Arduo camino

Mario Delgado Carrillo está decidido a iniciar la reestructuración de Morena de inmediato con base en la amplia ventaja lograda en las encuestas sobre Porfirio Muñoz Ledo para presidir el partido en el poder.

Sin embargo, su labor no será fácil, Muñoz Ledo sigue metiéndole el pie a su liderazgo y no son pocos los grupos y grupúsculos renuentes a seguir cualquier directriz que no esté acorde con sus intereses sectarios.

Lograr la unidad de Morena parece condición sine qua non para garantizar el triunfo en las urnas el próximo julio, cuando se lleven a cabo las elecciones nacionales, estatales y municipales más grandes de la historia del país, pero en el horizonte partidista esa posibilidad no se ve.

Los resultados electorales de este mes en Coahuila e Hidalgo advierten con claridad que sin estructura, organización y trabajo unitario las votaciones se pierden, a pesar de contar con un liderazgo sólido en la Presidencia de la República. Hasta el PRI resucitó bajo esas malas condiciones.

Delgado Carrillo lo sabe bien y por ello su principal empeño será el organizacional, dar una estructura electoral al partido desde los comités de base, y aunque todos coinciden en esa necesidad, más de uno buscará desarrollar sus propios caminos con el único fin de imponer a sus candidatos a los más de tres mil puestos de elección popular en disputa.

Por si ello fuera poco, para nadie pasa desapercibido que ya desde ahora está en juego la carrera presidencial entre dos fuertes aspirantes, Marcelo Ebrard Causabón y Claudia Sheinbaum Pardo. Ambos con sendos representantes en Morena, Delgado Carrillo del primero, y Citlalali Hernández, la secretaria general del partido, de la segunda.

Estas diferencias o abiertas pugnas políticas hacia el interior de Morena harán más difícil la operación cicatriz que urgen en el órgano político más importante del país, hoy por hoy. Así las cosas.

SUSURROS

La confinación a que ha obligado la pandemia del Covid-19 ha provocado una sensible recuperación de público para la televisión abierta en todo el país que sufría de fuerte caída.

Televisa se logró recuperar con fuerza no sólo en número de televidentes sino también en utilidades, después de algunos años difíciles, mientras que TV Azteca no logró consolidar su repunte reciente.

De acuerdo al reporte de Alcance total-día en personas, del primero de octubre pasado, realizado por Media Research Center, HR Ratings, el Canal de las Estrellas de Televisa llegó a 20 millones 526 mil 660 personas, muy por arriba del segundo lugar, Azteca Uno que fue visto por 12 millones 289 mil 625 personas.

De las televisoras pequeñas, sobresale Imagen con un alcance de cinco millones 523 mil 810 televidentes, mientras que de las frecuencias del Estado el canal Once se mantiene como el de mayor penetración con dos millones 139 mil 246 espectadores.

En total vieron televisión abierta ese día 70 millones 625 mil 490 personas en todo el país.

Email:  salvadormartinez@visionmx.com  Twitter:  @salvador_mtz
ooOoo