Aumenará costo de pasaporte en 2022 hasta en más de 600 pesos

El Senado aprobó, sin modificaciones, la Ley Federal de Derechos, con la cual se incrementa el costo de los pasaportes, la entrada a museos y zonas arqueológicas, así como impone una cuota para obtener los códigos de seguridad que se imprimen en las cajetillas de cigarrillos.

Con 68 votos a favor, 44 en contra y una abstención, el pleno senatorial avaló el proyecto de decreto que aumenta el costo de pasaportes ordinarios, documentos de identidad y viaje.

De esta forma, el pasaporte elevará su costo en 2022 con vigencia de un año pasa de 645 a 754.67 pesos; para 3 años pasa de 1,345 a 1,471.46 pesos; por 6 años pasa de 1,845 a 1,998.77 pesos, y por 10 años pasa de 2,840 a 3,506.11 pesos.

El cobro actual para tener acceso a museos y zonas arqueológicas va de 48 a 80 pesos, pero a partir de 2022 aumentará de 65 a 85 pesos, dependiendo en qué clasificación se encuentre el lugar.

Hay 13 zonas arqueológicas, museos y monumentos que no cobran el acceso, pero a partir del año próximo tendrán una cuota, con el fin de afrontar el desgaste que presentan por su uso y aprovechamiento.

En este caso están Arqueológico Tlatelolco; Sitio Arqueológico Pañhú; Sitio Arqueológico la mesa Tehuacán Viejo; Sitio Arqueológico Lagartero; Sitio Arqueológico La Ferrería; Sitio Arqueológico Boca de Potrerillos; Sitio Arqueológico El Cerrito; Sitio Arqueológico de Pomoná; Sitio Arqueológico de Cuyuxquihui; Sitio Arqueológico de Izapa; Sitio Arqueológico de Tehuacalco; Sitio Arqueológico de Xlapak y Monumento Inmueble Histórico Museo Nacional de las Culturas del Mundo.

Los contribuyentes cubrirán una cuota de 12 centavos por la obtención de los códigos de seguridad que deberán imprimir en las cajetillas de cigarros o tabacos, los cuales sirven para que el Servicio de Administración Tributaria lleve un control del volumen de producción, combatir el contrabando y la adulteración.

La obligación para la industria consiste básicamente en imprimir un código de seguridad en cada una de las cajetillas de cigarros para su venta en México, siendo el SAT la única entidad generadora de este a través de herramientas tecnológicas diseñadas para ello.