Rusia no expulsará nadie, responde Putin a Obama

MOSCU.- El presidente ruso Vladimir Putin creó sorpresa el viernes al decidir “no expulsar a nadie” en respuesta a la expulsión decidida por Obama de 35 “agentes rusos” en Estados Unidos, acusador por Washington de injerencia en sus elecciones presidenciales.

Poco después de que el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov propusiera al presidente “declarar persona non grata a 31 diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en Moscú y cuatro diplomáticos del consulado general estadounidense en San Petersburgo” (noroeste), Putin se decantó por calmár los ánimos asegurando que Rusia “no creará problemas a los diplomáticos estadounidenses.

“No vamos a expulsar a nadie (…=. No vamos a caer en una diplomacia irresponsable”, subrayó Putin en un comunicado, en el que al mismo tiempo calificaba las nuevas sanciones de Washington de “provocadoras” y dirigidas a “minar aún más las relaciones ruso-estadounidenses”.

Asimismo, el mandatario rechazó la propuesta de Lavrov, que abogaba por aplicar el principio de “reciprocidad” y prohibir a los diplomáticos estadounidenses la utilización de una casa de campo cerca de Moscú y un edificio utilizado como depósito en la capital.

En todo caso, Rusia se reserva “el derecho de tomar medidas de represalia” y “restaurará las relaciones ruso-estadounidenses en función de la política del presidente electo Donald Trump”, precisó Putin.

El presidente saliente estadounidense, Barack Obama, anunció el jueves sanciones contra dos agencias de inteligencia rusas y la expulsión de 35 agentes, en una masiva reprimenda contra Moscú a quien acusa de interferir en la pasada elección a favor del ganador Donald Trump.

Concretamente, la administración estadounidense acusa a Rusia de piratear y difundir correos electrónicos del partido demócrata y del equipo de su candidata presidencial, Hillary Clinton.

Las medidas en respuesta a los supuestos hackeos bautizados como “Grizzly Steppe” por funcionarios estadounidenses, van en contra del Departamento Central de Inteligencia (GRU), servicio secreto militar, y el Servicio Federal de Seguridad (FSB), la ex KGB soviética.

El Kremlin rechaza “categóricamente” estas “acusaciones infundadas” y acusa a Washington de querer “destruir definitivamente” sus relaciones con Moscú.

Trump, que no ha cesado de repetir que no cree en las acusaciones de injerencia rusa, se abstuvo de criticar las sanciones anunciadas por Obama.

Pero las sanciones no se detendrán en las expulsiones, precisó Obama, advirtiendo que la respuesta estadounidense también llegará en forma de operaciones secretas de las que no se informará públicamente.

Las medidas tomadas responden también al “nivel inaceptable de acoso” sufrido desde hace un año por los diplomáticos estadounidenses en Moscú, por parte de la policía y de los servicios de seguridad rusos, según Washington.

El presidente saliente norteamericano lanzó un llamamiento internacional para devolver a Moscú al buen camino e impedirle llevar a cabo medidas de desestabilización en países extranjeros.

Los “amigos y aliados” de Estados Unidos deben “trabajar juntos para contrarrestar los esfuerzos de Rusia para socavar las buenas prácticas internacionales y injerir en el proceso democrático”, declaró.

Las sanciones decididas por Obama menos de un mes antes de abandonar la Casa Blanca son una piedra en el jardín de Trump, que no cree en la injerencia de Moscú y quiere mejorar las relaciones ruso-estadounidenses.

Pero muchos responsables republicanos no comparten esta visión y son favorables a las sanciones contra Moscú.

Paul Ryan, republicano presidente de la Cámara de Representantes, celebró las medidas anunciadas, considerando que ya “estaban tardando”.

John McCain y Lindsey Graham, dos “halcones” republicanos en el Senado, señalaron que Moscú salía bien parada y prometieron imponer “sanciones más duras”. (AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *