Rayando al sol

Ahora es la disquera Warner Music la que acusa a Luis Miguel por incumplimiento de pagos, ya que debía rembolsarle más de tres millones de dólares en 2014, suman tres las querellas que tiene el intérprete

Parece que las demandas para Luis Miguel no paran.

Ahora surge lo impensable.

Segun programas de espectácilos de chismes,  el cantante fue demandado por lo que pudo ser hasta ahora su segunda casa: su disquera Warner Music México, quien cabe destacar, ha manejado su carrera desde hace muchos años pero ahora ya no lo puede esperar más.

Según la información que salió a la luz pública, Warner ha reclamado al artista pagar una deuda de más de tres millones de dólares, luego de que acordara reembolsarle a ésta, tres millones 650 mil dólares en 2014, sin revelarse los motivos de este adeudo.

La disquera explica en un documento que Luis volvió a renegociar el año pasado la fecha en la que devolvería esta cantidad, obligado a realizar esta confesión firmada ante un tribunal en Nueva York, donde tiene conocimiento de esta deuda.

Sin embargo, el intérprete de “Sueña” no ha sido capaz de liquidar la deuda, por lo que la demanda fue llevada a una corte de Los Ángeles.

Cabe recordar que recientemente ‘El Sol’ ha sido noticia debido a las demandas que su exmánager William Brockhaus y Alejandro Fernández han impuesto en su contra, éste último por no haber cumplido con el acuerdo que se tenía para realizar una gira juntos.

 

EL RECUENTO

Como se recordará  todo viene cuando el representante del cantante mexicano Alejandro Fernández confirmó la presentación de una demanda contra Luis Miguel por incumplimiento de acuerdos preliminares para llevar a cabo una gira conjunta entre los dos artistas.

La empresa Star Productions explicó en un comunicado que en octubre de 2015 se iniciaron las negociaciones para llevar una gira entre Fernández y Luis Miguel de abril a noviembre de 2016.

“Ambos artistas firmaron con el promotor de la gira acuerdos preliminares sujetos a la posterior y necesaria celebración de un contrato formal de prestación de servicios artísticos con el mismo promotor”, detalló.

A pesar de los esfuerzos económicos y laborales realizados por Fernández y su equipo de trabajo para realizar la gira, “no se llegó a ningún acuerdo”.

A finales del primer trimestre del año 2016 se reanudaron las negociaciones para ver si había condiciones para realizarse de marzo a septiembre de 2017, pero el tiempo siguió transcurriendo sin que se elaboraran ni firmaran los contratos.

Por ello, “nos hemos visto en la necesidad de presentar un procedimiento legal en el que se hacen del conocimiento a la autoridad una serie de hechos relacionados con las negociaciones iniciales de la citada gira”, indicó.

“Después de año y medio de grandes esfuerzos por parte mía y de mi equipo de trabajo por darle a nuestro público una gran gira; lamentablemente no pudimos llegar a ningún acuerdo”, señaló Fernández en la nota.

Y finalme en el más reciente suceso del caso legal, la jueza Virginia Phillips, de la corte de Los Ángeles, California, firmó una orden para que el servicio de alguaciles embargue un lujoso automóvil Rolls Royce al cantante, según documentos dados a conocer por el programa “Suelta la Sopa”, el auto modelo 2013, valuado en 300 mil dólares, serviría para pagar parte de la deuda, estimada en un millón de dolares, que el intérprete de “Por Debajo de la Mesa” tiene con Brockhaus tras perder la demanda el año pasado.

Los documentos muestran que la corte está dando la opción al cantante de que entregue el vehículo voluntariamente, o los alguaciles lo tomarán en custodia si lo encuentran en un lugar público.

El documento legal muestra claramente y en letras mayúsculas que Luis Miguel puede ser sujeto de arresto y castigo de no cumplir con el mandato de la jueza, según la televisora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *