Videgaray no salvará el sexenio perdido; Mad Mex: sicosis por saqueos y rumores

Es impresionante la dependencia que tiene Enrique Peña Nieto con Luis Videgaray Caso.

Es su amigo, su brazo derecho, su operador, su compadre, su alter ego.

Y ayer, al presentarlo como nuevo secretario de Relaciones Exteriores, lo abrazó, lo palmeó en la espalda y lo alabó.

Se notaba su satisfacción.

El secretario de Hacienda y Crédito Público que elevó la deuda hasta el 56 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), según el Fondo Monetario Internacional (FMI), y que fue obligado a renunciar por haber traído a Donald Trump cuando candidato y generado un choque con Hillary Clinton, hoy es premiado con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), con la encomienda de acercarse a él.

Preocupante, porque si presuntamente conociendo del tema -economía-, se dedicó a endeudar al país, dilapidando los recursos en gasto corriente y en cero inversión, lo que habría generado empleo y movimiento de la economía, imagine ahora como diplomático, de lo que no conoce nada.

Y él lo dijo, no yo:

-Vengo a aprender de ustedes, aseguró tras asumir el cargo, en lugar de la ineficiente Claudia Ruiz Massieu, sobrina de Carlos Salinas de Gortari e hija de José Francisco Ruiz Massieu, arrojada al desempleo… como millones de mexicanos.

Videgaray Caso está de vuelta. De hecho, nunca se fue.

Desde su salida, obligada más que aceptada, porque el gobierno insiste en que hizo bien, jamás se retiró. Operaba en Los Pinos, visitaba a Peña y participaba en las decisiones.

El argumento para reinsertarlo en el gabinete es su presunta cercanía con el yerno de Trump, Jared Kushner, esposo de su hija Ivanka, por un amigo en común.

-No conozco la Secretaría de Relaciones Exteriores, no soy un diplomático. Se los digo de corazón y con humildad: vengo a aprender de ustedes, deslizó.

Tras el fracaso de la visita del candidato republicano, Peña Nieto vivió las peores horas de su sexenio desde la no superada matanza y desaparición de los 46 normalistas de Ayotzinapa, en septiembre de 2014.

Para medir lo que significa Videgaray, basta recordar cómo fue su coordinador de campaña en 2012, cómo operó el financiamiento, las tarjetas Monex, las de Soriana precargadas que siempre negó, y cómo acudió a los debates en diversos foros, con la seguridad de un discurso bien hilado, y cómo daba consejos, con tufo de instrucciones, a su amigo.

Videgaray aprovechó el fracasado Pacto por México, ideado por Los Chuchos del PRD, para concretar las reformas fiscal, energética y de telecomunicaciones.

El economista se unió a Peña Nieto desde que ambos –Videgaray como socio de Pedro Aspe Armella, secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari, en la consultoría Protego, y Peña como coordinador de los diputados del PRI en el Estado de México- salvaron la deuda de Arturo Montiel Rojas en 2004.

Peña fue gobernador en 2005 y su hoy inseparable amigo su secretario de finanzas.

 

¿Y las razones?

Peña Nieto abordó ayer por primera vez el gasolinazo.

Regreso de vacaciones y presentación de Videgaray.

Pese a sus llamados de 2016 a tener buena vibra y a llenarnos de optimismo, y a superar el mal humor social, la realidad es que el dólar se ha devaluado 70 por ciento en este sexenio, por las razones y causas que sean.

Los recortes al gasto suman un millón de millones de pesos.

Un billón, pues, y eso no lo menciona el gobierno federal.

Esa es la explicación del mal humor social, porque el principal problema de este gobierno es la pérdida de confianza, de credibilidad. Y Javier Duarte continúa libre, Humberto Moreira es más inocente y casto que una niña de 12 años, y la Casa Blanca y la de Malinalco jamás existieron. Es más, fueron un invento.

Peña Nieto no explica, por ejemplo, por qué adelantar la liberación del precio de los combustibles, cuando estaba previsto para 2018.

Atribuye el gasolinazo al aumento del precio internacional y niega que sea resultado de la reforma energética, pero nada más. Parece no importarle las protestas, la inconformidad, el malestar. Total, tiene a su amigo de regreso.

-Comprendo la molestia y el enojo que hay entre la población en general y entre distintos sectores de nuestra sociedad.

Comparto esta molestia que acompaña precisamente en la aplicación de esta medida, pero no hacerlo, y es donde apelo a la comprensión de la sociedad y donde apelo a la sociedad a que escuche las razones que el gobierno ha venido exponiendo del por qué de esta razón, que de no haberse tomado serían aún más dolorosas las consecuencias, aseguró.

La gasolina, además de cara, escasea.

Es el Mad Mex, haciendo alusión a la película Mad Max, con Mel Gibson como protagonista, en la que pelean por la gasolina, convertida en un tesoro.

 

Llamado a la austeridad

Emilio Gamboa, coordinador de los senadores del PRI, hizo ayer un llamado al los tres poderes de la Unión, a los tres órdenes de gobierno y a todos quienes ejercen recursos públicos para implementar una estrategia de austeridad y ahorro.

-Los senadores del PRI somos respetuosos de las expresiones y manifestaciones de inconformidad por el aumento en los precios de las gasolinas, y hacemos un llamado a que estas sean dentro de la legalidad y el orden, y que no alienten actos de vandalismo, dijo.

Reconocemos y entendemos que generan rechazo, pero la realidad internacional obliga al Estado a aplicar estas medidas. De no hacerlo, los mexicanos viviríamos una situación económica aún más delicada, añade.

 

Sicosis

¿A quién o a quiénes sirven el miedo y la sicosis que se han sembrado en el Estado de México y la capital del país?

Las protestas por el brutal, injustificado e incomprensible gasolinazo auténticas, algunas, se han desvirtuado y derivado en saqueos, robos, asaltos y vandalismo en comercios y tiendas varias.

El botín ha sido diverso, pero predominan las pantallas por su precio y por ser un artículo codiciado. De hecho se han llevado motocicletas, electrodomésticos y más.

En la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera informó que han sido casi cincuenta sujetos, mientras que en el Estado de México, Eruviel Avila, aseguró que se reforzará la vigilancia. Más de 250 detenidos, incluidos Michoacán e Hidalgo, informa la Secretaría de Gobernación, y casi sesenta saqueos, sólo en los dos primeros.

En ambas entidades, ayer fue un día jamás visto: la mayoría de los negocios -micro, pequeño y grande- cerró sus puertas por un miedo generalizado propagado de boca en boca y mediante twitter, facebook y whastapp.

Ciertamente ha habido vandalismo, pero el terrorismo sicológico se desbordó y la gente no salió de su casa. Las calles estaban vacías en municipios como Tlalnepantla, Atizapán, Tultitlán, Coacalco, Naucalpan, Huixquilucan, Ecatepec, Nezahualcóyotl y más.

Y en delegaciones como Gustavo A. Madero, Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, entre otras.

Anoche, el Ejército, de por sí presente en municipios,  patrullaba la zona limítrofe.

Acaso auténticas en principio, luego movidas por partidos políticos y organizaciones diversas, las protestas han sido infiltradas por grupos de embozados que parecen organizados, lo que hace sospechar que sean fuerzas enviadas por el gobierno para sembrar el terror y desestabilizar las protestas.

Vámonos: Hoy llegan Los Reyes Magos.

¿Qué será bueno pedirles?

albermontmex@yahoo.es             @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *