AMLO se sube al avión con destino a 2021

Andrés Manuel López Obrador no se subió, como prometió alguna vez.

Bueno, no física, pero sí políticamente.

En su mañanera con el hangar presidencial y el avión que no tenía ni Obama de seis mil millones de pesos como escenografía, volvió a sacar provecho.

Mientras en Nuevo León y Tamaulipas se vivía una emergencia humanitaria por el paso de la depresión tropical Hanna, y en México las muertes por coronavirus superan ya – sin datos actualizados- 44 mil, Andrés Manuel tiene el poco tacto de nuevo de abordar un tema intrascendente y que sólo desvía la atención.

Ese avión, del que aún se deben cuatro mil millones y por el que se pagaron 1.7 millones de dólares -unos 38 millones de pesos – para estacionarlo a la intemperie en Victorville, California, diecinueve meses, le sirvió para ganar la presidencia en 2018 y hoy lo utiliza y utilizará como distractor el tiempo que sea necesario rumbo a la intermedia de 2021, en la que sabe que no será fácil mantener la mayoría en la Cámara de Diputados y ganar todas las gubernaturas proyectadas de quince en juego, así como congresos locales.

Ayer, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer que en México el 54.9 por ciento de la población vive en pobreza laboral.

¿Qué significa eso?

Que no les alcanza para comer con lo que ganan.

Que su ingreso es insuficiente.

De 35.7 por ciento del primer trimestre del año, pasó al 54.9 por ciento.

Y eso se debe a la pérdida de al menos dos millones de empleos formales -el Inegi refiere doce millones, incluidos informales- por la epidemia de Covid-19 y la caída de la actividad económica.

Técnicamente, pobreza laboral refiere el porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria.

 

Extraordinario para medicamentos

Mario Delgado anda desesperado, desde que fue regañado en cadena nacional por López Obrador.

Y así, presiona para que se apruebe en oootro periodo extraordinario la compra consolidada de medicamentos al extranjero.

Andrés Manuel, empecinado en no comprar a las farmacéuticas mexicanas por corruptos y ladrones -eso ha dicho en reiteradas ocasiones-, dice que las conseguirá fuera.

En India, Inglaterra, Francia, donde sea.

Pero no se pone a pensar que esas compras significan no sólo poner en riesgo los empleos que da la industria de los medicamentos, con 600 mil en sus 250 plantas en todo el país, sino dejar de percibir los impuestos que los proveedores deben pagar por la operación.

Es dinero que se queda en México, pero no lo entiende.

Además, si tiene pruebas de la corrupción, de las compras amañadas, a sobreprecio -por supuesto que hay algunos gandallas-, pues que se proceda legalmente y que se haga la compra a ellos.

¿O cómo cree que esas empresas pagarán a sus químicos, a sus laboratoristas, a sus adminstradores, a sus obreros?

De por sí la crisis ha generado el desempleo ya señalado y él quiere provocar más.

La carta que publicaron la AMELAF, ANAFAM, AMIIF y CANIFARMA el 20 de julio pasado no ha recibido respuesta del mero preciso.

Bueno, casi, casi ni acuse de recibo.

 

Por la reforma

Ricardo Monreal construye desde el Senado puentes con gobernadores y otros actores para sacar la reforma al Código Nacional de Procedimientos Penales y fortalecer la impartición y administración de la justicia.

Ayer puso en marcha la mesa insterinstitucional en la que participarán sectores e instituciones, como el Poder Judicial, la FGR, fiscalías estatales y la Consejería Jurídica de Presidencia.

En septiembre deben tener consenso.

Ayer estuvieron los gobernadores de Hidalgo, Tlaxcala y Veracruz.

 

Vámonos: ¿Qué más se le entregará al Ejército?

Ya hace de todo.

 

albermontmex@yahoo.es           @albermontmex