Ante el crecimiento de casos de acoso sexual, proponen aumentar penas para acosadores

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) 23 mil 542 personas, cuyas las edades van de 15 a 29 años se vieron obligadas a renunciar a sus trabajos durante los primeros tres meses de este año, ya sea por acoso o discriminación, lo que la ubica como la cifra más grande que se ha presentado en los últimos 10 años para un primer trimestre, aseguró el diputado local Nazario Norberto Sánchez.
El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales e Iniciativas Ciudadanas del Congreso de la Ciudad de México dio a conocer que en el próximo periodo de sesiones que inicia en septiembre próximo, presentará una iniciativa para modificar el Código Penal capitalino a fin de hacer más severas las penas contra los acosadores sexuales en el trabajo.
El legislador por Morena consideró inadmisible que esta práctica ilícita se suscite día con día en empresas tanto de gobierno como privadas y no se ponga un alto a los instigadores.
Precisó que por este tipo de conductas las personas se vean obligadas a dejar sus empleos o, peor aún, tener que aceptarlas al creer que no existe otro camino para llevar el sustento a su familia.
Asimismo, señaló que se estudiará también la manera de que los reincidentes sean separados inmediatamente de su cargo, aún en empresas privadas. Eso sí, dijo, debe prevalecer la cultura de la denuncia, porque de otra manera los acosadores seguirán esa práctica en perjuicio de cualquier persona que busque trabajo honrado.
Nazario Norberto precisó que se buscará establecer de alguna manera una obligatoriedad en los reglamentos internos, para que este tipo de conductas sean sancionadas sin demora, de lo contrario, se procedería a imponer a alguna pena o multa directa a aquella compañía que pase por alto o haga caso omiso o bien, no actué en consecuencia cuando se reporte el caso o casos de acoso sexual.
A quien cometa acoso sexual, según se establece en el artículo 179 del Código Penal, se le impondrán de uno a tres años de prisión a quien solicite favores sexuales para sí o para una tercera persona o realice una conducta de naturaleza sexual indeseable para quien la recibe, que le cause un daño o sufrimiento psicoemocional que lesione su dignidad,
Cuando además exista relación jerárquica derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o de cualquier clase que implique subordinación entre la persona agresora y la víctima, la pena se incrementará en una tercera parte de la señalada en el párrafo anterior.
Si la persona agresora fuese servidor público y utilizara los medios o circunstancias que el encargo le proporcione, además de la pena prevista en el párrafo anterior se le destituirá y se le inhabilitará para ocupar cargo, empleo o comisión en el sector público por un lapso igual al de la pena de prisión impuesta. Este delito se perseguirá por querella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *