Medidas excepcionales ante posibles alzas, piden senadores

El PRD en el Senado reprochó al gobierno federal de liberar los precios de las gasolinas en 2018, pues es el peor momento para la economía nacional, con un crecimiento del PIB menor a 2 por ciento y una inflación de 4 por ciento, por lo que tiene que rectificar su decisión.

Al respecto, el líder de los senadores perredistas, Miguel Barbosa Huerta, advirtió que el aumento de los combustibles, programado para el primer minuto de 2017, desatará una ola de carestía y el incremento acelerado en precios de los productos de uso común en el país.

Por ello, demandó a los responsables de la política económica y fiscal presentar medidas excepcionales para enfrentar una escalada inflacionaria.

Afirmó que el alza de la gasolina y diésel es resultado del fracaso de la política fiscal y la reforma energética, pues la primera “ahorcó” y llevó a la ruina a la empresa pública más importante del país y Petróleos Mexicanos (Pemex) enfrenta una carga fiscal que le hace imposible prosperar.

En tanto, agregó, la reforma energética tuvo como verdadero propósito la quiebra y el desmantelamiento de PEMEX y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo cual ya lograron.

Señaló que la mala noticia establece que el litro de gasolina Magna costará 15.99 pesos; la Premium 17.79 pesos, y el diésel 17.05 pesos.

“¿Por qué esta política? La posible respuesta nos causa indignación: para hacer atractivo el negocio de la venta de gasolina a empresas extranjeras, sin importar consecuencias en las cadenas productivas nacionales en todos los sectores y los costos al consumidor final”, refirió.

Indicó que no hay afirmación creíble y menos razonable por la decisión adoptada, el Gobierno falló rotundamente y sus consecuencias repercutirán en el nivel de vida de la inmensa mayoría de los mexicanos.

Consideró que ante esta difícil situación es momento de sacudir al Gobierno para sacarlo de su parálisis y de su complacencia. No podemos resignarnos a que un escenario de carestía se instale de manera impune, como si se tratara de un destino irrenunciable.

Agregó que sería una irresponsabilidad por parte de las autoridades que un escenario inflacionario “simplemente se instalara afectando a millones de familias”.

Consideró una “ironía” que México sea un país productor de petróleo y cuente con precios caros en los combustibles, medida que entrará en vigor a partir del 1° de enero y que representa el mayor incremento en los costos de la gasolina en lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto.

“El aumento del precio en combustibles debe agregarse el desabasto en por lo menos 13 entidades, como Aguascalientes, Guanajuato, Michoacán, Zacatecas, Oaxaca, Chihuahua, Guerrero, Morelos, Jalisco, Puebla, Tlaxcala, San Luis Potosí y Durango”, indicó.

Barbosa Huerta dijo que el inicio de 2017 está marcado por la palabra carestía, “la inflación toca a nuestra puerta y la sociedad parece estar sola. Debemos prepararnos para enfrentar los avatares económicos en 2017”, consideró.

En tanto, el senador del PRD, Luis Sánchez, afirmó que la decisión del gobierno federal de adelantar la liberación de los precios de las gasolinas, acaba con la soberanía energética de la que gozó el país, todo en el contexto de una de las peores crisis económicas que se tenga memoria.

Subrayó que el plan original del PRI, PAN y PVEM era liberar los precios de las gasolinas hasta 2018, pero en el peor momento de la economía nacional, con un crecimiento del PIB menor a 2 por ciento y una inflación de 4 por ciento, con la clara intención de beneficiar a los privados que vendrán a vender las gasolinas.

A lo anterior, agregó, hay que sumar el cambio de gobierno en los Estados Unidos, por lo que estos hechos descritos por sí mismos, definen los desatinos del gobierno federal.

Luis Sánchez afirmó que el gobierno federal siempre ha mentido cuando se refiere a que la reforma energética traerá beneficios en los precios para los consumidores de gasolinas y diésel.

Las acusaciones entre diputados por la paternidad del megagasolinazo sigue en San Lázaro, pues legisladores del PRD insisten en que es que es una desvergüenza la justificación” que dan el PRI y los tecnócratas a su servicio para imponer el incremento a los combustibles.

El diputado Omar Ortega dijo que es un verdadero atraco a la población y que es una vergüenza que siendo México una de las naciones petroleras más importantes del mundo, carezca de la capacidad para refinar las gasolinas para su propio mercado y tenga, en consecuencia, que vender petróleo a otras naciones para después comprarles estos combustibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *