Agentes de la PF siguen en la Guardia Nacional

URBANO BARRERA

Foto: Cuartoscuro

Funcionarios, jefes policíacos, investigadores de gabinete y operativos formados en la Policía Federal (PF) de Genaro García Luna, continúan incrustados en la Guardia Nacional (GN) a donde fueron transferidos.

Esto es, la exigencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, para que nada que huela a García Luna permanezca en la GN no se cumple.

El motivo: no se quiere liquidar a jefes policiacos y personal que ya ganaron juicios y en los que el Poder Judicial ha ordenado que se les indemnice.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) prefiere pagar multas por millones de pesos, para no incurrir en desacatos y prolongar los juicios de nulidad ante los Tribunales Federales de Justicia Administrativa.

Hay procesos que datan de diciembre de 2016 y la figura demandada es “pago de salarios (grados y cargo en suma), prestaciones (aguinaldo, bonos y compensaciones), así como la indemnización constitucional establecida, a contarse desde el 25 de nombre de 2016”.

“Ello, hasta la fecha en que se ejecute el pago (y se cumplimente lo que se exige en sentencia)”.

Hay cientos de casos en donde se han pagado más de diez multas por ex elementos con tal de no liquidarlos. Es decir el propio gobierno incumple con la ley, pero al desobedecer a los jueces y no pagar indemnizaciones mantiene vivos a todos los elementos que no desea.

Con la incorporación a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se filtrará aún más al personal, pero la deuda sigue y se hará impagable en un futuro.

A LA DERIVA MÁS DE 23 MIL

Con la reforma propuesta por López Obrador para transferir el control operativo y administrativo de la GN a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), deja fuera a 23 mil 236 policías federales que laboran en ella.

Esta enmienda, aprobada por el Congreso y publicada en el Diario Oficial de la Federación, no resuelve el problema y será heredado al próximo gobierno, aunque garantiza cientos de futuras protestas.

El problema se acentúa aún más en los organismos especializados de la Guardia Nacional donde hay ex policías y ex empleados que continuarán en activo, en “forma temporal”.

NO SE CUMPLIÓ LA PALABRA

De acuerdo a policías federales y sus abogados la palabra empeñada por el Ejecutivo federal no se cumple.

Se ofrecieron “bajas voluntarias”, pero las indemnizaciones no se dieron conforme a la ley.

Es decir, no se reconocieron años completos, grados, comisiones y servicios especiales.

La capacitación se redujo y por ahorrar recursos la duración de los cursos y prácticas es menor para los elementos activos.

Alertan que ya se perdió el intercambio de información con policías locales y municipales y las detenciones se hacen sin respeto a la cadena de custodia y protocolos.

La estadística puestas a disposición se redujo desde el inicio de la Guardia Nacional y las sentencias condenatorias también van a la baja.

A la fecha indicaron no se ha concretado la parte presupuestaria y los recursos económicos y administrativos corren a cargo de la SSPC, así la GN continuará su consolidación como una institución civil adscrita a la SSPC.

CANCELACIÓN DE GRADOS

Una molestia dentro de las Fuerzas Armadas que integran la GN es que se cancelan los grados jerárquicos y aplican equivalencias que supuestamente corresponden dentro de la Policía Militar en el Ejército y Fuerza Aérea, sin ser tales.

La Secretaría de Marina (Semar) y la SSPC deberán transferir plazas y recursos presupuestales correspondientes, sin que se hayan hecho estudios precisos para asignar salarios y compensaciones.

La federación estima que como la mayor parte del personal de las Fuerzas Armadas observa un “valor, profesionalismo, disciplina, vocación de servicio y espíritu de cuerpo provenientes de la formación militar”, que se puede perder, si no se cumple con los derechos y prestaciones que antes gozaban.

La GN renace en la Sedena con problemas laborales, pérdida de capacidades e información y desvinculación con la sociedad, habrá autoritarismo interno, violación a derechos, hostigamiento, acoso sexualmente y discriminación hacia otros niveles de corporaciones de seguridad.

Deja una respuesta