Abre Francia pesquisa a Pegasus por espionaje

PARÍS.- La Justicia francesa abrió este martes una investigación por el dispositivo de espionaje a través del programa Pegasus desarrollado por una empresa israelí sobre la base de la denuncia de dos periodistas del sitio de información Mediapart, cuyos móviles se sospecha que fueron infiltrados por Marruecos.

La Fiscalía de París indicó en un comunicado que la investigación se ha abierto por una decena de cargos, incluidos los de atentar contra la intimidad, interceptar mensajes, intromisión fraudulenta en un sistema informático o venta sin autorización de un dispositivo técnico para la captación de datos informáticos.

La Fiscalía no dio ninguna indicación sobre la identificación de los posibles responsables de la comisión de esos delitos. En esta primera fase, señaló a Efe un portavoz, el objetivo es establecer la realidad de los hechos.

Las pesquisas se han encargado a la Oficina Central de Lucha contra la Criminalidad de Tecnologías de Información y la Comunicación (OCLCTIC) de la Policía Judicial.

En el origen de este procedimiento está la denuncia del director de Mediapart, Edwy Plenel, y de su periodista Lénaïg Bredoux, después de las revelaciones del consorcio de medios Forbidden Stories sobre la utilización masiva del programa Pegasus desarrollado por la empresa israelí NSO para infiltrar miles de móviles de personas cuyos números fueron proporcionados por países que compraron sus servicios.

Los otenciales clientes identificados son Arabia Saudí, Azerbaiyán, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Hungría, India, Kazajistán, México, Marruecos, Ruanda y Togo.

En el caso de Plenel y Bredoux, las sospechas de espionaje vienen de Marruecos. Mediapart se quejó de que “el aparato represivo” marroquí durante meses “violó la intimidad privada de los informadores, atacó a la profesión periodística y a la libertad de prensa y robó y explotó datos personales y profesionales”.

 

Teléfono de Macron en la mira  

El teléfono móvil del presidente francés, Emmanuel Macron, figuraba entre los objetivos de espionaje a cargo del programa israelí Pegasus, según informó este martes el consorcio de medios de información que ha revelado el escándalo.

La información no precisa si el teléfono de Macron habría sido finalmente penetrado por el programa espía.

Una fuente del Elíseo pidió prudencia ante la vaguedad de las informaciones, aunque avanzó que, “si los hechos se confirman, son evidentemente muy graves”. EFE

Deja una respuesta