Aborto, violencia, inequidad y acoso

Media hora después de las cinco de la tarde, el primer contingente feminista de la marcha en conmemoración del Día Internacional de la Mujer entró al Zócalo capitalino para ocupar un templete colocado frente a Palacio Nacional.

‘¡Va a vencer, va a vencer, el feminismo va a vencer!’, coreaban mientras avanzaban.

Las dirigentes de diferentes colectivos feministas, organizaciones de trabajadoras, sindicales y otros, emitieron discursos en los que denunciaron desigualdades para las mujeres; una de ellas explicó que la mayor parte ha enfrentado algún tipo de violencia y este año se observa un incremento lo que, según ella, refleja despreocupación del Estado mexicano hacia este sector.

Señalaron jornadas laborales extendidas, despidos injustificados y contrataciones irregulares que violan los derechos de las mujeres trabajadoras; además la situación económica es peor para ellas y la brecha salarial, de 34 por ciento a nivel nacional, puntualiza las diferencias, lo que se profundiza en comunidades de mujeres más vulnerables como las indígenas.

Señalaron la importancia de que las mujeres tengan derecho a abortos legales y seguros en todo el país, además acusaron los presuntos intentos de secuestro en el Metro de la Ciudad de México y la disminución de recursos a instituciones dedicadas a la protección de las mujeres.

Solicitaron incremento de recursos a programas sociales como estancias infantiles y refugios para mujeres que enfrentan violencia, y subrayaron la necesidad de un sistema de cuidados que permita el funcionamiento de las sociedades, así como políticas de responsabilidad familiar que distribuya las tareas domésticas.

Denunciaron el incremento de redes de trata, acoso cibernético y otros tipos de violencia que enfrentan de manera sistemática y se origina en todos los países, sin distingos de clases sociales y colores, además de desaprobar la Guardia Nacional.

Llamaron a movilizaciones más amplias que tiendan lazos entre mujeres del mundo que enfrentan desigualdad y violencia, las exigencias están encaminadas a garantizar el cumplimiento de derechos humanos, laborales, reproductivos y sexuales, así como a construir alianzas femeninas.

Otra de las dirigentes expuso que las mujeres, 53 por ciento de la población en el país, no son consideradas por el Estado mexicano, que debe destinar recursos para atender necesidades debido a que ellas contribuyen a la economía, por ello están en el derecho de demandar mejores políticas públicas.

Al final del mitin, poco antes de las siete de la noche, un grupo de mujeres, que solicitaba a gritos poder emitir su mensaje entre enfrentamientos en la parte posterior del templete, tomó la palabra sin micrófono.

Solicitó dar voz a todos los colectivos, prohibir los vientres de alquiler, así como garantizar derechos a las poblaciones migrantes y recursos para mujeres que viven violencia y explotación.

Además, con un megáfono prestado, personas transgénero señalaron la importancia de integrar la lucha de las mujeres, sin excluir a ningún colectivo, porque “aquí cabemos todas, hay que construir desde la empatía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *