Baja inflación a 2.8%, su nivel más bajo desde 2015

La desaceleración está ligada con una disminución de los precios de energéticos

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), informó que durante la primera quincena de abril de este año, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una reducción de 0.72 por ciento respecto a la quincena inmediata anterior –la variación más baja en la historia del INPC-; con lo que la inflación anual fue de 2.08 por ciento.

Lo anterior, según datos del Instituto, es la inflación más baja para una quincena desde la primera quincena de diciembre de 2015, cuando fue de 2.0 por ciento.

La baja inflación resultó de menores precios de la gasolina Magna, electricidad, jitomate, tomate verde, gasolina Premium, transporte aéreo, otros alimentos cocinados, calabacita, servicios turísticos en paquete y en el pepino.

No obstante, en el mismo periodo se vieron precios más altos en productos como el huevo, cerveza, azúcar, vivienda propia, frijol, arroz, automóviles, refrescos envasados, chile serrano y en la naranja.

Cabe señalar que el INEGI observó que la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, aumentó a 3.40 por ciento a tasa anual.

En un mensaje en su cuenta en Twitter, el presidente del INEGI, Julio Santaella comentó que la entrada en vigor de las tarifas eléctricas de temporada cálida, aunado a bajas en los precios de las gasolinas, permitió que la inflación general cayera de 2.79 en la segunda quincena de marzo a 2.08 por ciento en la primera quincena del cuarto mes de 2020.

No se hizo comentario alguno sobre la oferta y demanda de productos, al ser la medición de la primera quincena de este mes atípica, ante la contingencia sanitaria por la que miles de personas están confinados en sus casas, algunos desde el 23 de marzo, y no salen a hacer las compras diarias a los mercados, fruterías y tiendas de abarrotes, mientras que desde el inicio de la fase 2 de la contingencia miles de restaurantes cerraron sus cortinas.

La canasta de bienes y servicios se integra por una muestra de alrededor de 120 mil productos y servicios específicos.

El INEGI recordó que, debido a las medidas anunciadas por la autoridad para mitigar la propagación del Coronavirus en el país, se suspendieron las encuestas y sondeos presenciales, por lo que se utilizaron medios electrónicos para medir el INPC, lo que podría impactar los resultados de la información estadística que se difunda, ya que se podrá presentar una afectación como consecuencia de una mayor tasa de no respuesta, la alteración de la comparabilidad histórica, o la pérdida de cobertura y de precisión.