Ajusta Hacienda crecimiento de la economía mexicana para 2021 a 5.3% desde 4.6%, aumenta inflación y baja tipo de cambio

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó este miércoles, los pre-criterios económicos a la Cámara de Diputados para 2022, en donde prevé un crecimiento de 5.3 por ciento al concluir este año, desde el 4.6 estimado al entregar el paquete económico en septiembre de 2020, y el rango se ubica entre 4.3 y 6.3 por ciento.

Para el próximo año, la dependencia estima que el crecimiento será de 3.2 por ciento, y el rango podría oscilar desde 2.6 y hasta 4.6 por ciento.

También espera un incremento sustancial en el precio del crudo, pero números diferenciados para la plataforma de producción y de exportación de crudo.

Y si bien aún no se observa en la realidad una recuperación de todos los factores económicos que podrían hacer ver una mejoría real de la economía, la dependencia encargada de las finanzas del país sostiene que las previsiones derivan “del fortalecimiento del mercado interno, que se ha visto beneficiado por el avance de la campaña de vacunación contra el COVID[1]19, así como de un mayor dinamismo en la economía mundial, incluida la recuperación de los precios globales del petróleo”.

Asimismo, en el documento entregado hoy, se señala que la inflación concluirá en esta anualidad en 3.7 por ciento, desde el 3.0 por ciento estimado el año pasado, y para 2022 podría bajar a 3.2 por ciento, considerándose aun en el rengo del Banco de México (Banxico), de +/- un punto porcentual.

Hacienda espera que el tipo de cambio podría concluir en 20.2 pesos por billete verde en este año, menor al 22.1 presentado al Congreso de la Unión el año pasado, y para el próximo podría ser de 20.4 pesos.

Los anteriores indicadores estarían apoyados gracias, como siempre, al crecimiento de la economía de Estados Unidos que se espera en 6.1 por ciento para este año y 4.0 por ciento para el 2022; un crecimiento de la producción industrial de 6.6 por ciento en esta anualidad y de 4.1 por ciento en el siguiente.

Mientras que el precio del crudo se estaría reconsiderando al alza en 55 dólares para este año, desde 42.1 dólares, y en 53.1 dólares para 2022; con una plataforma de producción de un mil 794 millones de barriles diarios para 2021 desde un mil 857 aprobados en 2020, y de un mil 867 millones de barriles diarios en 2022; y una plataforma de exportación de crudo de un mil 097 millones de barriles diarios para este año, desde los 870 previstos en diciembre anterior, y una baja a 996 millones de barriles diarios para 2022.

La dependencia estableció en el documento que, desde el inicio de la actual administración, el gobierno de México, a través de Hacienda, ha mantenido una política fiscal consistente centrada en mantener finanzas públicas sanas;  conservar la deuda en una trayectoria decreciente, así como incrementar la recaudación mediante el combate a la evasión y elusión fiscal.

Aseveró que lo anterior resultó en una posición sólida con respecto a otros países lo que permitirá, en 2021, que el gobierno de México cuente con mayores recursos para impulsar la actividad económica y realizar inversiones estratégicas.

“Esto contribuirá no sólo al bienestar de la población sino a lograr una recuperación económica sostenida”, auguró la dependencia que encabeza Arturo Herrera Gutiérrez.

Señaló que, al proyectarse mayores ingresos presupuestarios en el presente año, por 174.3 miles de millones de pesos respecto a los aprobados y menor costo financiero y adeudos de 2021, por 18 miles de millones de pesos, se impulsará un mayor gasto programable en 2021 en 173.4 miles de millones de pesos y se darán mayores recursos a los estados a través de participaciones en 18.9 miles de millones de pesos.

De igual forma, aseveró que, “reafirmando el compromiso del gobierno de México, la deuda disminuirá en casi un punto del PIB este año, al pasar de 52.3 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto) observado en 2020 a un estimado de 51.4 por ciento al cierre de 2021.

Aunque más adelante, en el documento presentado, señala que “la prudencia fiscal” que ha caracterizado a la administración se reflejará en una reducción adicional de la deuda para 2022, un estimado que apenas alcanzaría 51.1 por ciento del PIB, “colocándola así en una senda sostenida a la baja y protegiendo los recursos de las próximas generaciones”.

Siguiendo con la senda de recuperación económica, para 2022 la dependencia anticipa un crecimiento económico de entre 2.6 y 4.6 por ciento, “debido a la consolidación de la reapertura económica que traerá la conclusión del proceso de vacunación nacional, así como de la política de fortalecimiento del empleo y los ingresos, la inversión pública y privada en infraestructura, los avances en inclusión financiera y el impulso adicional del comercio a través del T-MEC (Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá)”.

De igual forma, señaló que el fortalecimiento esperado de los ingresos permitirá en 2022, continuar disminuyendo el déficit y el endeudamiento y, al mismo tiempo, reforzar el gasto destinado a programas y proyectos de infraestructura estratégicos.

La Secretaría de Hacienda aseveró que, con este documento inicia el diálogo con el Congreso de la Unión sobre las perspectivas económicas y de finanzas públicas para el cierre de 2021 y el ejercicio fiscal del próximo año, cuyos detalles se conocerán con la entrega, en los primeros días de septiembre próximo, del Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2022.