AMLO necesita la consulta; el superávit agroalimentario

La consulta para enjuiciar a los ex presidentes se llevará a cabo sea como sea.

Andrés Manuel López Obrador ya lo había dicho y ayer lo reiteró: si no se reúnen los 1.8 millones de firmas de ciudadanos, requisito para que se aplique el cuestionario para llevarlos ante un juez por las triquiñuelas, vulgo transas, cometidas en sus sexenios,  él enviará la solicitud.

El escrito.

Es decir, la consulta va porque va.

-Si no se llega al número de firmas yo tengo preparado ya un documento escrito.

Bueno, el borrador.

Si ellos no alcanzan a reunir las firmas, yo presento el documento, dijo en su mañanera de Palacio.

Y es que a Andrés Manuel le urgen distractores.

Hoy se le termina el del avión que no tenía ni Obama.

La rifa del avión sin avión y de los 2 mil millones de pesos sin los 2 mil millones de pesos es este 15 de septiembre.

Con apenas el 70 por ciento de los boletos vendido, 4 millones 179 mil, que significan 2 millones 89 mil pesos, y hasta una autocompra de 500 millones -producto, dice Andrés Manuel- de decomisos de la Fiscalía General de la República (FGR),  el sorteo se realizará.

Por cierto, René Bejarano no tiene vergüenza. No la conoce. Ayer tuiteó una foto con diez boletos de la rifa. Cinco mil pesos.

¿Quién pompó boletitos quién pompó?, como dice el tabasqueño citando a su paisano Chico Che.

¿Y luego qué venderá desde Palacio para desviar la atención de la peor crisis de salud y económica desde la Gran Depresión de 1932?

Pus la consulta.

Por eso la insistencia.

Porque, de lo contrario, ¿de qué tendría que hablar en la mañanera?

De los 150 mil empleos recuperados entre agosto y septiembre, del más de un millón cien mil perdidos desde que comenzó la epidemia.

O de la caída del Producto Interno Bruto de -18.9 por ciento en el mismo periodo, sumada a la de -.1 por ciento con que cerró 2019 o a la de -8 por ciento que analistas, incluido el Banco de México, prevén para 2020.

Se necesita el tema para colocarlo mediáticamente.

Y eso, créame, lo sabe Andrés Manuel, perfectamente.

Cualquiera que sea -firmas ciudadanas o la solicitud de López Obrador- irá a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que decida la constitucionalidad de la solicitud y si es procedente.

Así lo ordena la Ley Federal de Consulta Popular publicada en 2014.

Pablo Gómez, diputado de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), presentó una iniciativa para llevar a cabo una consulta en la que los ciudadanos opinen si se aplica una ley de amnistía a los ex presidentes.

Puro cuento.

Ninguno de los ex presidentes irá a prisión.

La única posibilidad de que alguno pise la cárcel, se vaya a la sombra, es que a Andrés Manuel se le descomponga más el escenario.

Que lo necesite.

De suceder, entonces sí, que se persigne Calderón, porque es el único con el que realmente tiene cuentas por cobrar.

Ese 0.56 por ciento de 2006 con el que se robó la Presidencia -la verdad no duele, pero incomoda dicen las abuelas- aiga sido como aiga sido y las constantes burlas y mofas del obsesionado ex integrante del Partido Acción Nacional (PAN) no las ha olvidado López Obrador.

Peña Nieto está vacunado.

Ese video de Pío, hermano de Andrés Manuel, acabó con la estrategia de exhibir a los integrantes del sexenio pasado, utilizando a Emilio Lozoya Austin.

Porque, de pronto, Lozoya salió del libreto.

 

Vámonos: Qué calladito se lo tenían: Superávit agroalimentario de 21.4 por ciento de enero a julio.

Y con todo y pandemia.

Estrellita en la frente para todo el sector, que comanda la Secretaría de Agricultura, encabezada por Víctor Manuel Villalobos Arámbula, ingeniero agrónomo pa’ más señas.

 

albermontmex@yahoo.es            @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *