Aprueban diputados revocación y consulta, luego de discusión

Entre protestas de legisladores de oposición, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó por mayoría calificada las reformas constitucionales para implementar las figuras de consulta popular y revocación de mandato.
Luego de que en diciembre pasado PAN, PRI, PRD y MC lograron frenar esta iniciativa, en esta ocasión Morena y sus aliados del PT, PES, PVEM y 7 ex perredistas, a los que su sumaron tres priistas, logró sacar esta iniciativa de reformas constitucionales con 328 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones. Fue turnada al Senado para su discusión.
Con esta reforma legal, el presidente Andrés Manuel López Obrador podrá estar en las boletas en la elección intermedia de 2021 para ratificar su mandato, lo que, a decir de los legisladores de oposición, implica que hará campaña abiertamente a favor de los candidatos de su partido y además se abre la puerta a la reelección.
Tras más de nueve horas de discusión, se aprobó en lo general y lo particular, entre consignas, mantas y tomas de tribuna de legisladores que se oponían a esta propuesta.
Las modificaciones señalan que el derecho y la obligación de los ciudadanos de votar en los procesos de revocación de mandato del presidente de la República.
Asimismo, reduce el porcentaje del número de electores requerido para que éstos puedan solicitar al Congreso de la Unión la realización de consultas populares sobre temas de trascendencia nacional.
La bancada de Morena propuso por su lado reducir del 34 al 25 por ciento de la lista nominal de electores el porcentaje de participación de ciudadanos para que los resultados de la consulta sean vinculantes para la autoridad.
La diputada de Morena, Tatiana Clouthier, aseguró que con esto se amplían los derechos políticos de los mexicanos y rechazó que se pretenda la reelección presidencial, como acusó la oposición.
“Revocación quiere decir procedimiento electoral mediante el cual los ciudadanos o electores pueden votar para cesar a un funcionario electo de su cargo público. Les recuerdo, señores diputados, que, si esto lo hubiéramos tenido antes, el propio presidente Enrique Peña Nieto no hubiera llevado al país al despeñadero”, sentenció en tribuna.
El panista Marcos Aguilar Vega, sentenció que es inaceptable que estos mecanismos de democracia directa se conviertan en mecanismos de presión o de propaganda política.
“No queremos un presidente en campaña, queremos un presidente de tiempo completo, que respete las elecciones federales del 2021 y que gobierne sin demagogia, sin populismos y para todos”, señaló.
La priista María Alemán, rodeada de sus compañeros de bancada, sentenció que el siguiente paso es la reelección “y no se advierte que el pueblo mexicano quiera parecerse a Bolivia, a Ecuador o a Venezuela”.
Mientras, el coordinador de los diputados sin partido, Ricardo Gallardo Cardona, destacó que la iniciativa de la revocación de mandato es una lucha histórica de la izquierda de México, para empoderar a la gente y que sea ella quien decida sobre el futuro del país.
Reiteró que de haber existido esta reforma con anterioridad, el gobierno se hubiera ahorrado mucho en eliminar la corrupción y licitaciones poco claras, por ejemplo.

Tras desechar las reservas que presentaron 36 diputados, el pleno lo ratificó en lo particular, también por mayoría calificada, con 326 votos en pro, 127 en contra y cero abstenciones.

De las propuestas desechadas, 14 fueron del PAN, ocho del PRI, seis de MC, seis del PRD, una del PVEM y una de un diputado sin partido.

Sólo se aceptó la reserva presentada por Morena, que reduce el porcentaje mínimo requerido de la participación ciudadana para que una consulta popular sea vinculatoria, que será del 25 por ciento y no del 34 por ciento como indicaba el dictamen.

El documento señala para el caso de los procesos de revocación de mandato del presidente de la República, que éstos serán convocados por el Congreso de la Unión a petición de: el Ejecutivo federal, el 33 por ciento de integrantes de cualquiera de las cámaras del Legislativo federal o el equivalente de, al menos, el 3.0 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores, o sea 2 millones 615 mil 777 ciudadanos.

Se estipula que la votación sobre la revocación de mandato se realizará el mismo día de la jornada electoral en la que se elijan diputados federales, y será vinculante siempre y cuando participe, al menos, 48 por ciento del electorado y exista mayoría absoluta.

Se faculta al Congreso de la Unión para legislar sobre procesos de revocación de mandado y se estipula que las constituciones de los estados podrán establecer que se realice el proceso de revocación del mandato del gobernador de la entidad y del jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Se faculta al INE para organizar los procesos de revocación de mandato y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se le otorga la atribución para resolver las impugnaciones sobre este tema.

Para el caso de las consultas populares, se reduce el porcentaje del número de firmas requeridas de los electores, para que éstos puedan solicitar al Legislativo federal la realización de estos ejercicios, al pasar del 2.0 al 1.0 por ciento.

Asimismo, se precisa que los resultados de las consultas populares serán vinculatorios para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales y autoridades competentes cuando la participación total corresponda, al menos, al 25 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *