Atención en Salud

Nadie en su sano juicio podría manifestarse en contra del ofrecimiento del presidente López Obrador, de dar atención gratuita en salud a toda la población que carezca de seguridad social en los tres niveles de atención.
La definición de política de salud del régimen, debe ser respaldada por toda la población, aunque hay que reconocer que la entrada en vigor del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), ha sido deficiente y atropellado, además de que su consolidación tardará cuatro años más.
Pero el hecho de que no se cobre la atención en salud para todos los millones de mexicanos que carecen de IMSS o ISSSTE, ni en atención básica, media o especializada, es un logro sin igual para todos aquellos que lo necesitan.
Es necesario aún que el Gobierno Federal a través del Insabi firme los convenios respectivos para la operación del nuevo instituto de salud en todas las entidades y definir cómo se transferirá la cuota solidaria estatal a la atención médica.
Este fin de semana se reunirán en Yucatán los gobernadores y allí deberán definir su posición ante el Insabi, que tras el encuentro que tuvieron con el presidente López Obrador el martes pasado espera sea positiva.
Cierto es que ha habido fallas y anomalías en este arranque de año y que la enfermedad no espera, sin embargo, el logro que se alcanzará es inmenso, nada pagarán los usuarios de estos servicios médicos por recibirlos.
Papel muy importante jugará en este esquema de atención gratuita la unidad de IMSS-BIENESTAR, que encabeza Gisela Lara Saldaña, la cual cuenta con importante infraestructura especialmente en el medio rural y que este año tiene un mayor presupuesto para fortalecer y aumentar el universo de sus servicios en beneficio de la población más desprotegida.
La salud es derecho fundamental del individuo y por ello es plausible la acción del gobierno.

SUSURROS
Con la aprobación en los comités del Senado de Estados Unidos del T-MEC fue prácticamente avalado el nuevo tratado entre Estados Unidos, Canadá y México, por lo que se espera la ratificación del pleno para la próxima semana, la aceptación del T-MEC en estos momentos ofrece beneficios coyunturales especialmente a los presidentes Trump y López Obrador, aunque por muy distintas razones.
Para el Jefe del Estado vecino del norte el T-MEC representa un importante triunfo político en medio del escándalo por impeachment que el propio Senado debatirá en la misma semana, por lo que hará mucha alharaca de que obtuvo el mejor tratado de la historia para la Unión Americana.
En tanto, para el Presidente de México, el T-MEC significará dar certidumbre al rumbo económico del país, seguridad para los inversionistas y mayor captación de capitales de riesgo para el país.
No fueron pocos los obstáculos que el nuevo tratado tuvo que pasar pero, por fin, parece que ya no habrá retrasos para su ratificación en Estados Unidos y Canadá, una vez que el Senado mexicano ya lo hizo.
Si todo marcha como se espera en el mes de febrero se podrá firmar el acuerdo comercial trilateral por parte de los Jefes de Gobierno de Estados Unidos, Donald Trump; del Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, y del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a poco más de 26 años de entrar en vigor el actual TLCAN.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo