Los hipócritas del PAN y PRD; miedo de Ford a Trump; crecen protestas por gasolinazo

No se deje engañar.

El Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) mienten y han mentido siempre, desde que se tiraron al piso y se entregaron al gobierno federal con su inútil Pacto por México y las igualmente improductivas reformas.

Los trepadores del PAN ahora dicen que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) es el culpable del aumento a la gasolina y de que la reforma energética no haya producido más que ridículos.

Y aunque no les falta razón, hay que desmenuzar la realidad:

Fueron los panistas, de la mano de su entonces líder nacional, Gustavo Madero, hoy refugiado en el gobierno de Chihuahua con el otro farsante, Javier Corral, quienes aprobaron esa reforma, sabedores de que el momento no era adecuado, pero que servía al chihuahuense para afianzarse en la dirigencia nacional.

Madero estaba debilitado y unirse al grupo le garantizaba mantener el control del partido, que perdería después con la traición de Ricardo Anaya Cortés, hoy obsesionado con la candidatura presidencial.

El PAN votó a favor de abrir aún más Petróleos Mexicanos (Pemex) a la inversión privada y liberar el precio de los combustibles y hoy pretende engañar a todos con sus críticas al gobierno federal y al PRI, a los que acusan de traidores.

¿Y ellos qué son?

No conocen la vergüenza.

Y ejemplos sobran: Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth, Fernando Herrera, Mariana Gómez del Campo, Francisco Domínguez y, evidentemente, Ricardo Anaya. Todos se lavan las manos.

Y en el PRD, el panorama no es distinto.

Controlado por la banda Los Chuchos -llamada pomposamente Nueva Izquierda -, en honor a Jesús Ortega y Jesús Zambrano, los patrones, el sol azteca está hecho basura.

El perredismo vive la peor crisis desde que Cuauhtémoc Cárdenas le fundó en 1989, tras las elecciones presuntamente robadas por el PRI, Manuel Bartlett y Carlos Salinas de Gortari, de 1988.

Aún así, Los Chuchos se aferran y no sueltan el mando del partido.

Los principios del PRD fueron olvidados por estos bandoleros y los leales seguidores del partido no se los ha perdonado.

No debe olvidarse que el dichoso Pacto por México fue idea de esa pandilla, en la que estaban Guadalupe Acosta Naranjo, otro trepador y hoy líder de Los Galileos, y Carlos Navarrete Ruiz.

Por eso sus resultados miserables en las elecciones, en las que ha debido aceptar un rol de rémora del PAN, en las llamadas alianzas o coaliciones.

Los millones de simpatizantes que alguna vez tuvo saben que el PRD no existe y que renunció a sus principios y convicciones y no aceptan ese rol de tapetes.

El PRD acordó con el PAN y el PRI dividirse las reformas, para enviar un mensaje de presunta oposición, cuando en realidad había precisamente un pacto.

El PRD aprobó la reforma fiscal, esa que cobra hasta por vender una mascota, gracias a Luis Videgaray Caso, entonces secretario de Hacienda y Crédito Público..

Como los policías: siempre uno bueno y uno malo.

Así, mientras el PAN aprobó la energética, el PRD la fiscal y ambos hacían y hacen como que se critican.

¿Lo ve?

Los dos partidos y sus cabezas son más falsos que un billete de 2 mil pesos.

 

Apenas el inicio

Y cuando el panorama es más negro que la noche, las amenazas de Donald Trump surten efecto:

La cancelación de la inversión de mil 600 millones de dólares de Ford en San Luis Potosí es la segunda, después de Carrier.

El republicano advirtió en campaña que aplicaría aranceles -impuestos- extras o más altos a las armadoras que en lugar de invertir y generar empleo en Estados Unidos, lo hicieran en México.

Ford, aunque en principio se rebeló, hoy se ha cuadrado.

El resultado del anuncio fue oootra devaluación del peso, que llevó al dólar por momentos ayer hasta a 21.48 a la venta, lo que agudizó la incertidumbre en los mercados.

El 20 de enero, cuando asumirá Trump, aún no llega y la economía mexicana está hecha trizas.

Mientras, los secretarios Pedro Joaquín Coldwell, Ildefonso Guajardo y José Antonio Meade defienden en twitter lo indefendible: el gasolinazo le ha roto la face a los mexicanos y los ha empobrecido más, en apenas tres días de enero.

Y luego Enrique Peña Nieto se sorprende del mal humor social.

 

Vámonos: Si no hay respuesta del gobierno federal, las protestas, el enojo y el vandalismo, que ya apareció ayer con saqueos en Chedraui, Villa Nicolás Romero, podrían agravarse.

albermontmex@yahoo.es              @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *