Los Cachorros de Chicago en busca de la Serie Mundial

 

Por Francisco Villalobos

CHICAGO, IL.- Cuando cayó el último out en el sexto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, aquí en el Wrigley Field, hace una semana, la algarabía, emoción y llanto de felicidad que explotó en el estadio de más de un siglo de antigüedad, al ver que sus amados Cachorros llegaban al fin a su primera Serie Mundial desde 1945; parecía ser perpetua. Inquebrantable.

Anoche, mucho antes que cayera el último out en el cuarto juego de la versión 112 del Clásico de Otoño; el 7 por 2 de Indios sobre Cachorros, había por lo más sofocado la alegría, optimismo y quizás, hasta petulancia, de que este 2016 era por fin el año en que los Cachorros se coronaran por primera vez desde 1908.

 Al caer el último out, de la segunda Oda de picheo de Corey Kluber en esta Serie Mundial, las caras y miradas tristes y de frustración de los 44,876 presentes, reflejaban el estado de ánimo de lo que fue, hasta por lo menos antes del comienzo de la Serie Mundial, el mejor equipo de la MLB.

 

El quinto juego de la Serie Mundial, tiene a los Cachorros en una situación, por lo más imposible. Ningún equipo ha regresado de un déficit de 3 partidos a 1 en la Serie Mundial, salvo los Reales de Kansas City, en 1985; quienes les dieron la vuelta a los Cardenales, en siete épicos juegos.  Para Cachorros, este quinto juego, fue de ganar o morir. Para los pupilos de Terri Francona, esta es la primera de tres oportunidades consecutivas de coronarse por primera vez desde 1948.

 

Y para la fanaticada de Chicago, que acudió esta noche de domingo, al Wrigley, fue la última vez de ver a sus Cachorros jugar en casa en esta inolvidable temporada del 2016. Lo único que no querían es tener que hacerlo, viendo a los Indios de Cleveland celebrando a lo ancho y largo de su sagrado diamante.

 

El quinto juego de la Serie trajo al montículo a Jon Lester (19-5); tomando el rol del médico del cuarto de emergencia en pleno campo de batalla; a quien le traen a un paciente con heridas críticas y casi mortales.

 

Y por el otro lado, la tribu mando a Trevor Bauer (12-8); encabezando la punta de lanza de un equipo confiado y con la misión de acabar con las aspiraciones de un regreso improbable de los locales, evitar que sellen su boleto de regreso este Lunes al Progressive Field de Cleveland, Ohio y por ende, acabar con una sequía de campeonatos de casi 70 años.

 

Nunca antes en la historia de este estadio construido en 1914 y de la de los Cachorros se había jugado un partido de beisbol tan tarde en el mes de Octubre. Así, ante más de 43 mil espectadores y un frío que debido al viento calaba hasta los huesos comenzaba el último suspiro de esperanza del equipo de Chicago de tratar de remontar un déficit de tres partidos contra uno ante los Indios de Cleveland que estaban a una victoria de conmocionar al mundo del beisbol y de paso convertirse en campeones mundiales por primera vez desde 1948.

 

Inicia un Bauer con los Indios de Cleveland con 12 victorias, 8 derrotas contra un Lester con sus 19 y 5 que además se convertía en el primer pitcher en la historia de los Cachorros de Chicago que abría 5 juegos y que lo logro en la presente post temporada.

 

El 5º juego de la Serie Mundial comenzó a las 19:15 horas, en una noche bastante fría y con mucho aire en la ciudad de Chicago.

Lester eliminó con ponché a su primer adversario, con la esperanza de que la noche pintará de la misma manera y mantener las esperanzas y esta Serie Mundial viva para los Cachorros.

Los primeros tres bateadores de los Indios se fueron en orden, acabando la parte alta de la 1ª entrada más sólida del cuerpo de picheo de Chicago desde que la serie se mundo al Wrigley Field.

 

Por su parte, Trevor Bauer imitó el buen comienzo del pitcher de los Cachorros, ponchando al enrrachado Fowler y levantando un poco de preocupación en los aficionados.

 

Y así como lo hizo Lester en la parte alta de la 1ª entrada, Bauer contestó con un inning de uno, dos, tres para terminar con Fowler, Bryant y Rizzo en la parte baja de la 1ª entrada.

