Venezuela: aumentan voces insurrectas contra Maduro

CARACAS.- Grupos rebeldes encapuchados con armas y que aparecen frente a una cámara convocan a endurecer las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro, y sus mensajes se viralizan en las redes sociales.

Lo anterior, como fenómeno social, cada vez es más frecuente y gana terreno en una Venezuela sumida en una crisis política que ha causado más de 120 muertos en cuatro intensos meses de movilizaciones contra el gobierno madurista.

Pero las cuales no lograron el fin de la llamada revolución bolivariana ni detener la instauración de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), vista por sus detractores y por la comunidad internacional como la conformación de una dictadura.

Las voces insurrectas también ocurren días después de que un grupo militar asaltara una base del Ejército en el estado de Carabobo y robara armas de una unidad blindada sin que hasta ahora hayan sido capturados los líderes de la operación, si bien, se registraron dos muertos del bando opositor.

 

‘Me subordino a Constituyente’

Maduro dijo el jueves que se subordina a los “poderes” de la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente, un cuerpo duramente criticado por varios gobiernos de América y Europa como antidemocrático.

Maduro no aclaró el alcance de su afirmación, que opositores y analistas ven como simbólica y como una estrategia para acallar los rumores de que la constituyente dará poderes absolutos al mandatario socialista para gobernar sin control del Parlamento, dominado por sus adversarios.

“Hoy tenemos Asamblea Nacional Constituyente y vengo a reconocer sus poderes plenipotenciarios, soberanos, originarios y magnos”, dijo Maduro desde el hemiciclo donde sesiona el cuerpo de 545 asambleístas.

“Como jefe de Estado me subordino a los poderes de esta Asamblea Nacional Constituyente”, agregó.

El resto de los poderes no ha declarado públicamente su subordinación a la asamblea constituyente que, días atrás, destituyó a la fiscal general, Luisa Ortega.

Más temprano, la presidenta de la asamblea constituyente, la excanciller Delcy Rodríguez, dijo que el organismo que reescribirá la carta magna tendrá la facultad para disolver el resto de los poderes públicos y a sus funcionarios durante sus hasta dos años de vigencia.

Mientras que la oposición llamó a sus seguidores a protestar el sábado contra lo que considera una “dictadura” con la que Maduro busca eternizarse en el poder gracias a la constituyente.

Los acontecimientos ocurridos en Venezuela en los últimos meses han propiciado una crítica generalizada, y que casi todos los grandes países de América se unan para “condenar la ruptura del orden democrático en Venezuela y no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente por su carácter ilegítimo y su pleno respaldo a la Asamblea Nacional democráticamente electa”.

Tras la reunión sostenida en Perú el martes 8 de agosto en Palacio de Torre Tagle, se hizo pública la Declaración de Lima, la cual expresa la decisión de los países de no reconocer a la Asamblea Constituyente recién conformada en Venezuela “ni a los actos que emanen de ella por su carácter ilegítimo”.

Los cancilleres de 17 países hablaron abiertamente de “dictadura”. Estos países no reconocerán ninguna decisión tomada por la Constituyente, incluidos acuerdos económicos. El texto es duro, de clara condena a un régimen que suponen es dictatorial.

La reunión fue encabezada por el canciller del Perú, Ricardo Luna, y asistieron sus colegas de Argentina, Jorge Faurie; Brasil, Aloysio Nunes; Chile, Heraldo Muñoz; Colombia, María Ángela Holguín; y México, Luis Videgaray.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *