Abrazos, no balazos, reitera AMLO en Oaxaca

POR URBANO BARRERA
El presidente Andrés Manuel López Obrador supervisó ayer la carretera que conectará a la costa con el centro de Oaxaca en dos horas y aprovechó para dar un mensaje en la plaza central de San Vicente Coatlán y convocar a la población a reconciliarse y en vez de balazos, mejor abrazos.
El jefe del Ejecutivo federal supervisió en esta carretera, que se realizó en una zona alejada de cualquier población y donde hubo un acceso únicamente para funcionarios federales, estatales y un puñado de representantes locales.
Salieron al encuentro del Presidente más de mil personas y aun cuando el acto no estaba agendado la concentración fue cosa de minutos.
Con el pueblo de Oaxaca escuchó la problemática del municipio y se comprometió a iniciar un proceso de reconciliación para la paz.
Hay que destacar que en la región se viven enfrentamientos entre pobladores de Coatlán y los de Sola de Vega por cuestiones agrarias.
El alcalde Dominuito Antonio detalló que hay un conflicto con otra localidad que se ha mantenido por más de 70 años.
Las diferencias han dejado al menos 32 comuneros desaparecidos y agravios en decenas de familias.
Los pobladores le dijeron que intervenga cuanto antes, pues ya no quieren balazos sino abrazos, pero falta la mediación para la paz.
El gobernador Alejandro Murat señaló la visita del presidente motivó a la población y celebraron que sea el primer Presidente que visita la población.
El jefe del Ejecutivo federal destacó que ha dicho a su hijo menor (Jesús) y ahora lo dice al pueblo, la Ley del Talión no dejará nada bueno, pues el que a Hierro mata a hierro muere.
Recordó a Jesucristo y señaló que poner la otra mejilla no es un acto de cobardía, sino de amor. “Si nos vamos al diente por diente, ojo por ojo, acabaríamos todos chimuelos o tuertos. Por eso la vía es la no violencia”.
Al referirse a la carretera, destacó que será inaugurada el próximo año.
Esta importante obra conectará el centro de la entidad a la costa en un tiempo máximo de dos horas.
“Se están haciendo muchos puentes porque no es muy largo el tramo. Son como 110, 120 kilómetros, pero ya se pueden imaginar lo difícil porque se tiene que atravesar la Sierra y son muchos puentes”.
Comentó que en la actualidad se hacen como cinco horas de camino del centro de Oaxaca a Puerto Escondido, por lo que al inaugurar la carretera se harán tres horas menos.
También felicitó a los obreros que están trabajando en la construcción. “Nos encontramos con estos hombres que hacen posible las obras. No nos podemos olvidar de ellos. De los trabajadores de la construcción. No nos olvidemos nunca”, pidió.