Representa publicidad informal una práctica dañina para la ciudad, afirma Elizabeth Mateos

Hay un frenesí sin control en la colocación de publicidad informal en la Ciudad de México, que al fijarse en el mobiliario urbano daña la infraestructura, ensucia las calles y provoca un serio problema de contaminación visual que abruma a las personas por la infinidad de mensajes que promueven, denunció la diputada capitalina del PRD, Elizabeth Mateos Hernández.

La vocera del Grupo Parlamentario del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) dijo que en esta práctica dañina para la Ciudad, las empresas utilizan como lienzo los postes de luz, bases de semáforos, teléfonos públicos y paredes, entre otros elementos de la infraestructura urbana, para adherir carteles y promover eventos recreativos y deportivos sin atención de las autoridades.

Mateos Hernández presentará un Punto de Acuerdo ante el Pleno de la ALDF para exhortar a las y a los jefes delegacionales para que se aplique la ley y se erradique esa práctica, que se ha arraigado como una forma de publicidad y que por la cantidad de papel que utiliza atenta contra el medio ambiente y termina por ensuciar las calles.

Expuso que la publicidad informal contribuye al desorden arquitectónico y altera la estética del paisaje urbano de fechadas y mobiliario urbano provocado por la gran cantidad de anuncios expuestos unos sobre otros y representa también un peligro de distracción para peatones y automovilistas, al cubrirse las señales de tránsito, ya que por lo general se colocan en zonas de tráfico intenso.

Además, crean un excesiva estimulación visual invasiva y agresiva por el un abuso de los elementos que se perciben, lo que puede producir ansiedad y afectación en la salud de las personas por el exceso de estímulos, como estrés, dolor de cabeza y migraña.

Recordó que el Reglamento de Anuncios para el Distrito Federal establece reglas para quienes pretendan fijar, instalar o colocar anuncios, como tener un permiso o licencia, aunque estas no se otorgarán cuando ocasionen molestias a los vecinos, afecten la limpieza e higiene o alteren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *