto en la democratización del capital y en la preponderancia en el mercado aeronáutico.

Sobre todo, apuntó, porque en la alianza Delta Airlines-Aeroméxico el límite fue excedido ilegalmente. La empresa estadounidense participaba con el 17 por ciento de Aeroméxico y con la compra del 32 adicional suman un 49 por ciento de las acciones de la aerolínea mexicana. Esa participación supera el 41 por ciento de los empresarios mexicanos, precisó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *