Suben de tono protestas previo a cumbre del G-20

HAMBURGO.- Enfrentamientos entre manifestantes antiglobalización y las fuerzas del orden dejaron 76 policías heridos este jueves en vísperas de la cumbre del G20 en Hamburgo y de la primera reunión cara a cara entre Donald Trump y Vladimir Putin.

Se trató de heridos leves, indicó a la AFP una portavoz de la policía de esta ciudad del norte de Alemania, sin poder precisar la cantidad de heridos entre los manifestantes anti-G20.

La policía dispersó con gases y cañones de agua a miles de manifestantes antiglobalización que se volcaron a las calles de Hamburgo.

La policía decidió cargar contra la marcha de más de 10.000 personas, entre ellas muchas vestidas de negro y con pasamontañas, que lanzaron piedras, botellas y petardos contra los agentes.

Convocada con el lema “Welcome to Hell” (“Bienvenidos al infierno”), la marcha fue detenida por la policía cuando intentaba acercarse al centro de convenciones donde se celebrará la cumbre.

Durante los enfrentamientos se lanzaron piedras, botellas y petardos contra la policía, en protestas convocadas por la autodenominada “alianza autónoma y anticapitalista”.

La marcha la encabezaba una gran pancarta que pedía “pulverizar” el G20 (“Smash G20”). El sábado está prevista otra gran manifestación convocada por grupos de extrema izquierda.

Las autoridades han desplegado en Hamburgo cerca de 20.000 policías venidos de toda Alemania como medida antiterrorista y para evitar la violencia de las cerca de 30 marchas convocadas.

Los incidentes continuaban pasada la medianoche en distintos puntos de la ciudad portuaria y miles de manifestantes seguían marchando bajo escolta policial.

“El Estado policíaco hace todo lo posible para privarnos del derecho a manifestar”, dijo a la AFP Georg Ismail, un militante de extrema izquierda presente en el lugar. “Las guerras, el cambio climático y la explotación son el resultado del sistema capitalista que representa el G20”, agregó.

 

Ucrania y Siria en  la agenda

El presidente estadounidense Donald Trump llegó el jueves a Hamburgo, donde el viernes y el sábado se reúnen los miembros del G20 (19 países más la Unión Europea), un foro internacional de las principales economías industrializadas y emergentes.

Trump venía de Polonia, donde reiteró su apoyo a la OTAN y advirtió que está en juego “nuestra civilización” occidental.

“Instamos a Rusia a poner fin a sus actividades desestabilizadoras en Ucrania y en otros lugares” dijo Trump en su discurso en Varsovia, una inusual crítica a Rusia, pocas horas antes de su primera reunión bilateral con Putin.

Moscú no ve con buenos ojos la expansión de la Alianza Atlántica hasta sus fronteras.

Las relaciones entre la Casa Blanca y el Kremlin se complican además por las acusaciones de que Rusia interfirió en las presidenciales estadounidenses de 2016 y las posibles conexiones rusas del entorno de Trump.

“Creo que pudo ser perfectamente Rusia [quién influyó en en las elecciones]. Pienso que también pudo haber otros países” dijo Trump en Varsovia.

El encuentro con su par ruso será clave en la evolución de los conflictos de Ucrania y Siria.

“La segunda visita a Europa se puede resumir en una palabra: Putin”, afirma Derek Chollet, analista del German Marshall Fund of the United States, que asegura que a ambos líderes no les gusta perder y “se sienten más cómodos con la intimidación”.

Trump inició su gira europea en Polonia, un país amigo cuyos dirigentes conservadores comparten muchas de sus ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *