Banxico pone crecimiento en zona negativa con -0.2%

Ve una debilidad de mayor magnitud y duración a lo previsto

Para el Banco de México (Banxico), el crecimiento de la economía del país hasta por lo menos 4.0 por ciento, como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador para su sexenio, está muy lejos de lograrse, ya que por sexta ocasión recortó su pronóstico de crecimiento para la economía del país en 2019, desde un rango negativo de -0.2 por ciento a 0.2 por ciento desde uno de 0.2 a 0.7 por ciento.

“El ajuste para 2019 incorpora el hecho de que la información más reciente muestra una debilidad de mayor magnitud y duración a la anteriormente prevista, así como la expectativa de que el crecimiento en el cuarto trimestre del año se vea afectado por una menor actividad en el sector automotriz“, explicó el gobernador del instituto central, Alejandro Díaz de León.

Cabe destacar que es la primera vez desde la crisis financiera de 2009, el Banxico coloca su estimado de crecimiento por debajo de cero. Y ha rebajado su previsión de crecimiento para 2019 en seis ocasiones desde su reporte del segundo trimestre de 2018 –publicado en agosto-, cuando lo recortó de 2.2-3.2 por ciento a un rango de 1.8-2.8 por ciento.

Asimismo, la institución también rebajó el pronóstico para 2020, que quedó en un rango de 0.8-1.8 por ciento desde el 1.5–2.5 por ciento previsto en el reporte del segundo trimestre, y para 2021 se fijó en un rango de entre 1.3 y 2.3 por ciento.

La actualización de la estimación del Banxico se da luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó su revisión a la baja de los datos de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a tasa trimestral, señalando que la economía del país creció 0.01 por ciento en el tercer trimestre de 2019, desde 0.1 por ciento, cifra revelada en la estimación oportuna del PIB.

No obstante, el organismo reveló que dicho índice se contrajo en los tres trimestres anteriores: en el periodo octubre-diciembre de 2018 tuvo una caída de 0.1 por ciento; en el primer trimestre de este año, la reducción fue de 0.09 por ciento, mientras que en el periodo abril-junio, la economía nacional retrocedió 0.06 por ciento.

La reducción de la perspectiva de crecimiento para 2020 incorpora la baja correspondiente a 2019 y una recuperación de los componentes de la demanda interna más gradual de lo anticipado y en un entorno de menor crecimiento de la producción industrial en Estados Unidos.

Díaz de León añadió que esta expectativa a la baja para el siguiente año de debe a un coletazo de la cifra 2019; sin embargo, sí ve una recuperación.

“Se anticipaba una recuperación y un aumento de la actividad económica y lo que se está viendo es que se está retrasando pero se recupera la actividad económica y a un ritmo más moderado que lo que se tenía previsto hace tres meses”, dijo.

Entre los riesgos detectados por el Banxico para 2020 se indicó que está un “agravamiento de las tensiones comerciales que afecte al crecimiento, la inversión y el comercio globales”, ya que persiste la posibilidad de que Estados Unidos lleve a cabo acciones en materia comercial contra México posiblemente asociadas a temas no comerciales.

El alargamiento del proceso de ratificación del T-MEC en Estados Unidos y Canadá es otro factor de riesgo, de acuerdo con el banco central, así como el “que persista el ambiente de incertidumbre interna que ha venido afectando a la inversión y que ello ocasione que se difieran planes de inversión o que los consumidores reduzcan su gasto de manera precautoria”, que se deteriore la calificación de la deuda de Pemex o de la deuda soberana y que el ejercicio del gasto público en 2020 sea menor a lo esperado.