Rescatan a menor maltratado por su abuela

El Ministerio Público rescató a un niño de cinco años de edad, primo-hermano de una menor de siete años, rescatada en diciembre pasado de la casa de su abuela quien la golpeaba y la abandonó en calles de la delegación Iztapalapa. El niño presenta heridas en la cara, cicatrices en todo el cuerpo, y una deformidad por fractura en el brazo derecho.

En conferencia de prensa, la fiscal Central de Investigación para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), Margarita Maguey Neria, mencionó que tras el rescate de la menor de siete años y de tres menores más de 5, 8 y 9 años de edad, relataron a las autoridades la existencia de un quinto niño, el menor de todos. El pasado 13 de marzo el menor fue rescatado.

En entrevistas por separado, los cuatro menores coincidieron en señalar que se cambiaron constantemente de domicilio y que en una ocasión, el niño de 4 años de edad fue golpeado tres veces con un tubo hasta que quedó inconsciente tirado en el suelo, por lo que pensaron que estaba muerto.

Una vez localizado y puesto a salvo, el menor fue trasladado al Hospital Pediátrico de Peralvillo donde relataron que tenía Lesiones en manos y pies por ataduras prolongadas; heridas y cicatrices en la cabeza y rostro; falta de dientes; deformidad en brazo derecho por fractura no atendida; deformidad en rodillas por la posición en que estuvo amarrado; cortaduras producidas con objeto punzocortante; calvicie.

Asimismo, en la cabeza presentaba diversas heridas, las cuales fueron ocasionadas con un tubo metálico y un martillo, por lo que se le practican estudios para descartar que existan daños a futuro, y brindarle la atención médica y especializada que requiera.

Por estos hechos, el agente del Ministerio Público de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes solicitará en las próximas horas la vinculación a proceso y la prisión preventiva contra la abuela de las víctimas, por el delito de privación ilegal de la libertad con la modalidad de causar un daño.

De encontrarse penalmente responsable, la imputada podría alcanzar una condena de hasta 60 años de prisión.

Mencionó que la carpeta de investigación sigue en integración por otros posibles delitos y la búsqueda de las madres de los menores continúa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *