AMLO pasó el examen: todo iba bien, hasta que… Trump lo usó y se dejó usar

Andrés Manuel López Obrador pasó el examen.

Su discurso iba muy bien, excelente, hasta que aseguró que Donald Trump no ha impuesto nada a México y que el republicano cada día trata mejor y respeta a los connacionales.

Cuando recordó que hay desencuentros y agravios que todavía no se olvidan y que los 38 millones de mexicanos, incluidos los hijos de padres nacidos acá, son una comunidad de gente buena y trabajadora “que vino a ganarse la vida de manera honrada y que mucho ha aportado al desarrollo de esta gran nación”, pareció, por un momento, que mantendría la itensidad.

Pero no, bastaron dos párrafos para que el sueño terminara.

Fue un encuentro en el que ambos manejaron límites hasta donde les convenía.

No tocaron ni el muro que México paga diariamente no sólo con dinero sino con vidas; tampoco la migración, que cada día es más riesgosa ni el tráfico de armas y, mucho menos, el maltrato a los indocumentados y documentados, integrados en esa comunidad de 38 millones.

En 2019, Marcelo Ebrard debió acudir a Washington, precisamente, a aceptar el envío de 26 mil integrantes de la Guardia Nacional a la frontera para evitar que los centroamericanos que López invitó a ir a México lleguen a su país, a cambio de que Trump no aumentara los aranceles a los productos mexicanos.

Las famosas caravanas.

¿Eso no es una imposición?

No había necesidad de alabar a tal grado a Trump, porque el discurso, insisto, es de los mejores que ha dado López.

Pudo haber evitado esa adulación y no hubiese sido descortés, seguro temor de quien o quienes lo redactaron.

En términos generales López Obrador puede estar satisfecho, porque se dejó usar y usó a Trump. Y viceversa.

El republicano que busca reelegirse en noviembre quería enviar una señal de que la relación con México está un nivel que jamás ha tenido, que López Obrador es su amigo y que Estados Unidos necesita a los mexicanos que, son trabajadores, exitosos y buenas personas.

Evidentemente busca su voto, sabedor de que va a bajo en las preferencias ante el demócrata Joe Biden.

En la campaña de 2016 aseguró que los mexicanos son criminales, violadores y asesinos.

Desde ayer, los spots de la campaña de Trump comenzaron a utilizar las imágenes del discurso de López Obrador, donde alaba su trato hacia la comunidad mexicana.

En la entrega de ayer aseguré que la reunión en la Casa Blanca era peligrosa porque el del copete es bipolar y había que esperar para saber qué Trump recibiría a López Obrador.

Y lo recibió Trump presidente, todo bondad, generosidad y amabilidad.

En comunicación y en política, el lenguaje corporal es clave.

Andrés Manuel se mostró en el atril seguro, tranquilo y con una experiencia de más de tres décadas en la lucha política y, sobre todo, en la oposición, maltratada, vejada por el gobierno en turno.

Acaso un tanto encorvado.

Su manera de sentarse en el escritorio a la hora de la firma también dejó qué desear.

Mientras Trump se mostraba altivo, como siempre, López esta igualmente encorvado.

Y llevaba su corbata de las águilas en la historia de México. La misma que vistió en su toma de posesión.

-¡Que viva Estados Unidos de América!

¡Que viva Canadá

¡Que viva nuestra América!

“¡Viva México, Viva México, Viva México!”, concluyó en pleno jardín rosado de la Casa Blanca y ante Donald Trump.

Y sí, que viva México.

 

Oaxaca, el mejor

Oaxaca es el mejor destino para viajar en el mundo.

De acuerdo con la revista especializada Travel + Leisure, Oaxaca es el número uno de las mejores 25 ciudades del mundo.

La encuesta anual de los World’s Best Awards 2020 así lo señala.

Para los turistas y enamorados de los viajes, lo que más les gusta de un sitio es la simplicidad de la acción y ese estado la brinda.

Oaxaca ha desplazado a San Miguel de Allende, Guanajuato.

-Es un lugar lleno de arte, arquitectura, gastronomía e historia, es, en resumen, encantador, coincidieron los votantes.

Alejandro Murat, gobernador oaxaqueño, lo tuiteó y agradeció a hoteleros y a todos los implicados en el sector turístico por el apoyo para conseguir la distinción.

Destacan en el top de esta evaluación, el alcalde de Huixquilucan, el de Merida y la priista Cristina Díaz, alcadesa de Guadalupe, NL, quienes estan por encima de quienes gobiernan ciudades como Aguascalientes, culiacan, Veracruz, Pachuca, asi como alcadias de la Ciudad de México.

 

Ranking de alcaldes

Cristina Díaz es la presidenta municipal mejor evaluada del país, según una evaluación hecha en junio por la Consultora Compaings & Elections en Mexico.

Se analizó el desempeño de 56 alcaldes sobre tareas básicas en servicios de mayor demanda ciudadana, como seguridad, alumbrado, basura, bacheo, pavimentación, agua y en estos tiempos acciones sanitarias contra el COVID.

La priísta gobierna Guadalupe, Nuevo León.

El alcalde de Huixquilucan, Estado de México, Enrique Vargas del Villar, del PAN, es el número uno, seguido de Renán Barrera, de Mérida, Yucatán.

 

Vámonos: Qué ignorancia la de los capitalinos: hacer fila para comprar, cuando hay 33 mil muertos y miles de mexicanos hospitalizados por Covid-19.

No hay remedio.

 

albermontmex@yahoo.es          @albermontmex