Aunque se vaya el gabinete no se cae el mundo

Aunque se vaya el gabinete no se cae el mundo

La frase que soltó el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo que con la renuncia de Carlos Urzúa, pareciera que se cae el mundo, sin duda tiene tanta razón que difícilmente muchos no pueden o se resisten entender.

Porque le digo esto, bueno, porque simplemente parece que todavía no conocen bien al Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre los mensajes que manda y manda de que su proyecto es el cambio de régimen y no solo de gobierno.

Es una marca tan fuerte que, al menos hoy en día con el peso que conserva, incluso le puede renunciar el gabinete y en menos de tres minutos tiene  uno nuevo, con rostros diferentes y, tal como sucedió con el Secretario de Hacienda no pasa nada.

Tal vez se le mueva un poco el piso, pero no como para que se caiga, eso es lo que no entienden muchos de sus colaboradores y menos los del exterior.

Cuánta razón del líder de los senadores Ricardo Monreal que veía al Presidente solo, vaya un gabinete que tenía que salir al quite, reforzarlo, acompañarlo, pero no, pareciera que estaban atados de manos.

Por eso los deseos de Monreal que le mando a Carlos Urzúa  fue que le vaya bien y casi casi le echó la bendición como cuando un hijo se  va de viaje.

Los de enfrente apuestan porque se caiga el Presidente, que le vaya mal, que se tropiece para entonces gritar a los cuatro vientos que su política fue equivocada y que ahí están los resultados.

Pero como decía el ex Presidente Carlos Salinas, no se hagan bolas, primero López Obrador es el que tiene la simpatía y no su Gabinete. Los puede correr de una patada y remplazarlos de  inmediato, tiene un ejército esperando turno al bat, de eso no tenga dudas.

Es adorado por sus seguidores y a ellos no les importa quién es el secretario de Economía, de Hacienda o de Educación, saben que el que reparte las becas, los dineros para los adultos mayores y el que está luchando contra la corrupción se llama López Obrador, nadie más.

Por eso las palabras de don Porfirio con un toque más que irónico que la salida de Carlos Urzúa pareciera que se cae el mundo, fueron exactas ante los catastróficos  pronósticos de los adversarios que veían incluso que se caía no solo el mundo sino el cielo.

En términos prácticos, se puede ir el gabinete y López Obrador no le inquieta, lo reemplaza y al siguiente día ofrece una amplia explicación en su conferencia mañanera, se pueden mover los mercados pero por minutos, como fue el caso de Urzúa, pero hasta ahí.

Se imagina si renunciara  el de la SEP, usted cree que  los estudiantes van a salir a reclamar porque se va el Secretario, es lo que menos les importa, les importa sus becas y nadamás.

En el caso de Bienestar, antes Sedesol, si se va la Secretaria menos les va a importar a los adorados viejitos que ni la conocen, lo que les importa es que les entreguen sus recursos mensuales que se los dio López Obrador.

Se fue la de Semarnat que retrasó a su antojo el despegue de un avión comercial donde viajaría, porque ella venía retrasada. Al siguiente día la renunciaron y no paso nada o alguien escucho que hubiese alguna manifestación con el Presidente o que el dólar se fuera  en más de 20 pesos. Es más ya ni se acuerdan de su nombre.

Esas renuncias al igual que la de Germán Martínez al IMSS y Tonatiuh Guillén a Migración, no quiere decir que no sean grandes eminencias, expertos en sus materias, especialistas vaya, de eso no hay duda. Se fue Tatiana Clouthier de Gobernación y ni quien se acuerde.

Lo que se tiene que entender es que hasta el momento el Presidente está tan fuerte o blindado de aceptación que los números todavía le favorecen para mandar al diablo no a las instituciones pero si a sus titulares y hoy por hoy no pasa nada, después ahí Dios dirá.

GANAN FEDERALES TRISTES 2,300 QUINCENALES

La tristeza de familiares de los Policías Federales, sobre todo esposas y sus hijos, fue la estampa que registró su visita al Senado de la República a pedir intervengan los legisladores para evitar, lo que ellos llaman injusticias de despojarlos de su empleo. Y defienden que no son delincuentes, se la han jugado por el país y no es justo que los etiqueten como lo peor.

Llamó la atención lo castigado que económicamente son los elementos de categoría tercero, las esposas mostraban los recibos quincenales que percibían de 2 mil 300 pesos, más menos. Incluso algunos con hasta 12 años de servicio y como aguinaldo un miserable bono de seis mil pesos.

Son los más castigados y son cientos, la desesperación de los familiares apostados en las rejillas de la barda del Senado mostraba impotencia y coraje, amén de la necesidad del empleo y, porque no hasta mejoras salariales.  A ver qué pueden hacer los coordinadores Miguel Angel Mancera, Mauricio Kuri, Miguel Angel Osorio, y los mandamás Ricardo Monreal en esta Cámara y Mario Delgado en San Lázaro.

NO PUDIERON CON PIÑON LOS SICARIOS DE IVONNE

Se acuerda de Lorena Piñon, la misma aspirante a dirigir el PRI, bueno el Tribunal Electoral ordenó su reinstalación para participar pues la impugnaron. La trataron de eliminar y en su regreso restregó a sus adversarios que los sicarios de la democracia de Ivonne Ortega no pudieron tirarle sus derechos a competir.

Jachavez77@yahoo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *