‘¿A poco han asesinado periodistas?; ‘¡qué poca madre!’, dice Monreal

¡”Qué poca madre!”

No, no es el sexenio de Vicente Fox, de Felipe Calderón o de Enrique Peña Nieto.

Pero como si lo fuera.

En el Senado se vivieron ayer escenas dignas de una pulcata.

Toma de tribuna, jaloneos, mentadas de madre, piquete de ojos y más. Hasta peluquines volaron.

Ricardo Monreal se las aplicó.

Por la mañana, dijo que se volvería a votar para elegir presidente o presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que no hubiera dudas y porque iban a demostrar que no son tramposos ni rateros.

-No somos ni mentirosos ni defraudadores, dijo el zacatecano a los reporteros.

Conforme avanzó la mañana, se movió para que se dividiera el voto en su bancada y convenció a su aliado el Partido Verde, Encuentro y a los del PRI.

¿El plan?

Que se rechazara en el pleno la repetición de la tercera votación, esa en la que se desaparecieron votos que, luego, aparecieron. O al revés.

Así, Monreal tenía argumento para decir que lo propuso, pero lo rechazaron los senadores, porque cada quien vota libremente.

De esta forma, Rosario Piedra Ibarra, cuyo mayor mérito es ser hija de Rosario Ibarra de Piedra, buscadora de su hijo,  integrante de la Liga Comunista 23 de septiembre.

Lo desapareció la Dirección Federal de Seguridad (DFS), cuando era temida en la dictadura perfecta del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Y pese a los manotazos, jaloneos y panchos de Gustavo Madero Muñoz, a quien hasta el peluquín le volaron y terminó en el suelo cuando senadoras de Morena, encabezadas por Martha Guerrero y Citlalli Hernández, conocidas desde ayer como Las Chineras de Reforma, lo sometieron, Piedra Ibarra rindió protesta como presidenta de la CNDH.

Y está tan informada, que cuando los reporteros le pidieron su opinión sobre los periodistas asesinados en México este año, contestó con candidez:

-¿Han asesinado periodistas?

Terminó de exhibirse cuando dijo que miles de mexicanos están felices con su llegada.

-La derecha alteró un video acusándome de haber votado doble ¡qué poca madre!, ¡qué poca vergüenza!, porque tenía millones de visitas.

Calumnia que algo queda, reclamó el de Zacatecas.

 

Colombianos operan en Tlalnepantla

Las bandas de colombianos prestamistas han invadido México.

En Tlalnepantla, Estado de México, operan en los alrededores del mercado municipal.

Y no sólo prestan dinero con intereses cien o doscientos por ciento más altos que los bancarios, sino que organizan una lotería diariamente.

Han contratado a muchachas que vocean la cantidad –bolsa a pagar– y la hora en que se cierra la venta de boletos, que cuestan veinte pesos.

El sorteo se lleva a cabo en el mercado al caer la noche.

¿Y el alcalde Raciel Pérez?

¿Y la Secretaría de Gobernación?

Son obligatorios permisos de Migración y para juegos y sorteos.

 

La mano que mece la cuna

En Bucareli algo extraño sucede.

Luego de una reunión top secret para abordar la Ley de Amnistía, causó extrañeza que el Coordinador de Asesores, Jorge Alcocer Villanueva, quisiera ignorar a la Unidad de Enlace Legislativo, encargada de presentar dicha propuesta en Diputados.

Dicen las malas y viperinas lenguas que Alcocer opera con Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación en el sexenio anterior.

En la Ley del Maíz Nativo se menciona a Julio Scherer como aliado de Osorio Chong, vía Alcocer  Villanueva. ¿Será?

 

Vámonos:

Los boleros y organilleros no quieren pagar impuestos, como proyecta el Congreso.

Ayer protestaron en las afueras de la otrora ALDF.

 

albermontmex@yahoo.es                           @albermontmex