 

Pero la algarabía que se levantó con la atrapada malabárica de Rizzo para el segundo out en la parte alta de la 2ª entrada, acabo una vez más y por tercera vez en esta Serie Mundial, en este estadio; como un balde de agua fría tras un cuadrangular y una carrera de Ramirez poniendo las cosas 1 carrera por 0 a favor de los Indios.

 

En la parte baja de la 4ª entrada los Cachorros despertaron, Kris Bryant con batazo fulminante por jardín izquierdo, empata con cuadrangular, volviendo a la vida al estadio. Inmediatamente después, Anthony Rizzo con batazo al derecho, que impacto en la pared de Ivy colocaba a corredores en posición de anotar sin out en esta entrada.

 

Y las cosas continuaron mal para Bauer, con un limpio hit de Russell produciendo la 2ª carrera en este quinto partido de Serie Mundial para Cachorros, en una parte baja de la 4ª entrada donde le anotaron dos carreras al abridor de Cleveland, con corredores en primera y segunda aún sin out.

 

Con el toquecito de infield hit de Baez, y ayuda de él tercera base Ramirez, los Cachorros llenaron las bases en esta fatídica 4ª entrada con solo un out. Y el veterano de mil batallas, el cátcher David Ross, con un fly de sacrificio, impulso la tercera carrera de Chicago, en este inning, el mejor de todos para los Cachorros desde que la serie se mudó a Wrigley y de paso desgastando más lanzamientos de Bauer que cada vez estaba más cerca de ser relevado.

Al final, lo mejor que le pudo haber pasado a Bauer en esta parte baja de esta 4ª entrada fue enfrentar a Lester que no pudo capitalizar y se fue ponchado, acabando este cuarto inning. Pero el daño estaba hecho y los Cachorros al fin mostraron señal de vida ofensiva, vacunando tres veces al abridor de los Indios de Cleveland.

Pero como ya es costumbre en esta Serie, en la parte alta de la 5ª entrada, Santana abrió con batazo de doblete, colocándose en posición de anotar y sin ningún out.

Pero al final Lester se controló y pudo eliminar la amenaza contundente de los Indios de Cleveland y mantener la ventaja que a su equipo le habían otorgado en la parte baja de la 4ª entrada.

 

Para la parte baja de la 5ª, Terry Francona tuvo que acudir al bullpen y dándole la responsabilidad a Mike Clevinger. Para empeorar las cosas para el pitcher de Cleveland, el joven cátcher puertorriqueño Roberto Perez lanzó de una manera garrafal a segunda base, tratando de interceptar al corredor mandando la pelota al centerfield y colocando carrera posición de anotar en tercera base y con dos outs.

 

Así llegaba el shortstop Russell a la caja de bateo, con hombres en primera y en tercera, pero como ha sucedido más de una docena de veces desde que la serie se mudó a Wrigley Field. Una vez más, los Cachorros dejan hombres en bases tras magnificas oportunidades de anotar, acabando el inning como comenzó: 3 carreras para Chicago y una carrera para Cleveland.

 

Lester salió muy bien en la parte alta de la 6ª entrada eliminando a su primer bateador, pero poco a poco se le fueron complicando las cosas; permitiendo que a Davis enbasarse tras un hit y por otro error del cátcher avanzo hasta segunda base, poniendo a otro Indio de Cleveland en posición de anotar.

Y cuando parecía que Lester salía de apuros, Lindor conecto de hit que casi, casi intercepta Fowller para una gran atrapada; impulsando así la segunda carrera de Cleveland y poniéndole más drama al partido.

 

Pero cuando parecía que Cleveland comenzaba a despertar, el eterno David Ross aplica un perfecto tiro a la intermedia, sacando a Lindor y acabando así una complicada parte de la 6a entrada. Pero el daño ya estaba hecho y Cleveland se acercaba poco a poco, poniendo las cosas 3 carreras por 2 en favor de los Cachorros.

 

Terry Falcona visita el pullpen en la parte baja de la 6ª entrada dándole la responsabilidad a Bryan Shaw.

