AMLO se atrevió y Calderón no; lucra PAN con tragedia; opera narco en CDMX y compra policías; Cancún y Playa

Andrés Manuel López Obrador se atrevió.

Y aunque ciertamente la logística no fue la adecuada hay que aplaudirle.

Enfrentar a la mafia de Petróleos Mexicanos no es cualquier cosa.

En una ocasión, Felipe Calderón Hinojosa, cuando presidente, me dijo que no era fácil acabar con el sindicato que dirige el acusado de toda clase de irregularidades, Carlos Romero Deschamps.

-¿Por qué no se deshace del sindicato de Pemex, tal como hizo con el de Luz y Fuerza del Centro?

-No es fácil, hay muchos intereses. Me paralizan el país, contestó.

Es ahí donde toma importancia la decisión del tabasqueño, porque atacar el robo de combustible, llamado huachicoleo, que, ha dicho, opera desde el interior de la petrolera, pasará necesariamente por el sindicato.

Y no porque Romero Deschamps esté involucrado -eso tendrán que resolverlo las indagatorias-, sino porque conductores pipas, tripulación, gerentes de estación, despachadores y más seguramente son agremiados.

Ayer, López Obrador aseguró que no ha tenido contacto con el líder, pero que Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, sí y que le ha advertido que irán con todo, trátese de quien se trate.

El desabasto que se vive en Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Puebla, Nuevo León, Tamaulipas, Estado de México, Hidalgo, Aguascalientes y Michoacán es consecuencia del cierre de ductos para evitar el robo y de que el combustible comenzó a distribuirse en pipas.

Más lento, sí.

Más caro, también.

Faltó planificación, reconoció ayer Rocío Nahle, secretaria de Energía, y al disculparse pidió a la población comprensión y ayuda, porque se trata de acabar con ese delito, que ya entraba hasta en el presupuesto de la ex paraestatal y del mismo gobierno federal vía Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El robo alcanzaba 60 mil millones de pesos anuales, ha dicho López Obrador.

Una fortuna.

Más que los 55 mil millones que recibe la UNAM.

El Ejército mexicano tomó ayer el control de las refinerías que, se supone, eran vigiladas históricamene por las fuerzas federales, pero que no era así.

Ahora sí, dicen, revisan documentos, suministro, abastecimiento y distribución.

Y los ductos, controlados por computadora, son cerrados en cuanto se detecta la baja de presión por una toma clandestina, para evitar la ordeña.

Si hay éxito en la misión, el gobierno lopezobradorista se habrá apuntado el primer logro realmente importante, lejos de las ocurrencias y de las obsesiones.

 

Lucran el PAN y Polevnsky

El Partido Acción Nacional (PAN) y su líder Marko Cortés Mendoza están urgidos de reflectores.

Quieren mantener Puebla y no les importa lucrar con la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle, ex gobernador.

Las explotan, las exprimen, les sacan provecho.

Les rinden homenaje.

Aseguran que Movimiento Regeneración Nacional (Morena), su dirigente Yeidckol Polevnsky y su ex candidato Luis Miguel Barbosa Huerta lucran con la tragedia, pero son los panistas, encabezados por el inexperto y poco carismático líder, quienes la utilizan para ganar espacios en los medios.

Anoche, en otro homenaje a la pareja, hasta el perdedor candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés reapareció.

Todos con sus sentidos discursos, que no creen ni ellos.

El Congreso estatal ha postergado la elección de un gobernador interino por sentido común y si persistiera el fair play -juego limpio- como en el futbol, éste tendría que ser del PAN.

Y sí, Polevnsky ha sido poco elegante, poco cortés y poco inteligente al anunciar que Barbosa Huerta será candidato nuevamente en las elecciones extraordinarias.

Una semana después de la nochebuena, cuando cayó el helicóptero del matrimonio que se apoderó de Puebla aiga sido como aiga sido, la estridente morenista ya promovía al ex senador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Se le vio como una vulgar ambiciosa, como si le urgiera ganar un estado y como si Morena no hubiera tenido suficiente con los resultados en las urnas.

Barbosa Huerta, presionado por el momento político, contaminado, turbio y ensuciado por la extrema derecha, que tiene su base en Puebla, y por los ataques en las redes sociales, cometió el error, incluso, de llamar magnicidio al supuesto accidente.

Y también se equivoca, porque debió marcar distancia del pronunciamiento de Polevnsky y esperar el momento, allá por mayo o junio, cuando ya se haya enfriado todo.

La tragedia se ha utilizado para atacar a Morena y a Barbosa. En el colmo de la perversión se le llegó a señalar en las benditas redes sociales, donde abundan la ignorancia y la estupidez, como responsable.

Sí, Barbosa Huerta se equivoca, pero su lucha política y su acusación de fraude que, aunque los tribunales local, al servicio de Moreno Valle, y federal, al servicio del Partido de la Revolución Democrática (PRD), su aliado en la coalición por Puebla en los comicios del 1 de julio, descartaron, no es motivo ni para culparlo de las dos muertes ni para negarle el derecho a competir de nuevo.

El PAN, reitero, usa la tragedia, el drama, para posicionarse y para tratar de mantener el gobierno de Puebla.

De eso no hay duda.

 

Limpia de mandos en SSP capitalina

Sesenta por ciento de mandos removidos en la policía capitalina. Muestra innegable de que el narco y el crimen organizado operan en la CDMX y corrompen.

Claudia Sheinbaum, mandataria cedemexiquense, anuncia 4 mil policías más a las calles y respuesta a llamados de auxilio en 3 minutos.

Volverá a los cuadrantes, implementados por Manuel Mondragón y Kalb, cuando jefe de la policía con Marcelo Ebrard, y hoy aplicados a nivel nacional con la Guardia Nacional.

 

Cancún y Playa, en manos del narco

Quintana Roo dejó de ser un paraíso.

Específicamente Cancún -Benito Juárez- y Playa del Carmen -Solidaridad -, donde el narcotráfico actúa, como en la mayor parte del país, impunemente.

Desde el gobierno de Roberto Borge y hoy con Carlos Joaquín González, medio hermano de Pedro Joaquín Coldwell.

Hace dos años en el Blue Parrott, en la quinta avenida, mero corazón de la zona de bares y restaurantes de Playa, una balacera causó la muerte de seis personas, dos turistas incluidos.

¿Y qué cree?

El cuento de siempre:

-Este es un hecho aislado, según Laura Beristáin, alcaldesa de Solidaridad.

El bar de mala muerte se ubica a siete kilómetros de la zona hotelera, pero eso no significa menos gravedad.

Hace más de 20 años que la Riviera Maya era un auténtico paraíso.

 

Vámonos: ¿Cómo le fue en el Guadalupe-Reyes?

Día Hábil está de vuelta en el año nuevo.

 

albermontmex@yahoo.es @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *