¡Andy Murray gana y está de vuelta!…

Si, así como lo leen, el mejor tenista británico de todos los tiempos, Andy Murray, está vuelta. Después de estar fuera del circuito por casi dos años, lo que parecía imposible pasó… Murray volvió. Andy terminó con lágrimas en los ojos, después de vencer nada más ni nada menos que al gran Stan Wawrinka por 3/6, 6/4 y 6/4 en la final del torneo ATP 250 de Amberes, donde después de muchos meses de inactividad, se levantó con el título, el primero tras su regreso después de que le implantaran una prótesis en la cadera a principios de enero de este año. Lo que parecía imposible, pasó, Andy lo consiguió… ¡Murray regresó al tenis, ganando un título ATP!

 

¡No le fue fácil!…

Pero su camino hacia la final no fue nada fácil, ya que antes tuvo que librar en las rondas previas, dos durísimas batallas. Primero en los cuartos de final, tuvo en contra a un tremendo y aguerrido rival, el rumano Marius Copil. A quién derrotó de manera casi heroica 6/3, 6/7 y 6/4 en casi tres horas de partido. Lo mismo sucedió en las semifinales, en donde el francés Ugo Humbert, tomó desde el inicio del partido la iniciativa, para arrebatarle el primer set 3/6, y cuando todos pensaban que el sueño de Murray acabaría, sacó fuerza de flaqueza, para imponerse con gran categoría en los dos siguientes sets y finiquitar el partido 7/5 y 6/2.

Ya instalado en la final, tras casi dos horas y media de partido y después de una verdadera batalla campal dentro de la cancha con Stan, repleta de potentes disparos desde el fondo de la cancha y jugadas magistrales de ambos lados, Andy volvió a vestirse de rey y ganar su título 46 a lo largo de su brillante carrera. “Significa mucho para mí esta victoria, sobre todo después de los problemas que he tenido en los últimos años. Ha sido un gran partido. Stan ha jugado increíble, los dos diría yo. No esperaba esto y por eso estoy muy feliz. Estoy muy orgulloso de lo que he hecho esta semana”, comentó el jugador de 32 años que en el inicio de esta temporada tras perder con el valenciano Roberto Bautista incluso dudó si podría volver a jugar e insinuó que se retiraría en Wimbledon. Pero afortunadamente para él y para el tenis eso no sucedió, y este domingo volvió a disfrutar de las mieles de la victoria, el reconocimiento del público y de su rival, quién dicho sea de paso, además de gran tenista, es un gran ser humano. “Todo el tenis, incluido yo mismo estábamos muy tristes después de lo de Australia. Eres un grandísimo jugador, te lo mereces”, añadió el suizo en un gesto de puro deportivismo, el cual el público no dudo en ovacionar. Cabe destacar que Murray, situado esta semana en el puesto 243 del mundo, no ganaba un torneo desde hace dos años, cuando venció en la final de Dubai al español Fernando Verdasco, cuando era el #1 del mundo… ¡Bienvenido de vuelta Andy, el tenis está de fiesta!