Para parte baja de la 6ª entrada continuó la sequía de los bateadores de Chicago. Baez persiguiendo una vez más, lanzamientos muy fuera de la zona de strike. Montero entró de emergente por Lester, quien después de seis entradas y media les ha dado la mejor oportunidad a los Cachorros de ganar en casa después de 71 años de no hacerlo.

 

Montero acabo esta parte baja de la 6ª entrada siguiendo con un muy mal lanzamiento por parte de los pitcher de Cleveland que le han tomado la medida a lo que era antes la mejor ofensiva del beisbol en este 2016.

 

En la parte alta de la 7ª entrada, vuelve al montículo Carl Edwards Jr. quien el juego número 3 de esta Serie, hizo historia al convertirse en el primer lanzador afroamericano que picha en Serie Mundial aquí en el Wrigley Field.

 

Pero a Mike Napoli no le importó la inmortalidad de este joven pitcher afroamericano conectando de hit por el jardín izquierdo que casi, casi se convierte en un doblete. Y las complicaciones continuaron para este pitcher cuando Lindor ponía a Napoli en posición de anotar. Para algunos en el Wrygley Field presintiendo que esto podría ser el final.

 

Con batazo que fue hacia el jardín izquierdo, fue todo para Edwards Jr. y al montículo Chapman, que por lo general es el cerrador de los Cachorros, colocándolo en una situación de salvar el partido consiguiendo por lo menos seis outs más.

 

Pero Chapman se recuperó y misión cumplida para el cerrador de Chicago quien mantuvo en cero a los Indios de Cleveland, los cuales amenazaban en seguir anotando al igual que toda la noche.

 

Y para Shaw fue todo. Después de sacar en out en primera a Contreras, y la responsabilidad cayó en Allen en el montículo de los Indios de Cleveland, con la misión de mantenerla débil ventaja de los Cachorros de una carrera y nada más.

 Así como ha sucedido, docenas de veces durante el partido, Una vez más los Cachorros dejan a dos hombres en base, desperdiciando otra oportunidad de incrementar la muy pequeña ventaja que tenían.

Chapman salió contundente en la parte alta de la 8ª entrada ponchando Gomes.

 

En la parte alta de la 8ª entrada se le pidió a Chapman lo imposible, mantener la débil ventaja de los Cachorros por 6 outs más.

Cleveland tenía la carrera del empate a 90 pies de home plate, con dos outs y Lindor una vez más en la caja de bateo. Y Chapman, como los héroes respondió, ponchando a Lindor y colocando a los Cachorros de Chicago a tres outs de su primera victoria en serie Mundial en Wrigley Field desde hace  71 años.

 

Heyward abría con hit la parte baja de la 8ª entrada, robando la segunda base colocándose en posición de anotar y con Baez que ha estado cabizbajo y problemático en su bateo. Y los problemas continuaron para Javier Baez forzando a Chapman a salir a la caja de bateo para tratar de mantener el inning vivo y no tener que salir a pichar tan pronto como la situación pintaba para ello.

Y como se esperaba de un pitcher, Chapman fue ponchado en la parte baja de la 8ª entrada, manteniendo el marcador 3 carreras por 2 a favor de Cachorros.

 

Chapman con una ciudad y un equipo en sus hombros, salió a enfrentar en la parte media del orden al bate de los Indios. Napoli, Santana y Ramirez eran lo único que estaba en medio de entre este pitcher cerrador y una victoria en partido de Serie Mundial en Chicago.

Con retraso al short spot, Napoli se fue al primer out, faltando dos más que han tardado 71 años en llegar al Wrigley Field.

Ya con 38 lanzamientos encima, tres veces más de lo que se le pide a un cerrador, Santana conecta un batazo cayendo el segundo out, tan esperado. Chapman, poncha a Ramirez y asegura la victoria de los Cachorros de Chicago.

 Y de esta manera Chapman, de una manera heroica consigue que los Cachorros de Chicago ganen su primer partido de Serie Mundial en casa desde 1945, sellando así el boleto rumbo a Cleveland.

 
Quizás la victoria de esta noche aquí en el Wrigley Filed, no signifique la coronación de los Cachorros ante su público y ante este estadio de más de 102 años, pero lo que si le da a esta ciudad es la satisfacción de que por primera vez en tres generaciones han visto a su equipo salir triunfadores después de un partido de Serie Mundial.
 
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *