Baja California

Por Guillermo Deloya Cobián

Polémico desde la celebración de la elección misma resulta el ejercicio democrático en el estado más distante del noroeste en el mapa de nuestro país. Recordemos que en Baja California, fracasó el intento del actual gobernador Jaime Bonilla, quien intentó mediante argucias legales ampliar el mandato en el ejecutivo del estado de dos a cinco años. En ese escenario de controversia arranca la elección para el estado que fuera el primer bastión del partido acción nacional cuando en 1989, por primera vez le arrebatara el gobierno al revolucionario institucional con el triunfo de Ernesto Ruffo. Pero la ruta de la polémica continúa ya que en la boleta aparecen perfiles que bien vale la pena detenerse a analizar en cuanto a su posible atingencia y aportación a la política electoral. Lo cierto es que Baja California se elegirá una cartera mucho más reducida que en otros estados, por lo que el interés central se ubica en la elección para el gobierno estatal. Además de tan alto encargo, se tendrá la necesidad de optar en las urnas por 5 presidentes municipales con las correspondientes 5 sindicaturas, además de 63 regidurías. Por lo que hace al poder legislativo, los bajacalifornianos votarán entre las opciones de partido para elegir a 17 diputados de mayoría relativa y a 8 de representación proporcional. En un estado donde en una población de 3’769,020 habitantes, por un pequeño porcentaje, la mayoría son varones, es una buena noticia que en la contienda electoral se encuentren tres mujeres que compiten por la gubernatura. Con un padrón electoral de 2 millones 926 mil 100 ciudadanos, las diversas fuerzas políticas contenderán para alcanzar encumbrar el gobierno al que aspiran 7 candidatos. En primer término, después del fortalecimiento que experimentara con la elección de 2018, donde MORENA prácticamente barrió al obtener todos los puestos electorales en disputa, ahora, a través de una coalición formada con el partido del trabajo y el verde ecologista, postula a la diputada con licencia y presidenta electa de Mexicali, Marina del Pilar Ávila, mujer de territorio que ya sonaba de tiempo atrás y quien llega con suficientes credenciales para apostarse por el gobierno. Entre esos logros, se subraya el haber logrado el menor índice delictivo en diez años para el municipio de Mexicali, conforme a las propias cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Por otra parte, en una audaz postulación, la alianza Vamos por Baja California, compuesta por el PRI, PAN y PRD, pone en la boleta a María Guadalupe Jones Garay, mejor conocida como Lupita Jones a quien se le recuerda por la currícula apegada al espectáculo y a la belleza, lo que la llevó a ser Miss Universo en el concurso del año de 1991. Con manejo del escenario público y buena presencia mediática, esta coalición apuesta por una cara amable, aunque no necesariamente conocedora del quehacer público o legislativo. En otra propuesta por un perfil femenino, Victoria Bentley Duarte por igual la veremos en la boleta. Ex diputada local por el partido acción nacional, votante a favor de la denominada “Ley Bonilla”, sin embargo, con una base de apoyo en las estructuras sindicales de las que fue lideresa, Bentley pretende aportar a la campaña y competir con suficiencia. Otros contendientes que buscan la contratación del electorado son Alejandro Mungaray por Movimiento Ciudadano, Jorge Ojeda por Fuerza por México y Carlos Atilano por el partido local “Baja California SI”. Dejamos para el final a quien sin duda ha sido ave de las tempestades, provocador de movimientos telúricos desde su fortalecido bastión en Tijuana; Jorge Hank Rhon quien llega en medio de tormentas partidistas y confrontaciones con el actual gobernador de la entidad. Desde declaraciones poco afortunadas, que, hay que decirlo, pudo sortear prontamente, el partido encuentro solidario cobija a quien no fuera agraciado por la candidatura por el PRI. Dueño del equipo de futbol “Xolos” de Tijuana, Hank cuenta con un apoyo local interesante, forjado en varias cuestiones que versan desde el altruismo a colonias, popularidad futbolera donde el “Piojo Herrera” se constituye como su promotor, escuelas de formación política y sin duda, mucha polémica alrededor de su presencia. Ahí estará, nuevamente en la boleta, y seguramente nuevamente en la controversia política que con naturalidad genera.

Es así que, en un universo de 2 millones 875 mil 255 personas, número que corresponde a la lista nominal bajacaliforniana, se repartirán preferencias electorales en las urnas. En el undécimo estado más poblado de México, en donde el tránsito intenso de personas y bienes la vuelven a este estado el que participa con cerca del 3% a la integración del PIB nacional, y en donde la criminalidad resulta, como en gran parte del territorio, el asunto de mayor preocupación para la población, es ahí donde tenemos otra cita con la democracia.