Aspectos positivos y negativos de la licitación de medicamentos

Por Fernando Fuentes

Después de un largo proceso que estuvo plagado de polémica, el fallo de la compra consolidada para abastecer al Sistema de Salud por lo que queda del 2019, se dio el pasado viernes 28 de junio. Al más puro estilo del director italiano Sergio Leone, aquí recapitulamos lo bueno, lo malo y lo feo del concurso para adquisición de fármacos.

Lo bueno. Aunque se trató de impulsar un “nuevo” modelo, se conservó el mismo esquema de compra, que desde el 2013 y hasta el 2018 fue operado por el IMSS y que registró un ahorro total de 17 mil 592 millones de pesos durante este periodo.

Después de un largo estira y afloja, así como fuertes acusaciones sin sustento, la SHCP, convocó al concurso para la distribución, almacenamiento y entrega de los fármacos, insumos y materiales de curación a más 240 puntos en todo México. La SHCP reconoció sus limitaciones y la valiosa contribución de las empresas distribuidoras de medicamentos.

Desde que se anunció la compra consolidada de medicamentos, la Oficial Mayor de SHCP, Raquel Buenrostro, informó que se traerían medicamentos extranjeros para generar ahorros, a través del Programa de Precalificados de la OMS. La sorpresa fue que los países integrantes no participaron abonando al desarrollo de empresas asentadas en México; además de que sólo alcanzaban a cubrir el 15% de las claves solicitadas, cuentan con reportes de prácticas regulatorias cuestionables de acuerdo con la FDA.

Lo malo.Los retrasos y la incertidumbre en la publicación de la convocatoria, programada para el 7 de mayo, terminó publicándose hastael pasado 5 de junio. La apertura de propuestas tuvo también aplazamiento por la “caída de sistema” de CompraNet; el fallo se retrasó en 3 ocasiones.

Las inconsistencias y falta de experiencia durante todo el proceso provocaron que el 62% de las claves quedarán desiertas. En el último ejercicio que coordinó el IMSS, este porcentaje de adjudicación fue de 92% comparado con el 38% (1,167 claves adjudicadas) de este año.

Además de lo anterior, destacó la ausencia de la Oficina de Naciones Unidas, uno de los elementos que fue anunciado como “novedoso” en este proceso de compra; en ninguna de las actas se puede observar el nombre de este organismo.

Lo feo.La industria farmacéutica acusó que los Precios Máximos de Referencia (PMR) no coincidían con la realidad del mercado, además de que los tiempos de entrega eran demasiado cortos y las penalizaciones por no entregar, muy altas; ambos elementos provocaron que muchos laboratorios no estuvieran dispuestos a ofertar los productos.Considerando los PMR, la licitación representó un ahorro de 1,032.5 millones de pesos: 13% de la estimación del gobierno y 21% en relación con la última compra consolidada que realizó el IMSS.

Adicionalmente, destaca el hecho de que no se respetó la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (LAASSP) que especifica muy bien que antes de convocar a una licitación abierta internacional, se debe convocar a una de carácter nacional.

En este caso, la SHCP no sólo pasó por alto el marco legal sino que también ignoró a las empresas extranjeras que tiene tratados con México, como Estados Unidos y Suiza, y decidió abrir las bases de concurso, para cualquier empresa del mundo que estuviera interesada en participar en la licitación.

En conclusión, el modelo implementado de 2013 a 2017 es perfectible sin necesidad de hacer experimentos. La idea  de demostrar que hay un combate a la corrupción no puede poner en riesgo la salud de los mexicanos. La cordura y sensatez debe ser la variable en el próximo proceso de compras consolidadas 2020.

FRONTERAS.Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, tocó un aspecto muy importante sobre los estudiantes rechazados en las universidades públicas para estudiar la carrera de medicina, al señalar a los responsables: “tecnócratas corruptos irresponsables” le cerraron la posibilidad a los jóvenes de estudiar medicina con “los llamados exámenes de admisión”

“Y no era el examen de admisión para que entraran los mejores. No, el examen de admisión era porque-y sigue siendo desgraciadamente, no tenían presupuesto las universidades públicas”  En este sentido anunció el presidente López Obrador, que se hará un censo de médicos a nivel nacional, para determinar si hay un déficit de profesionales de la salud, con el objeto de aumentar el presupuesto para las escuelas de medicina.

En este sentido, aplaudo la medida del presidente, pues definitivamente hay un déficit de profesionales de la salud, para la población en general, pero también es urgente fortalecer las escuelas y facultades de medicina del país, pues padecen de una situación lamentable, especto que abordare en otro momento.

Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio Nacional de Locución 2017. Premio México de Periodismo 2013. Director de la revista Medicina Cientifica. ferfuentesmty@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *